La portada de mañana
Acceder
La despedida en dos actos de Pablo Iglesias
Las primeras decisiones de la Fiscalía alientan las dudas tras el estado de alarma
Opinión - El gen miope de la política, por Esther Palomera

La resaca de la Semana Santa empeora los indicadores epidemiológicos en Canarias, con dos en riesgo alto

Mapa de la presión en las camas hospitalarias de Canarias

Canarias comenzó la Semana Santa con un solo indicador en riesgo alto, el porcentaje de ocupación en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), registrando un 17,07% el pasado 24 de marzo. Más de una semana después de este periodo vacacional, en el que el Ejecutivo canario endureció las medidas de protección frente a la COVID-19 por el aumento de los desplazamientos y reuniones sociales propios de estas fechas, el informe epidemiológico de las Islas ya no solo muestra uno, sino dos indicadores en rojo. La mayoría de ellos ha sufrido un tímido ascenso, que va en la línea del estancamiento epidemiológico que lleva viviendo el Archipiélago desde hace más de un mes y, lo cierto, es que esa es la mala noticia: Canarias, pese a las restricciones, no logra revertir su situación, por el contrario, parece estar notando la resaca de la relajación social en Semana Santa.

Canarias se aproxima a su cuarta ola pese a las restricciones en las islas más pobladas

Canarias se aproxima a su cuarta ola pese a las restricciones en las islas más pobladas

La incidencia acumulada (IA) a siete días en mayores de 65 años en Canarias ha cambiado su situación y, según el informe del Gobierno de Canarias del 13 de abril, ha entrado en riesgo alto, sumando 50,98 casos por cada 100.000 personas. El pasado 24 de marzo, a escasos días de que comenzara Semana Santa, ese mismo dato era 41,01 casos, por lo que el indicador se encontraba por ese entonces en riesgo medio. Pese a esta ligera subida, también hay que destacar que el umbral para pasar de riesgo medio a alto es por encima de los 50 casos por cada 100.000 canarios. En este sentido, y si su evolución es favorable, este indicador podría volver al color naranja en cuestión de días.

La ocupación en UCI es la otra gran preocupación del Archipiélago. Antes de la semana festiva, estaba en riesgo alto (17,07%); la de después, también (18,07%); y, este 13 de abril, el indicador parece no querer salir del color rojo (17,47%). Como se observa, las cifras que rondan la ocupación en UCI son bastantes similares, por lo que, una vez más, lo que preocupa no es el aumento de los números que definen la pandemia en las Islas, sino que, precisamente, estos no bajan desde hace varias semanas.

Gran Canaria y Tenerife

Las islas que, en mayor medida, no permiten que los números bajen son Gran Canaria y Tenerife, ambas en nivel 3 de alerta sanitaria desde el pasado 18 de marzo. De los ocho indicadores con los que el Ministerio de Sanidad mide la evolución pandémica, cuatro están en riesgo alto en la isla redonda, es decir, la mitad. Empezó la Semana Santa con tres (IA a 14 días en mayores de 65, IA a siete días en el mismo grupo poblacional y ocupación en UCI).

Todos los indicadores en Gran Canaria han experimentado un aumento desde la semana del 24 de marzo. La IA a 14 días ha pasado de registrar 142 casos por cada 100.000 habitantes a 157, pasando, por tanto, de nivel medio a alto, algo que también ha vivido la IA a siete días (de 72,47 casos a 79,6).

Tenerife también ha empeorado. De dos indicadores en rojo que tenía antes de esa semana de vacaciones, actualmente, la isla ha pasado a tres. La IA a siete días y este mismo indicador en mayores de 65 se han teñido de rojo y la ocupación en UCI, por su parte, se sigue manteniendo en ese color. No obstante, Tenerife no puede decir que todos sus números han empeorado, como sí puede hacerlo su isla vecina. Sin ir más lejos, pese a que la ocupación en unidades críticas sigue siendo preocupante, este dato ha mejorado, al igual que el de su incidencia a 14 días, que ha saltado de riesgo alto (151,52 casos por cada 100.000 habitantes) a riesgo medio (143,12 casos) en tres semanas.

En cualquier caso, su situación sigue siendo preocupante y, por ello, Intersindical Canaria ha pedido este miércoles al Gobierno de Canarias que la isla de Tenerife suba al nivel 4 de alerta sanitaria debido a la la evolución negativa de la pandemia.

Evolución favorable de Fuerteventura

Mientras Gran Canaria y Tenerife viven la tormentosa resaca de Semana Santa, Fuerteventura, que también se encuentra en nivel 3, celebra su salida triunfal de la misma. La isla majorera entró en ese periodo con cuatro indicadores epidemiológicos en rojo (IA a 14 y siete días, estos dos parámetros en mayores de 65 y ocupación en UCI) y ha salido completamente libre de ese color. Hay algunos que han mejorado notablemente, como la IA a 14 días en mayores de 65, que de registrar 135 casos por cada 100.000 habitantes (riesgo alto), actualmente, notifica 47,68 casos (nivel bajo); o su ocupación en críticos, que del más intenso de los rojos (22,73%, superando el 24 de marzo a las cifras de Gran Canaria y Tenerife) ha saltado a un positivo verde (4,55%), situándose en una favorable nueva normalidad.

Esta mejoría es lo que ha empujado al Cabildo majorero a pedir este miércoles una rebaja de su nivel epidemiológico, si los datos de contagios y la tendencia lo permiten, para mitigar el “sufrimiento” que está padeciendo, sobre todo, el sector servicios.

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats