La cuarentena de Reino Unido frena la previsión de Canarias de salvar el 50% del turismo en verano, pero es optimista de cara al otoño

Vista inusual de la playa de Maspalomas, última semana de julio y época en la que todo el litoral canario suele estar abarrotado de turistas. EFE/ José María Rodríguez

“Incertidumbre” y “varapalo” vuelven a ser las palabras que pronuncia en el sector turístico de Canarias, actividad que supone el 35% de su PIB. El turismo británico representa un tercio de los visitantes que llegan a las Islas; de 15 millones de visitantes que llegaron en 2019, cinco millones procedían de Reino Unido. Por ello, aunque a todas las islas no les afecta igual, las cancelaciones de reservas que se están produciendo tras la decisión de ese país de recomendar que no se viaje a las Islas, supone un “retroceso” en el avance que se empezaba a evidenciar este verano. No obstante, tanto el Gobierno como la patronal y los sindicatos coinciden en que si el criterio establecido para hacer esta recomendación es el epidemiológico, pronto se rectificará, ya que la incidencia del coronavirus en el Archipiélago es menor a la de otras zonas. 

Desde la Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias señalan que aún no hay datos cerrados sobre la cifra de turistas británicos que hay actualmente en el Archipiélago, ya que comenzaron a volar en la segunda semana de julio y aún no está disponible la estadística del mes. Sin embargo, sí se puede constatar que, tomando como referencia los datos de julio del año anterior, se había recuperado casi un 30% de la actividad y se caminaba hacia la previsión de salvar un 50% gracias a los turistas ingleses. La esperanza es que se trate de una decisión puntual ya que las cancelaciones detectadas son las de reservas cercanas, pero se prevé que si la situación sanitaria no empeora, se revierta esta situación y pueda hablarse de un panorama más alentador en otoño. 

Sindicatos como CCOO esperan también que la situación se reconduzca pronto, ya que las expectativas para este verano estaban superando a las que tenían previamente. El secretario de Acción Sindical de la Federación de Servicios, Borja Suárez, sí apunta que si la situación de Reino Unido se prolonga  puede ser un varapalo. “Sí es cierto que están cayendo reservas de dos turoperadores bastante grandes, aunque se está sobreviviendo, de momento”, afirma. Actualmente el escenario de los ERTE aporta “una cobertura inaudita en este país, y debe mantenerse hasta finales de diciembre, ya que hay empresas que están teniendo problemas para abrir”, añade. En el ámbito laboral, también Las Kellys hablan de varapalo. “Hay compañeras que iban a empezar a trabajar ya en sus hoteles, pero les han comunicado que no abrirán por la decisión de Reino Unido”, afirma Myriam Barros, del colectivo Las Kellys Lanzarote. Aclara que las camareras de pisos que han podido volver tienen una mayor sobrecarga de trabajo a la que ya tenían antes de la pandemia y recalca que no hay que olvidar que se trata de un sector en el que existe un alto porcentaje de contratos a través de empresas de trabajo temporal y ni siquiera tienen relación laboral directa con el centro. 

Para el presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT) de las Palmas, José María Mañaricua, el turismo británico es fundamental para toda Canarias, aunque tenga gran peso en islas como Lanzarote o Tenerife, e incide en que la decisión de Reino Unido deberá ser revisada si se atienden a resultados epidemiológicos y se aplican con rigor, ya que la incidencia de la enfermedad en Canarias es mucho más baja y los turoperadores están realizando presión para que se revierta esta medida. La apertura de hoteles en las islas afirma que aún está siendo difícil y recuerda que la decisión británica complica aún más la situación, por lo que una de las reclamaciones continuará siendo la de la prolongación de los ERTE hasta finales de diciembre. 

El sector del turismo rural también está percibiendo las cancelaciones a sus establecimientos por parte de visitantes británicos. Según el presidente de la Asociación Canaria de Turismo Rural (Acantur), Pedro Carreño, el verano va mejor de lo esperado gracias al turismo local, que ha pasado del 20 al 60% de las reservas este año, al preferir alojarse en casas rurales buscando un entorno más íntimo y con sensación de seguridad. Sin embargo, desde que se produjo la noticia de la orden del Gobierno británico han apreciado este aumento de las cancelaciones. 

Grecia en lugar de Canarias

Desde la Consejería de Turismo, recuerdan que aún hay aerolíneas que mantienen sus vuelos desde el Reino Unido a Canarias. Es el caso de Ryanair o Easyjet, la primera es una de las que más frecuencias programó durante el mes de julio para las Islas desde distintas ciudades de Reino Unido, con unas 50 semanales. Sin embargo, Jet2, una de las más potentes, sí ha cancelado sus vuelos, al igual que TUI, que ha suspendido sus vuelos con las Islas hasta el 4 de agosto, mientras que al resto de España la restricción se prolonga hasta el día 10. Para compensar a los británicos, esta compañía sí ha añadido siete vuelos este fin de semana a destinos como Creta, Rodas, Zante y Corfú, en Grecia o Dalaman y Antalya, en Turquía.

El Gobierno central y el canario han insistido en que seguirán negociando con Reino Unido para que revise cuanto antes la decisión de restringir los viajes a España, para ello, la ministra Reyes Maroto recordaba este jueves en Onda Cero que cuenta como "aliados" con las grandes aerolíneas y turoperadores británicos. Según aseguró, la medida es temporal y ese país tiene previsto revisar esta decisión en diez días. 

Etiquetas
Publicado el
31 de julio de 2020 - 15:17 h

Descubre nuestras apps

stats