La incidencia acumulada en Tenerife por la COVID-19 impide que pase al semáforo verde este viernes

Personal sanitario del hospital de La Candelaria atiende a un paciente con COVID-19 en la UCI.

Tenerife sigue registrando una incidencia acumulada (IA) por COVID-19 superior a la estipulada por la Consejería de Sanidad para pasar a semáforo verde este viernes, cuando el Gobierno regional debe decidir si continúa en rojo o se levantan las restricciones. Uno de los indicativos para activar las medidas -como el cierre de bares o restaurantes a las 00.00 horas o limitar las reuniones a un máximo de 10 personas- es que una isla supere los 50 casos por 100.000 habitantes en los últimos 7 días: Tenerife tiene una IA de 64,5.

Otro de los balances empleados por Sanidad es que algún municipio de una isla supere los 100 casos por 100.000 habitantes en la última semana. La Laguna (106,04) y Santa Cruz de Tenerife (116,25) continúan por encima de esta barrera.

Con más de 2.520 activos, más de la mitad de los casos activos totales que hay en la comunidad autónoma (4.145). En las últimas 24 horas se ha notificado 110 nuevos positivos y el número de pacientes que permanece en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) alcanza los 30, mientras que los que permanecen en planta son 156, cifras que también han experimentado un aumento durante esta última semana. Adeje (60,58), El Tanque (72,39), Granadilla de Abona (69,80), La Laguna

Además, Tenerife concentra casi la mitad de las muertes que se han producido por la COVID-19 en Canarias. Mientras que todas las Islas suman un total de 316 fallecidos por la pandemia, la isla más afectada registra 171. Estos datos han obligado a que se alargara el semáforo rojo en Tenerife y la sitúa como la única con estas restricciones.

De los 31 municipios tinerfeños afectados, resaltan dos por sus preocupantes cifras. Santa Cruz de Tenerife sigue liderando los gráficos con 1.013 casos activos, seguida por San Cristóbal de La Laguna, con 718. Estas dos localidades también se sitúan a la cabeza de los fallecimientos, registrando 84 la capital isleña y 75 la ciudad de los Adelantados.

El Gobierno de Canarias implantó más restricciones adicionales a las del semáforo rojo en Tenerife para frenar la propagación de la COVID-19 desde el pasado 12 de noviembre y los ayuntamientos de Santa Cruz de Tenerife y La Laguna han tratado de aumentar los controles, cerrando parques, canchas o espacios públicos e incluso se han coordinado en los últimos días para aplazar las competiciones deportivas al menos durante las próximas dos semanas.

Denuncias por incumplir las medidas sanitarias

A pesar de que no son la mayoría, muchos ciudadanos se siguen resistiendo a cumplir las medidas implantadas para hacer frente a la crisis sanitaria en Tenerife. Desde el pasado 13 de noviembre, cuando se endurecieron las restricciones en la Isla, la Guardia Civil ha notificado más de 120 propuestas de sanción por incumplimiento de estas medidas.

La mayor parte de ellas se produjeron en Playa de Las Américas y Adeje, en donde, en coordinación con agentes de policías locales de varios municipios, de la Policía Canaria y de Policía Nacional, notificaron un total de 90 propuestas de sanción por incumplimientos como no hacer uso de la mascarilla, sobrepasar los límites del número de personas reunidas y realizar botellones.

El refuerzo de la seguridad y de las inspecciones públicas tampoco a evitado que Tenerife concentre el mayor número de brotes en las Islas con 29. A pesar de que entre ellos no está el foco más numeroso del Archipiélago, sí registra el segundo y el tercero, ambos de origen laboral y ramificación familiar, con 18 y 13 personas afectadas respectivamente.

Medidas correspondientes al semáforo rojo

Para que una isla pase a semáforo rojo debe superar, en la IA de los últimos siete días, los 50 casos por 100.000 habitantes; algún municipio de la isla, estar por encima de los 100 casos por 100.000 habitantes, con más de dos casos esporádicos y presentar un incremento superior al 10% respecto a la media de las incidencias acumuladas de las dos semanas previas.

En las islas con un nivel alto de transmisión se adoptarán las siguientes medidas:

  1. No se permitirán ni se autorizarán los eventos ni actos multitudinarios en los que participen más de 10 personas.
  2. No obstante lo anterior, se podrán autorizar, sin perjuicio de las modificaciones que proceda realizar en función de las circunstancias epidemiológicas, aquellos eventos en los que concurran todas y cada una las siguientes circunstancias:
  3. El tamaño del recinto, instalación o recorrido del evento permite que los asistentes mantengan en todo momento la distancia de seguridad de manera efectiva y pueda ser supervisado por la persona responsable en todo momento.
  4. Las personas asistentes permanecen durante todo el evento o acto sentados en asientos preasignados.
  5. Las personas asistentes no realizan durante el acto o evento actividades de alto riesgo (cantar o gritar, fumar, contacto físico entre no convivientes, compartir materiales).
  6. No se permite el consumo de bebidas alcohólicas.
  7. La actividad cultural ordinaria programada de carácter público definida en el último párrafo del apartado 2.1.11 (ver acuerdo al final de esta página), que se celebre conforme a la autorización única señalada en el mismo, se podrá mantener sin perjuicio de las modificaciones que proceda realizar en función de las circunstancias epidemiológicas.
  8. La actividad deportiva federada se podrá celebrar siempre que se haga sin público.
  9. La Consejería de Sanidad, a través de la Dirección General de Salud Pública, podrá reducir los aforos permitidos para las diferentes actividades reguladas en el presente Acuerdo en función de la situación epidemiológica.
  10. En los establecimientos de hostelería, restauración y terrazas, así como en los bares y restaurantes de playa, se establece un horario de cierre a las 00:00 h como máximo, sin que puedan admitirse nuevos clientes a partir de las 23:00 h.
  11. Se cerrarán al uso los centros de días no ocupacionales. No obstante, se posibilita la apertura y funcionamiento de los centros de atención diurna que no sean exclusivamente de personas mayores, siempre y cuando dispongan de un Plan de Prevención de Contagios frente al COVID-19, debiendo remitir dichos planes a la Dirección General de Salud Pública en el momento de su apertura.

Las medidas de intervención especificas señaladas en los apartados a) a f) anteriores permanecerán vigentes durante los 14 días siguientes al momento en que se publique la última evaluación semanal en la que la isla se encuentre calificada como de nivel alto de transmisión, conforme a lo señalado en los párrafos anteriores.

Etiquetas
Publicado el
19 de noviembre de 2020 - 19:57 h

Descubre nuestras apps

stats