La portada de mañana
Acceder
Una Italia empobrecida se entrega al experimento de un Gobierno de ultraderecha
ESPECIAL | El mapa que cuenta de qué viven tus vecinos, calle a calle
OPINIÓN | 'Activar la banalización del neofascismo', por Esther Palomera

Plan Rector de Uso y Gestión del Teide

Más de 90 millones de euros para tres infraestructuras junto al Parque Nacional del Teide: “Quieren colar otro mamotreto”

El volcán del Teide, en el corazón del Parque Nacional de Las Cañadas, en Tenerife

“Este es el pepinazo más gordo del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Teide: nos quieren colar otro mamotreto en las puertas del Parque Nacional”, alertó esta semana el ecologista Jaime Coello, de la Fundación Telesforo Bravo-Juan Coello, en una entrevista con el periodista David Cuesta en Mírame TV, tras darse a conocer que entre las infraestructuras que se plantean ejecutar en el entorno del parque, para alcanzar el objetivo de “conservación y gestión”, se apuntan tres lanzaderas de guaguas con zona de aparcamientos y, según el ecologista, “con un espacio de restauración y tiendas”. Uno de estos edificios se establecerá en Chío, otro en Vilaflor y un tercero en El Portillo, “a las puertas del parque” y con “una inversión estimada de 90 millones de euros”. El documento, que aún es solo un borrador, no incluye en ninguno de sus apartados la construcción de estas infraestructuras, sino que estas formarán parte de otro texto: el plan de movilidad que el Cabildo insular aplicará en la zona recogiendo las novedades introducidas por el PRUG.

El polémico borrador del Plan, encargado por la Consejería de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias a la empresa pública Gesplan, destaca en la presentación de sus objetivos que se dotará al Parque Nacional “de un sistema de infraestructuras que atienda las necesidades existentes y que además sea compatible con sus objetivos de conservación y gestión”. Limitar el tráfico rodado en el Teide se identifica en este documento como una de esas necesidades a las que dar una inmediata solución. Para ello, se plantea la puesta en marcha de una serie de guaguas lanzadera que lleven a locales y turistas desde las afueras del parque hasta las Cañadas. El transporte, en este caso, saldría desde tres nuevas estaciones de guaguas con aparcamientos para dejar los vehículos privados, unos intercambiadores que contarán, además, con tiendas y restaurantes, según ha explicado Coello. Estas construcciones no aparecen recogidas en el borrador.

El consejero de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena, ha salido al paso de las numerosas críticas que ha recibido el texto y ha insistido este miércoles en que el PRUG “no contempla la construcción de ninguna superficie comercial o gran superficie” dentro del parque, pero sí describe “áreas de servicio” donde se estacionarán los vehículos en las afueras del parque y desde las cuales partirán las guaguas lanzadera. Esas infraestructuras, en El Portillo, dentro ya de la corona forestal, Chío y Vilaflor, no existen aún, por lo que hay que construirlas.

Valbuena ha insistido en que no se prohibe el tránsito de vehículos por las carreteras de este enclave natural y en que el borrador señala que “la circulación por carretera será libre para cualquier vehículo, por lo que se garantizará el derecho de tránsito de quienes deseen utilizar cualquiera de las carreteras TF-21, TF-24 o TF-38”. Sin embargo, no será libre el estacionamiento, que se limitará a las zonas concretas en las que el Plan sí recoge la posibilidad de cobrar por su uso.

El plan deja en manos del Cabildo de Tenerife, como administración competente, la definición final del plan de movilidad sostenible que se decida aplicar en este entorno. “Lo que sí se refleja en este borrador son medidas para incentivar el uso del transporte público y sostenible que se ofrecerá desde las lanzaderas ubicadas fuera de la extensión del parque”, con medidas que se basan, principalmente, en la regulación de los estacionamientos disponibles. El uso de esas guaguas lanzadera, como los aparcamientos, podrán ser de pago.

Valbuena insiste también en que sólo se regula el tráfico en determinadas franjas horarias del día en las que se registra una mayor afluencia de público y en las que se han detectado algunos incidentes, como la invasión de vehículos en tramos no autorizados e incluso daños a la flora autóctona del Teide.

“La excusa que dan desde el Parque Nacional para establecer allí la lanzadera es que El Portillo está degradado. Si es así, habría que regenerarlo, no meter una infraestructura de ese calado”, completa Jaime Coello, quien recuerda que en esta zona existe un problema de gases volcánicos. “Es un disparate desde todos los puntos de vista y el Gobierno insiste, no sabemos por qué, en meternos por los ojos esta infraestructura”. Su Fundación defiende, en todo caso, que se lleve a cabo en Aguamansa o en Las Lagunetas, a varios kilómetros y mucho más cerca de la zona metropolitana, para contribuir además con el desarrollo económico de los municipios colindantes, “que es una de las cosas que se habla en la Ley de Parques Nacionales”, explicó.

Durante la entrevista, el ecologista tildó de “salvaje” la situación del parque móvil en la isla: una media de 8,5 vehículos por cada 10 habitantes, sin contar los miles de coches de alquiler. Advirtió sobre el daño medioambiental que significan estos datos para paisajes tan frágiles y protegidos como el Teide, Teno o Anaga. Es por eso por lo que Coello ve con buenos ojos la limitación de la movilidad en el Parque Nacional, aunque no le convence la idea de una nueva “obra faraónica”. “El problema es la localización de las lanzaderas. Nosotros podríamos ver bien Chío y Vilaflor, pero la de El Portillo es un enorme problema: va a ser bestial el movimiento en esa zona de preparque, de corona forestal”, enfatizó.

“Oscurantismo” en las explicaciones

Para la fundación ecologista, “tanto el Cabildo de Tenerife como el Gobierno de Canarias están empecinados en la construcción de una estación en El Portillo”. No obstante, no han informado de este asunto relevante al patronato del Parque Nacional, que “se ha enterado de las pretensiones por la prensa”.

“Si hay un proceso de participación pública, que todavía no ha culminado en una decisión final, ¿cómo el Gobierno de Canarias se gasta 460.000 euros para desarrollar un proyecto que no es definitivo y cómo plantea el gasto de 90 millones de euros en estas tres grandes infraestructuras?”, cuestiona Jaime Coello.

Por otro lado, estas infraestructuras requerirán un cambio del uso del suelo a uso comercial. “Ya está bien de que nos intenten colar una infraestructura así a través de este instrumento. Además, el PRUG no debería calificar suelo. ¿El Ayuntamiento de La Orotava va a modificar su uso para hacerlo urbanizable?”, cuestiona, pidiendo explicaciones a los representantes políticos. “Aquí hay cosas muy gordas y deberían contar por qué han sido tan oscurantistas que han presentado esto a nivel nacional y la gente del patronato se entera al final y a través de los medios”, finalizó.

La Orotava se opone a una estación de guaguas en El Portillo

El plan de movilidad presentado a propósito el borrador del PRUG ha activado todas las alertas en el Ayuntamiento de La Orotava, cuyo alcalde ofrecía este martes una rueda de prensa para dar una explicación sobre su postura al respecto. Francisco Linares, de Coalición Canaria, manifestó su sorpresa por la publicación de una imagen de las infraestructuras que se podrían destinar para los estacionamientos junto al Parque Nacional y aseveró que, de contemplarse esta gran construcción, se opondrá activamente: “Simplemente es inadmisible y no es el espíritu filosófico que tiene el parque”.

Lo cierto es que Coalición Canaria se ha posicionado en contra de estas “macroobras”. Tanto Rosa Dávila, secretaria de Organización del partido, como Carlos Alonso, expresidente del Cabildo tinerfeño, dieron este miércoles una rueda de prensa en la que pidieron la retirada del PGRU y calificaron las infraestructuras previstas de “atentado ecológico y paisajístico”.

El aumento de la seguridad, una laguna en el PRUG

El borrador del Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional del Teide ha suscitado todo tipo de críticas desde varios sectores de la sociedad canaria. Ecologistas, senderistas, ciclistas, amantes de los animales, políticos, cineastas y productores rechazan o han expresado sus dudas respecto a este borrador, que restringe los accesos a uno de los paisajes más impresionantes de la isla y, en muchos casos, prohibe o limita algunas de las actividades que hasta ahora se desarrollan en el lugar.

Otras voces, aunque con matices, aplauden la intención de renovar el plan vigente. Es el caso de la fundación ecologista Telesforo Bravo: “A todas luces, el plan vigente es insuficiente para responder a todos los comportamientos vandálicos que se están viendo allí”. No obstante, critica con dureza la manera en la que se ha ejecutado el borrador del PRUG. “Sucede que hay muchas distorsiones en el proceso. La primera es que el órgano encargado de la gestión del Parque Nacional, que es el Cabildo de Tenerife, hace negocios allí” a través de empresas como Volcano Teide o la Tenerife Film Commission, que gestiona los rodajes audiovisuales en la isla. “Esa distorsión es muy difícil de solventar”, argumentó Jaime Coello en Mírame TV.

Para los ecologistas, la gran deuda pendiente tiene más que ver con la seguridad, un apartado que queda cojo en el PGRU. Para evitar los actos vandálicos “el Gobierno de Canarias tiene que sacar más plazas de agentes de Medio Ambiente, pero no las saca”. “Falta más personal para vigilar las 24 horas. Un Parque Nacional como el Teide no puede estar sin vigilancia desde determinadas horas del día y de la noche”, añadió.

En esta misma línea se posiciona CC, que recuerda que durante más de 12 horas diarias nadie vigila el Parque. Francisco Linares apunta directamente a la falta de agentes de Medio Ambiente y pide que se vuelva a instalar en el parque un espacio para la Guardia Civil, como estaba hasta hace unos doce años. Los agentes de la benemérita y de la Policía Local de La Orotava “son los que tienen que acudir ante cualquier incidencia, estando a una hora de distancia”, relató este martes. 

También el Partido Popular rechaza el borrador, al que ha calificado de “barbaridad”, por lo que ha pedido que se retire y se llegue a un consenso más amplio, especialmente con los sectores más afectados.

Por su parte, Sí Podemos Canarias llamó a la participación ciudadana en el borrador para que se hagan alegaciones y propuestas dentro del plazo. Sin embargo, este miércoles ha ido más allá y ha pedido al Área del Medio Natural del Cabildo información detallada acerca del control de las especies exóticas contemplado en el PGRU del Teide, al entender que “debe realizarse mediante los métodos menos cruentos posibles” y este punto no queda aclarado en el borrador.

También el presidente del Cabildo, Pedro Martín (PSOE), indicó que era necesario revisar el Plan y “echarle un fisquito de cabeza” y no solo prohibir actividades, en referencia a las instalaciones de apicultura que existen en el Parque y los rodajes cinematográficos o publicitarios.

El fin de los rodajes

Sobre esto, también el Clúster Audiovisual Canarias, que agrupa a más de 60 empresas del sector, y la Tenerife Film Commission, empresa dependiente del Cabildo, se han pronunciado, rechazando el borrador porque “prácticamente prohibe” los rodajes dentro del Parque.

Los que ahora se van a permitir serán solamente aquellos que tengan relación directa con el Parque Nacional y su riqueza ambiental. “Para ser plató de una gran producción, el Teide no debería estar”, sentenció en contraposición el ecologista Jaime Coello, en contra de los argumentos del sector, que recuerda que no constan daños provocados por los rodajes y que se trata de un importante motor económico para la isla.

También senderistas, atletas y otros deportistas han mostrado sus dudas o su rechazo al PRUG, que limita el desarrollo de esas actividades. Sin embargo, explica la Fundación Telesforo Bravo, en este punto “el documento tiene una redacción confusa” y señala que lo que está prohibido es entrenar para carreras de montaña, por los que las carreras de trail quedarán eliminadas, como también se queda afuera el ciclismo por pistas, “ahora solo se podrá ir en bicicleta por las carreteras”.

Ampliado el plazo de alegaciones

Ante el revuelo formado ante el documento, la Consejería de Transición Ecológica ha ampliado el plazo de exposición pública hasta el próximo 22 de julio. La publicación oficial de esta modificación se realizará en los próximos días a través del Boletín Oficial de Canarias.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats