Sí Podemos exige a Costas que dictamine el “uso público” de la piscina e instalaciones de Charco de la Arena en Punta del Hidalgo

Manuel Marrero con integrantes de la plataforma ciudadana de Punta del Hidalgo.

Manuel Marrero, portavoz del Grupo Parlamentario Sí Podemos Canarias, demanda del servicio provincial de Costas de Santa Cruz de Tenerife que “resuelva positivamente las centenares de alegaciones presentadas en 2019 y dictamine una resolución favorable a las peticiones de la ciudadanía” de “devolver al uso público la piscina e instalaciones de Charco de la Arena, en Punta del Hidalgo”.

Así se lo ha trasladado el diputado canario a los representantes de la plataforma ciudadana de Punta del Hidalgo que lleva décadas luchando por recuperar para la ciudadanía el litoral de la citada costa lagunera, con los que se ha reunido, junto a la concejala de Unidas se Puede en el Ayuntamiento de La Laguna Idaira Afonso, para apoyar sus reivindicaciones.

Marrero recuerda que un primer logro fue que, durante la época de confinamiento como consecuencia de la pandemia de COVID-19, consiguieron que se cerrara al tráfico y al aparcamiento de vehículos, con carácter indefinido, el paseo hasta la Ermita de San Juanito. “Las numerosas personas que usan ese paseo diariamente valoran muy positivamente la conquista de este espacio natural para uso y disfrute de la ciudadanía”, asegura.

Sin embargo, insiste en que aún está pendiente la resolución de centenares de alegaciones que se han presentado ante la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, en Santa Cruz de Tenerife, solicitando que se cumpla estrictamente la Ley de Costas y no se renueve la concesión para uso privado de la piscina y sus instalaciones a la Sociedad Recreativa Charco de la Arena, “recuperando dicho espacio para el uso público”.

Este conflicto se remonta a 1964, cuando se concedieron 800 metros cuadrados para piscina y restaurante a una persona para uso privado en el Charco de la Arena en Punta del Hidalgo, con entrada a las instalaciones con una cuota de socios y para visitantes, “pero no para residentes de la zona”.

Sin embargo, es a partir de 2011 cuando se iniciaron las protestas para acceder al uso de esas piscinas, ya que incumplían la Ley de Costas, “y ya en 2014, al cumplirse los 50 años de la concesión, arreciaron las mismas cuando se solicita una ampliación hasta 8.000 metros cuadrados”.

“La costa de Punta del Hidalgo ofrece unos enormes valores paisajísticos y medioambientales desde el punto de vista de la biodiversidad, que es necesario preservar”, concluye Marrero.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats