“Necesito una vida intensa, mucha adrenalina en sangre y estrellas en la mirada”

La tijarafera Djemila Tassin siente pasión por el mar.

0

Navegar le da “libertad, autonomía y felicidad”. Djemila Tassin nació hace 25 años “en una casita en los altos de La Punta”, en Tijarafe, de padres belgas que residen en La Palma desde hace 30 años. Esta joven aventurera, graduada en Oceanografía por la Universidad de Cádiz, es la única mujer española que participará en la regata Mini Transat, que partirá el próximo 26 de septiembre del puerto Les Sables d’Olonne (Francia) con destino a la isla de Guadalupe, en el Caribe, y que tendrá una escala de tres semanas en el Puerto de Santa Cruz de La Palma para “descansar, reparar y esperar a que los vientos alisios se establezcan para el cruce”, ha explicado en una entrevista con este digital. Navegará en solitario, sin asistencia ni contacto con tierra, en su velero Kairos de 6,5 metros de eslora y el único miedo que le embarga es la posibilidad de “romper el mástil”. Confiesa que “necesito una vida intensa, con mucha adrenalina en sangre y estrellas en la mirada”. 

Has viajado por medio mundo y recorrido América Latina con mochila. ¿Tienes alma aventurera?

Definitivamente, cuando no estoy viajando estoy planeando viajes. Para mí cada día tiene que tener una pequeña aventura, algo nuevo, un poco de adrenalina, si no, me aburro.

Tu primera travesía atlántica la realizaste con 18 años desde Las Palmas de Gran Canaria hasta Brasil. ¿Cómo la recuerdas? ¿qué huella te dejó?

La recuerdo perfectamente. Salí un 3 de noviembre con eclipse solar. Mi padre me despidió en el pantalán. Fue un mes lleno de felicidad, de novedades, y mucho, mucho salitre. Me marcó para siempre ver miles de colores de mar, texturas y formas de nubes, arcoíris de día y de noche. La naturaleza en expresión pura. Hubo miedos y momentos de agotamiento, pero siempre acaba saliendo el sol por la mañana. Además, descubrí Cabo Verde y Brasil.

Eres muy joven y tu trayectoria vital es intensa. ¿Crees que no hay tiempo que perder, que se debe exprimir cada instante de la existencia?

Creo que para cada persona las necesidades son distintas, tengo cuatro hermanos y hermanas, y no todos viven como yo. Pero aprendí desde muy joven lo que yo necesito para ser feliz, y es esta vida intensa, corriendo de experiencia en experiencia, con mucha adrenalina en sangre y estrellas en la mirada. 

Realizaste tus estudios de Oceanografía en la Universidad de Cádiz.

Me gradué en la Universidad de Cádiz, aunque por el camino pude disfrutar de tres semestres de intercambios en Bergen (Noruega), Las Palmas de Gran Canaria y Honolulu (Hawái).  

¿Con qué espíritu afrontas este nuevo reto en tiempos de pandemia?

Descubriendo que los planes tienen que ser flexibles. Yo siempre he tenido mi vida muy planeada y este año el gran cambio ha sido no aferrarme a un plan. Todas las opciones son válidas y todos los caminos llevan a un aprendizaje que al final es lo que me hace crecer.

¿Cómo ha sido tu preparación física y psicológica para participar en solitario en esta regata?

A nivel físico, siempre he practicado mucho deporte, aunque el barco es el mejor gym. Mis deportes son el boxeo tailandés y bailar mucha salsa. A nivel psicológico he empezado en 2020 a trabajar con un especialista que nos ha dado muchas pautas importantes para mantener la cabeza en estado positivo durante las navegaciones, que es lo más crucial para afrontar todos los problemas que surgen. 

¿Qué es lo que más temes en esta travesía, si es que temes a algo?

Romper el mástil, hay navegantes que con suerte consiguen reparar un aparejo y acabar hasta el Caribe, pero la mayoría con una rotura de mástil se ven forzados a abandonar la regata, y lo que es peor, también el barco.

¿Cuánto dura?

Unos 10-15 días hasta La Palma. Aquí se realiza una parada de tres semanas hasta el 29 de octubre, que partiremos rumbo a Guadaloupe. La segunda etapa dura entre 15 y 25 días, dependiendo de la velocidad del barco.  

¿Por qué has bautizado tu velero con el nombre de ‘Kairos’?

Kairos es un semidiós griego que significa “el momento de la oportunidad”. Es el nombre original del barco.

¿Llevas en él solo lo esencial para la ruta?

En regata sí. Material de navegación y emergencias (vía de agua, kit médico...), ropa adecuada, comida liofilizada y agua en bidones. Un mp3 y un mini altavoz también son claves.

¿Y cómo se duerme en las travesías en solitario?

Por tramos de entre 5 y 30 minutos, siempre con un ojo medio despierto y todo el cuerpo en alerta. La mente está descansando, pero muy a la escucha del barco para estar preparado en caso de cambios de vientos, alarmas de colisión, choques son objetos flotantes o roturas.  

¿Qué sientes cuando navegas?

 Libertad. Autonomía. Felicidad. 

¿Qué supone ser la única mujer española en la Mini Transat?

¡Que los chicos me cuidan mucho! Que tengo un rol importante de identificación para muchas chicas y que me he marcado como objetivo compartir esta pasión con las mujeres para que alguna más se apunte en la próxima Mini Transat. 

Etiquetas
Publicado el
18 de enero de 2021 - 20:58 h

Descubre nuestras apps

stats