El Camino de Santiago en Gran Canaria

Un senderista asciende por el inicio del Paso de La Plata, en la cumbre de Gran Canaria.

La isla de Gran Canaria tiene su propio Camino de Santiago; apenas tiene una longitud de 39 kilómetros pero atraviesa algunos de los parajes más auténticos e intensos de la isla. Esta ruta jacobea une las dos grandes parroquias dedicadas al apóstol que existen en la Isla: la de Gáldar y la de San Bartolomé de Tirajana. Y no es casualidad que sean estas dos localidades las identificadas con el patrón católico de España: aquí se encontraban dos de las más importantes poblaciones aborígenes y la identificación de las mismas con Santiago fue una manera de manifestar la derrota de las viejas creencias (que no se fueron del todo) y las nuevas. Más allá del significado religioso, el ‘Camino’ permite conocer buena parte de las cumbres de Gran Canaria y bajar hacia la costa norte recorriendo las medianías agrícolas (cuna de una de los mejores quesos del país) hasta Gáldar (aprovecha para visitar la Cueva Pintada). Un camino que demanda unas nueve horas para piernas bien preparadas pero que se puede dividir en dos días y hacer noche en las cumbres. También se puede hacer en ambos sentidos: pero creemos que es mejor iniciar en San Bartolomé de Tirajana para afrontar fresco la subida del Paso de la Plata (unos 8 kilómetros de subida) y evitar la prolongada ascensión desde Gáldar (más de 20). A continuación te damos todas las claves para que prepares la ruta.

Llegar y volver a/desde San Bartolomé de Tirajana en transporte público: Empresa Global. Desde/ a Las Palmas de Gran Canaria: Línea 1; Línea 4; Línea 5; Línea 8 y Línea 10 Las Palmas de Gran Canaria hasta El Doctoral y Línea 34 El Doctoral hasta San Bartolomé de Tirajana. Desde/a Maspalomas Línea 18 Faro de Maspalomas hasta San Bartolomé de Tirajana.

Llegar y volver a/desde Gáldar en transporte público: Empresa Global. Línea 105; Línea 103 Desde/a Las Palmas de Gran Canaria – Gáldar.

DORMIR.- Si haces el camino en dos días las mejores opciones para pasar la noche son el área de Acampada de El Garañón (km 10,9) o la Cruz de Tejeda (km 16,3). Para dormir en el área de acampada tienes que pedir permiso en el Cabildo de Gran Canaria en su página web oficial. En Cruz de Tejeda hay dos opciones: el Hotel Rural El Refugio (Tel: (+34) 928 666 513 y (+34) 646 919 056; E-mail: info@hotelruralelrefugio.com) y el Parador Nacional de Cruz de Tejeda (Tel: (+34) 928 012 500; E-mail: cruztejeda@parador.es). Otra opción es tomar un taxi (Tel: (+34) 696 820 090) o la guagua (bus) hasta el pueblo de Tejeda dónde hay varios alojamientos. Nosotros recomendamos el Hotel Fonda de la Tea (Calle Ezequiel Sánchez, 22; Tel: (+34) 928 666 422).

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

Kilómetro 0.- Si queremos ser rigurosos con la tradición podemos iniciar el camino visitando la Iglesia de San Bartolomé, que pese a ser de finales del XIX es una de las joyas del mudéjar canario.  Como te decíamos en la introducción, el camino une las dos parroquias dedicadas al Apóstol Santiago en la Isla así que para hacerlo completo hay que entrar a los dos templos o, por lo menos, llegar a la puerta. El tramo urbano por el casco de la vieja ‘Tunte’(935 metros sobre el nivel del mar) asciende hasta los primeros pinos que marcan el límite este del Parque Natural de Pilancones. Desde la parroquia vamos por la Calle Reyes Católicos en dirección sur (nuestra izquierda desde la puerta de la iglesia) y giramos en la Calle Padre Claret (derecha), Corazón de Jesús (izquierda) y San Juan, Escaleritas y Juglar Fabián T. (seguir derecho) para ascender de manera rápida hasta las afueras del pueblo. En poco más de un kilómetro ya subimos unos 60 metros adelantando el primer repecho importante. Después de dejar las últimas casas del pueblo ingresamos a una pista de tierra señalada como ‘Camino Real’ que se interna en el pinar y asciende de manera continuada hasta Cruz Grande (1.255 metros sobre el nivel del mar).

Kilómetro 4.- Cruzamos la GC-60 en la Cruz Grande. Tómate un respiro porque apenas ha empezado lo más duro. Los próximos kilómetros son de extraordinaria dureza con un desnivel de casi 500 metros que nos dejará en la zona de Los Llanos de La Pez, en el centro de la isla. Pero para llegar ahí hay que subir el Paso de La Plata, uno de los tramos de sendero más espectaculares de la isla. Desde la Cruz Grande, el camino va ascendiendo aprovechando la cresta de una ladera que llega hasta los pies de los riscos del Morro de La Conejera. La vía, construida hace más de 100 años con piedras y tierra y que aún hoy sorprende por la complejidad de la obra. El camino zigzaguea pegado al risco aprovechando las grietas y cornisas para subir más de 300 metros en apenas un par de kilómetros. Es la parte más dura del camino; pero también la más espectacular. Arriba esperan los Llanos de Pargana (aprovecha para visitar la Ventana del Nublo y hacer un par de fotos), un páramo de piedras y matorral que, poco a poco, va dando paso al denso bosque de pinos de Los Llanos de La Pez (pasando por la mayor altura de la ruta a 1.710 metros sobre el nivel del mar).

Kilómetro 9,5.-El camino se pega al trazado de la GC -600 por un par de centenares de metros. Dejamos a nuestra derecha Los Llanos de la Pez, un denso pinar que recibe su nombre de los antiguos hornos de Pez que se usaba en los astilleros de la isla. Nos acercamos al borde de la Caldera de Tejeda por la Degollada de Los Hornos. Cruzamos la GC-600 y seguimos de frente por un pequeño repecho que nos lleva hasta los llanos de El Garañón (kilómetro 10,9). Aquí hay una zona de acampada que se puede utilizar si has decidido dividir el camino en dos etapas. Ya llevas unos 850 metros de desnivel. Otra opción es seguir un par de kilómetros más hasta la Cruz de Tejeda. Desde El garañón sigue por la pista forestal que conduce hasta el Corral de Los Juncos hasta llegar a un pequeño cruce con un sendero señalizado (PR 40). El camino pasa entre los pinos hasta llegar a un claro en el que hay una explotación agrícola.

Kilómetro 12.2.- Dejamos atrás el Corral de los Juncos y nos aproximamos al borde de La Caldera de Tejeda. El camino transcurre por la crestería de la caldera uniendo varias degolladas en las que nos acercaremos a la carretera GC-150 con un pequeño tramo de asfalto poco después de la Degollada de Becerra. El camino aquí mira constantemente hacia el interior de la Caldera de Tejeda. La ruta sube y baja sin cesar en un pequeño ‘rompepiernas’ que culmina en la Cruz de Tejeda. Aquí hay varios restaurantes y hoteles en los que puedes pernoctar si decides hacer noche.

Kilómetro 16.3.- La Cruz de Tejeda es uno de los grandes centros de distribución de caminos del centro de Gran Canaria. Un crucero de piedra marca algo así como el kilómetro cero de los caminos de la isla y también es un guiño que nos recuerda a las rutas jacobeas peninsulares. El camino continúa junto al aparcamiento del Parador nacional ascendiendo de manera muy acusada hasta la Degollada de Las Palomas (104 metros de desnivel en apenas un kilómetro y medio), otro de los puntos culminantes, en lo que respecta a la altitud, de todo el camino (1.669 metros sobre el nivel del mar). Aquí aprovechamos los enormes cortafuegos para ir en línea recta. El paisaje cambia y las cenizas volcánicas anuncian la cercanía de una zona dominada por pequeños conos volcánicos. Nos topamos otra vez con la GC-150. El camino original sube y baja por los antiguos campos de cenizas. Es más cómodo y rápido seguir por la carretera hasta el Mirador de la Caldera de los Pinos de Gáldar, antiguo cráter ya colonizado por los pinos.

Kilómetro 22,9.- Un sendero parte desde el mirador de la Caldera de los Pinos de Gáldar y se lanza ladera abajo. Abandonamos las cumbres de la isla en busca de las medianías agrícolas. Avanzamos rápidamente hacia las laderas del Cortijo de Pavón (lo dejaremos a mano derecha) hasta encontrarnos con la GC-702 la cuál seguiremos (ojo con el tráfico) hasta llegar al área recreativa de Pavón (poco antes hay un bar dónde puedes reponer fuerzas). Atravesamos una pequeña mancha de pinar y algunos ejemplares de la Laurisilva recientemente repoblados. Una pista asfaltada baja hasta Majada Grande. En esta zona de la isla se encuentran algunos de los mejores pastizales y también una muy buena cabaña ganadera que da como resultado los afamados quesos de flor isleños. El camino aquí baja por pistas vecinales bien señalizadas (ver mapa puntos azules) hasta La Degollada. Seguimos por un sendero que rodea la Montaña Azebuche hasta cruzarnos con la GC-220 la cuál seguimos hasta el pequeño pueblo de El Saucillo.

Kilómetro 31,7.- Salimos de El Saucillo y seguimos un buen tramo más por la GC-220 hasta el cruce que conduce a Hoya de Pineda, uno de los pueblos más especiales de la isla en el que se alternan viejas haciendas, casas cueva y hornos alfareros. Sigue por la Calle Degollada hasta que ésta se convierte en un pequeño camino que se aferra a la ladera de la enorme peña en la que se encuentra el pueblo. En apenas un kilómetro, el camino se convierte en una pista de tierra y, poco después, en una pequeña carretera asfaltada que llega al barrio de Anzo, ya a las puertas de Gáldar. A mano izquierda de la plaza de Anzo sale la calle Hermanos Quintana que se convierte en pocos metros en el camino de San José. Buscamos en cauce del Barranco de Anzofé a través de una pista de tierra que ya se dirige a la vega de Gáldar. Al llegar a un depósito de agua tomamos la pista de la derecha y seguimos hasta pasar bajo la autopista GC-2. Ya estamos en Gáldar. La pista entra en la ciudad por la Calle Mercedes Delgado. Gira a tu izquierda y cruza la carretera general para subir hasta el casco histórico por la Calle Audiencia. Ve por la Calle Tagoror hasta la Plaza de Santiago.

Kilómetro 39,2.- Iglesia de Santiago Apóstol. Fin del camino.

Fotos bajo Licencia CC: Viajar Ahora; er Guiri; Cristian Bortes www.eyee

Etiquetas
Publicado el
17 de julio de 2020 - 22:09 h

Descubre nuestras apps

stats