La portada de mañana
Acceder
Bruselas alerta de la falta de vivienda asequible en España
El empresario de “la Cena de la Libertad” con Milei en Madrid recibe dinero público
Opinión - El Tribunal Constitucional y los ERE. Por Javier Pérez Royo

Nueve años de cárcel por abusar de la hija de su pareja tras darle ansiolíticos

Palacio de Justicia de Santa Cruz de Tenerife.

Efe

Santa Cruz de Tenerife —

0

La Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha confirmado la pena de nueve años de cárcel y el pago de 10.000 euros a un hombre que abusó de la hija de su pareja, menor de 16 años, tras darle pastillas tranquilizantes.

También lo considera responsable de un delito leve de lesiones por lo que deberá abonarle 240 euros por los tres días que tardó en curarse.

Según la sentencia, el hombre aprovechó que la menor estaba junto con su madre en su casa en la capital tinerfeña para pernoctar y le dio una pastilla de ansiolíticos a cada una.

Cuando ambas estaban dormidas en un sofá, sobre las dos de la madrugada, comenzó a tocar a la menor. A partir de entonces la llevó a su habitación sin que la joven opusiera resistencia dado que tenía miedo al carácter agresivo del acusado aunque éste no llegó a mostrarse violento.

En su recurso el condenado alega que el juicio no se llevó a cabo con todas las garantías y pidió la nulidad de las pruebas en las que se basó el fallo.

Por ejemplo alega que el registro se realizó sin autorización, que el policía estuvo acompañado de la menor con lo que se contaminó el lugar donde ocurrieron los hechos y que se rompió la cadena de custodia de los restos biológicos.

Argumento que rechaza la Sala al mantener que la entrada de la policía se debió únicamente a acompañar a la menor para que recogiera unas medicinas y las muestras se obtuvieron del cuerpo de ésta.

El TSJC descarta motivos espurios en la denuncia de la hija y su madre y se tiene en cuenta que el relato de la menor siempre fue coherente y no incurrió en contradicciones.

La joven declaró que cuando estaba siendo víctima de los tocamientos le preguntó si le gustaría que le hicieran lo mismo a sus hijos, a lo que él procesado respondió que no era ningún monstruo y se detuvo.

La menor sufrió lesiones leves que precisaron de una asistencia facultativa y profilaxis para evitar posibles enfermedades de transmisión sexual, heridas que tardaron en curarse unos tres días.

En el domicilio del acusado se encontraron varias cajas de medicamentos ansiolíticos como el que suministró a las dos mujeres. También se ratifica la prohibición de aproximarse a la joven a menos de 500 metros durante 15 años tras salir de prisión.

Etiquetas
stats