La portada de mañana
Acceder
Encuesta - Ayuso cosecha el doble de apoyo que Casado entre los votantes del PP
El 'vía crucis' de las inmatriculaciones: 24 años y 35.000 bienes
Análisis - Razones y confusiones en los relevos de los Mossos, por Neus Tomàs

La lluvia inunda otra vez las carpas para migrantes instaladas en Canarias

Imagen de archivo del campamento de acogida de Las Raíces, en Tenerife

Como ya ocurrió en febrero, la lluvia ha inundado varias carpas del campamento para migrantes de Las Raíces. La apertura de este recurso ya estuvo marcada por el frío y la tierra convertida en barro, ya que comenzó a funcionar en plena alerta por nieve en Tenerife. En ese momento, las autoridades tuvieron que forzar a los migrantes a bajarse de las guaguas porque no querían entrar al acuartelamiento militar. Desde entonces, cada temporal saca a flote las carencias de estas edificaciones instaladas de emergencia para acoger a las personas llegadas en pateras, cayucos y neumáticas a Canarias.

Una nave industrial y carpas para 200 personas, la solución de Interior para filiar a los migrantes que llegan a Lanzarote

Una nave industrial y carpas para 200 personas, la solución de Interior para filiar a los migrantes que llegan a Lanzarote

En tres vídeos, grabados por usuarios de Las Raíces y que salieron a la luz este viernes 26 de noviembre, se puede ver el suelo de las carpas donde duermen lleno de agua. “Así nos hemos levantado. Mirad cómo estamos. Ayer no pudimos dormir. Llueve todo el día y tenemos problemas porque la lluvia entra en la tienda de campaña. La gente se ha tenido que cambiar de carpa. Verdaderamente no estamos bien aquí, estamos enormemente cansados”, se escucha en el vídeo en francés.

En estas imágenes aparecen algunas personas con pantalones cortos, sin abrigo, en cholas y sin calcetines. Algunos grupos de apoyo a migrantes de Tenerife han lanzado un mensaje a la población para advertir de la necesidad de donaciones de ropa de abrigo para que los usuarios puedan hacer frente al invierno y a los temporales previstos para los próximos días. También en febrero de este año, usuarios del campamento Canarias 50, en Gran Canaria, denunciaron que un reguero de aguas fecales cruzó las instalaciones y entró en las carpas donde dormían.

Cuando en noviembre de 2020 el ministro Escrivá anunció el Plan Canarias, aseguró que el proyecto se dividiría en dos fases: la solución de la emergencia y la búsqueda de redes más estables. Así, en 2021 trabajarían en la habilitación de edificios cedidos por el Ministerio de Defensa, Interior y por algunas administraciones locales.

El cambio de rumbo de la ruta canaria hacia Fuerteventura y Lanzarote ha pillado por sorpresa a estas dos islas, sin recursos suficientes para ofrecer una atención digna a las personas que llegan. Por esta razón, el Ministerio de Migraciones ha planteado la posibilidad de instalar un recurso de acogida en Lanzarote. Mientras tanto, el director insular de la Administración del Estado en Fuerteventura, Domingo Fuentes, aseguró que el campamento de El Matorral cerrará el próximo 30 de noviembre. 

El propósito es que el Ministerio del Interior rehabilite las instalaciones para crear un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de “dimensiones reducidas”. En este tipo de instalaciones los migrantes pasan un máximo de 60 días hasta que pueden ser devueltos a sus países. Por otro lado, el departamento de Fernando Grande-Marlaska pretende crear en este mismo lugar un Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE).

Una de las primeras decisiones de Marlaska como ministro del Interior fue cerrar el CIE de El Matorral después de que el Gobierno de Mariano Rajoy invirtiera millones de euros en alimentación, limpieza, consumo, mantenimiento y servicio médico a pesar de que estuviera vacío.

La lluvia no solo ha causado estragos en los campamentos de acogida, sino también en los Centros de Atención Temporal de Extranjeros (CATE), donde las personas que llegan en pateras, cayucos o neumáticas al Archipiélago pasan sus primeras 72 horas. El recién estrenado CATE de Arrecife, instalado sobre picón, también se inundó este viernes. 

Estas 200 carpas se instalaron con parte de los 13,5 millones de euros que recibió Interior de la Unión Europea para “reforzar la atención policial” a los supervivientes de la ruta canaria. Con este presupuesto también se reformó el CATE de Barranco Seco, donde se han sustituido las carpas por barracones y se ha asfaltado el suelo.

Algunos políticos de Lanzarote, como la alcaldesa de la capital, Astrid Pérez (PP), han aprovechado para exigir el desmantelamiento de este espacio, cuyo uso se complementa con una nave industrial situada en un polígono de la ciudad. Los sindicatos policiales SUP y CEP reconocieron que la nave no cumplía con los estándares mínimos para la habitabilidad, ya que no tenía duchas y se hacinaba allí a mujeres, hombres y niños, a veces durante más tiempo del permitido por la ley.

Mientras tanto, Canarias espera la llegada de una nueva borrasca que traerá precipitaciones a las islas, en especial a las occidentales. Según la Aemet, la borrasca también descargará tormentas en el mar, al norte de las islas. Solo este fin de semana han muerto en la ruta migratoria canaria cuatro personas. Dos de estos fallecidos murieron cuando la patera en la que viajaban hacia Gran Canaria volcó con 41 personas a bordo. El resto de supervivientes fueron rescatados por Salvamento Marítimo de madrugada. 

Los otros dos fallecidos fueron avistados al suroeste de Gran Tarajal, en Fuerteventura, en una lancha neumática donde viajaban cuatro niños, trece mujeres y 36 hombres. Según informó Efe, habían salido de Cabo Bojador, en el Sáhara Occidental, tres días antes de ser localizados. A un mes de que finalice el año, la activista y fundadora del colectivo Caminando Fronteras, Helena Maleno, ha advertido que 2021 será el peor año en cuanto a número de víctimas en las fronteras.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats