Canarias exigirá una prueba COVID-19 negativa a los turistas extranjeros y nacionales que se alojen en las Islas

Un guía atiende a dos turistas recién llegados a Fuerteventura el pasado domingo, cuando recibió 13 vuelos internacionales.

Canarias exigirá una prueba COVID-19 negativa a turistas extranjeros y nacionales, tanto en origen como en destino. Tras la reunión del Consejo Asesor del Presidente del Gobierno de Canarias, la consejera de Turismo, Yaiza Castilla, ha anunciado un decreto ley con el que modificará dos leyes autonómicas: la Ley de Ordenación Turística y la de Actividades Clasificadas. El objetivo es que los viajeros sean informados de que deben llegar a lasUslas con un certificado de un test negativo hecho en las últimas 48 o 72 horas antes de partir y, una vez acudan a un alojamiento turístico reglado (se incluyen viviendas vacacionales) se ejercerá el "derecho de acceso"; es decir, si no presenta el resultado de la prueba, se le deniega la entrada hasta que vaya a un centro sanitario, clínica o laboratorio para que se haga un test. Todo debe ser sufragado por los turistas, que además serán informados de todos estos pormenores, lo que evitará "cualquier tipo de reclamación".

Castilla (Agrupación Socialista Gomera) ha explicado que el borrador del decreto ley será derivado este martes a los servicios jurídicos del Gobierno regional para ser validado y, posteriormente, se elevará a Consejo de Gobierno para su aprobación; entrará en vigor un día después de publicarse en el Boletín Oficial de Canarias. La consejera ha explicado que utilizan la figura de decreto ley para tramitar esta medida por "la vía de urgencia". El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres (PSOE), ha resaltado que se trata del primer documento de estas características que aprueba una Comunidad Autonómica: "Ha sido respaldada de forma unánime" entre sindicatos, patronales y los siete cabildos del Archipiélago, además del Ejecutivo regional.

Aunque el Gobierno de Canarias no descarta buscar una fórmula para el resto de personas que por diferentes motivos viajen a las Islas, como por razones laborales, esta medida se aplica solo a las que realicen la actividad turística. Puesto que las competencias del Gobierno regional impiden que sea impuesta de forma obligatoria en origen, serán incentivadas a que lleguen al Archipiélago con una prueba negativa de coronavirus hecha en su país y, para ello, será necesario "poner en marcha toda la publicidad en un periodo no inferior a 15 días", según Castilla, a través de los turoperadores, las cadenas hoteleras, las agencias de viaje o las embajadas, de forma que todo el mundo conozca que necesita un test.

"Es una forma de obligar de forma indirecta a que los turistas estén testados", ha añadido. Una vez lleguen a un hotel, apartamento o vivienda vacacional se le exigirá el certificado correspondiente al test realizado, de igual forma que si se tratara del DNI, y si carece del documento "se le tiene que exigir que se haga el test antes de entrar", ha dicho. Además, la consejera ha indicado que se apuesta por los test de antígenos, capaces detectar la infección de COVID-19 en 15 minutos.

Torres ha explicado que Canarias ha optado por esta vía ante las dificultades de establecer test en puertos y aeropuertos: "No renunciamos, pero ese es el camino más tortuoso", porque "primero habría que acogerse a medidas de Salud Pública, reclamar la autorización de Aena, que a su vez requiere la validación de Sanidad Exterior y, por último, acudir a la Justicia; y eso es tiempo que no tenemos", ha añadido.

El decreto ley también incluirá otras medidas, como la recomendación a los turistas de que se descarguen la aplicación móvil Radar Covid, para facilitar el rastreo de sus contactos si se produce un positivo, o la posibilidad de hacer test de salida, siempre y cuando el turista necesite esa prueba para evitar la cuarentena en su país y ya haya venido con el certificado correspondiente. 

Baja incidencia antes del invierno europeo

En Canarias la curva de la pandemia continúa descendiendo. Con solo 30 positivos de coronavirus identificados este lunes respecto al día anterior (más otros 30 en revisión epidemiológica), y 161 altas más, los casos activos se han reducido hasta las 6.189 personas con la enfermedad, casi un mes después de que se superaran los 7.000 pacientes. Sigue siendo la autonomía con menor incidencia del territorio español: en los últimos 7 días es de 40,03 por 100.000 habitantes y de 75,56 tras las dos últimas semanas. Y solo Tenerife permanece con las restricciones activas fijadas por el Gobierno regional -cierre de bares y restaurantes a las 00.00 horas o limitación de reuniones sociales a 10 personas-, ya que la capital de la Isla y La Laguna superan los 100 casos por 100.000 habitantes.

Además, Canarias queda exenta por el momento del toque de queda y está lejos de pedir el resto de restricciones fijadas por el Gobierno central en el nuevo estado de alarma, como limitar las reuniones sociales, en función de los datos de municipios o provincias. Y es que según el semáforo estatal, y atendiendo solamente al indicador de incidencia acumulada, las Islas están en riesgo moderado (entre 50 y 150 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días y de entre 25 y 75 tras las última semana). Con el conjunto de baremos que ha establecido Sanidad, el Archipiélago de sitúa en el nivel mas bajo, es decir, sumando la tasa de positividad -que en las Islas es menor a la de la media nacional (supera el 10%)- o la capacidad asistencial (hay 46 personas en UCI y 223 hospitalizadas).

Ante estos datos y la previsión de que Canarias se convierta en un destino refugio durante el frío inverno europeo, precisamente en la temporada alta turística de las islas, cuando España tiene una tasa de 410 por 100.000; Alemania, 130; el Reino Unido, 384; Francia, 589 y los Países Bajos, 615.

Desde verano, el Gobierno de Canarias ha insistido en la posibilidad de que se realicen test en aeropuertos, tanto en origen y destino, de las personas que lleguen a las Islas. Pero se ha encontrado una y otra vez con el rechazo de Sanidad. Incluso Aena (propiedad en un 52% del Estado) confirmó a este periódico que no tiene inconveniente en ceder espacio si así se lo indica Sanidad Exterior.

La pasada semana, después de que Reino Unido y Alemania levantaran sus restricciones al volver del Archipiélago, se atisbó la posibilidad de acordar con turoperadores que los turistas extranjeros vinieran con los resultados de la prueba ya realizada, es decir, test en origen. Y, con los establecimientos turísticos del Archipiélago, llevar a cabo las pruebas en destino. Pero finalmente, a pesar de las llegadas de turistas del fin de semana sin controles y tras el estado de alarma, se decidió posponer hasta este lunes la adopción de las medidas e incluir también a los turistas nacionales.

Por ello, Torres y Castilla han señalado que han buscado a qué podían acogerse en la legislación canaria para dar mayor seguridad a los turistas y a la sociedad isleña. "Es un mecanismo de control que libera a Canarias del coste económico y logístico que tendría que soportar", ha afirmado la consejera de Turismo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats