Un colectivo de médicos impulsa un frente para sumar fuerzas entre las plataformas sanitarias "en pie de guerra" en Canarias

Concentración de médicos en el Hospital Doctor Negrín

El colectivo Médicos por el Cambio, que aglutina profesionales de múltiples especialidades en las Islas, promueve un “frente común” entre los facultativos de la isla para exigir soluciones a las demandas que se han venido planteando desde diversos ámbitos en las últimas fechas en las Islas. Desde antes incluso del inicio de la crisis sanitaria por la COVID-19 en el Archipiélago y con especial intensidad a raíz del repunte de casos de este verano, se han sucedido manifestaciones de este tipo por parte de los trabajadores de Atención Primaria, que se han confesado desbordados por la sobrecarga laboral; de los interinos, que se han unido en una plataforma para reclamar el fin del “abuso de la temporalidad” en sus contratos y la estabilización de las plantillas; de los médicos de urgencias hospitalarias y extrahospitalarias, que en las últimas fechas han hecho llamamientos públicos a la población para que eviten acudir a estos servicios si no es estrictamente necesario, con la finalidad de evitar una mayor saturación, o de los internos residentes (MIR), que han anunciado que irán a la huelga el próximo 15 de septiembre si no se atienden sus reivindicaciones (mejoras salariales, aumento de recursos materiales y humanos en la sanidad pública, respeto a las libranzas tras guardias…)

El “apoyo sin fisuras” a esta huelga de los MIR es, según Médicos por el Cambio, el “primer paso” que debe dar el “movimiento reivindicativo amplio y con perspectiva” que sirva de respaldo para todos los colectivos “en pie de guerra”. El objetivo, señala Luis Miguel Pérez, portavoz de este colectivo, es acabar con la disgregación en la profesión. En su opinión, las asociaciones o plataformas surgida en los últimos tiempos en el sector, aun siendo “muy necesarias”, no suman por separado la fuerza requerida para plantear cambios profundos en la sanidad pública canaria. “Todas ellas han sido creadas alrededor de un objetivo concreto y todas ellas son absolutamente legítimas y admirables, pero eran, y son, grupos que luchan cada uno para lo suyo, lo cual facilita mucho la labor a la administración, que con sus zigzagueos consigue primero reducir la presión para posteriormente llegar a algún acuerdo mediante alguna concesión o el cese de algún cargo intermedio”, sin solventar los problemas estructurales, sostiene.

Médicos por el Cambio reúne a unos 200 facultativos especialistas de Canarias. En 2018 trató de presentar una candidatura alternativa en las elecciones al Colegio de Médicos de Las Palmas, pero quedó excluida después de que la propia institución difundiera un comunicado en el que acusaba a la plancha de Luis Miguel Pérez de falsificar una firma. Médicos por el Cambio no solo impugnó su expulsión de esos comicios en la vía contencioso-administrativa, al considerar que el proceso fue irregular y la imputación falsa, sino que además interpuso una querella por injurias y calumnias contra el reelegido presidente de la junta colegial, el neumólogo Pedro Cabrera, que ha tenido que declarar recientemente en los juzgados por este motivo.

Pérez considera que ahora es el momento de la unidad de acción y que lo ideal sería que el propio Colegio de Médicos capitaneara al colectivo. Sin embargo, opina que con la actual junta directiva esta opción no es posible, por lo que aboga por reunir a todas las plataformas reivindicativas creadas en los últimos tiempos para expresar esa “explosión de rechazo tan generalizada” en la profesión. No se pretende, dice, “fagocitar” a ninguna de estas asociaciones, que seguirían manteniendo su identidad, sino crear un movimiento más amplio y cohesionado. “Hay que buscar la forma de articularlo, queremos reunirnos con todas y ver cómo lo hacemos”.

“La situación ahora tiene una diferencia sustancial y muy significativa. Ahora todos los frentes están en pie de guerra. Es el factor diferencial. La realidad, una vez que esto ha explosionado, es que ahora las soluciones son mucho más complejas. Pero si no aprovechamos esta situación, si cada grupo maniobra por su cuenta, nos encontraremos, probablemente, con pan para hoy y hambre para mañana. Sufriríamos en nuestras carnes las consecuencias y se consideraría, una vez más, el peaje necesario, una inmoralidad que empieza a ser frecuente. No hay otra posibilidad de mirar nuestra situación con futuro que unir nuestras fuerzas”, expone Médicos por el Cambio en una carta en la que hace un llamamiento a la unidad entre los facultativos bajo el título ‘Sanidad: arde la profesión’.

En este escrito, el colectivo muestra “su más sincero agradecimiento” a la “inestimable” labor de los trabajadores que han ejercido en diversos ámbitos en esta situación de pandemia, desde “celadores, personal de limpieza, enfermeros rastreadores, vigilantes o profesionales de los servicios de prevención” hasta “bomberos, agentes sociales, auxiliares, transportistas o policías”. Con respecto a los médicos, insta a la acción. “Somos la carne de cañón. Es en las situaciones complicadas donde siempre los ciudadanos han demostrado su valía. Ahora no va a ser menos. Pero no podemos esperar que los que nos han llevado hasta aquí nos saquen adelante. Su incompetencia es manifiesta y el cambio de cromos no sirve para nada. Hagamos un frente común. Lo necesitamos nosotros, pero también nuestra gente”, concluye el escrito difundido por Médicos por el Cambio.  

Etiquetas
Publicado el
4 de septiembre de 2020 - 15:22 h

Descubre nuestras apps

stats