Una plaga de moscas tiene en vilo a los vecinos de Santa María de Guía: “No se puede abrir una ventana”

Moscas en una casa en Guía.

Una plaga de moscas tiene a los vecinos y vecinas del municipio de Santa María de Guía, en el norte de Gran Canaria, en vilo. No pueden abrir puertas y ventanas sin que uno de estos insectos voladores se les cuele en casa. Aunque no se conoce exactamente el origen de la llegada de las moscas, muchos vecinos apuntan a que uno de los factores determinantes puede ser el abono en los campos de cultivo cercanos. “Se han visto camiones de estiércol entrando y saliendo por el municipio, hay algunas vaquerías cerca y si no existe la higiene suficiente se crean plagas”, señalan. 

Patricia Bolaños es una de las tantas vecinas afectadas por esta especie que ha invadido toda la zona norte de la Isla. “Estamos muy cansados, no se puede dejar una puerta abierta y los insecticidas están agotados en los supermercados”, asegura. Llevan sufriendo las consecuencias de esta plaga desde hace aproximadamente un mes y creen que desde las instituciones no se está haciendo “nada” para remediarlo. “La gente está indignada porque desde el Ayuntamiento no publican ni un comunicado diciendo el por qué de esta plaga”.

La vecina cree que es un tema de salud pública “bastante importante”, agravado por la situación de pandemia derivada de la COVID-19 que está viviendo el mundo desde hace ocho meses. “Esto no es un tema para tirarlo por alto, los vecinos están muy hartos, hay gente que está al límite de poner una denuncia y nadie sale a decir nada”, lamenta. 

La preocupación se ha extendido a algunos agricultores de la zona, ya que las moscas proceden de zonas de estiércol y se pasean por campos de hortalizas que abundan en la zona. “Por mucho que todo eso se lave, son verduras que nos vamos a comer”. “Necesitamos que alguien salga a tranquilizar a la población y a explicar qué está ocurriendo”. 

Los vecinos aseguran que “nunca” se había visto una plaga de este tipo en Guía, aunque sí son frecuentes los malos olores de las vaquerías y campos de cultivo que están muy cerca del casco histórico y de los barrios de La Atalaya y San Felipe. “La semana pasada no se podía ni ir por la calle del mal olor que había”, aseguran.

El alcalde del municipio, Pedro Rodríguez (Juntos por Guía Nueva Canarias), asegura que esto es una situación generalizada en toda la Isla que incluso “ha llegado a debates insulares” y que se da en en municipios agrícolas con grandes superficies de terreno. Rodríguez insiste en que durante esta semana ha cesado el número de moscas en Guía, fundamentalmente a partir del jueves. 

El nacionalista cuenta que el pasado lunes se hizo una inspección en una finca de Llano Alegre donde se detectó “bastante estiércol” por lo que la policía actuó “de inmediato” y lo ordenó que lo enterraran. A partir de ahora “confía en que vayan a menos”.

Etiquetas
Publicado el
9 de agosto de 2020 - 16:14 h

Descubre nuestras apps

stats