La Serranía de Cuenca: la madre de todas las aguas

Agua por todos lados. Las Serranías de Cuenca son el origen de varios ríos de gran importancia en la Península Ibérica.

Ahora que se acerca el buen tiempo y las vacaciones de Semana Santa están a la vuelta de la esquina no está de más empezar a pensar en un buen destino para pasar un par de días en esos gloriosos primeros días de la primavera. Y uno de los mejores lugares de toda España es la Serranía de Cuenca. Este parque natural es, sencillamente, alucinante. Tuvimos la suerte de visitarlo varias veces: una en verano y no la pasamos muy bien por las altísimas temperaturas que se registran en esta época del año. Las otras veces fue aprovechando visitas a la ciudad de Cuenca en primavera y aquí se conjugan termómetros más suaves y los efectos de las lluvias y nieves del invierno. Es la mejor época para conocer los nacimientos de los ríos. Nos dicen que en otoño, esta parte de la Península Ibérica también es gloriosa. En todos los casos, te vas a encontrar verdaderas joyas naturales, pueblecitos bonitos de ver y la posibilidad de aprovechar la visita para darse una vuelta por Cuenca, uno de los destinos urbanos más espectaculares de España.

A dos pasos de Cuenca: la Serranía de ida y vuelta.- Te proponemos una primera excursión circular con salida y llegada en Cuenca en la que visitaremos dos de los máximos atractivos de la sierra conquense: sus fantásticas formaciones geológicas de origen calizo. La primera parada de esta ruta propuesta es la Ciudad Encantada (CM-2104, Km 19) uno de los monumentos naturales más famosos de toda la Península Ibérica. A través de un sendero circular de tres kilómetros descubrirás un paraje de tintes oníricos esculpido por el viento y el agua. Hay que pagar entrada (algo que no comprendemos en espacios naturales) pero merece mucho la pena. Desde aquí vamos hasta Uña, una pequeña aldea de montaña rodeada de bosques junto a un pequeño espejo de agua. La Laguna de Uña es bonita de ver por varias razones: la más importante es el entorno. Desde su orilla podrás ver un paraje de montes cubiertos de pinar y peñas altísimas de color parduzco.

Volvemos sobre nuestros pasos hacia el Ventano del Diablo (CM-2105, 4) otro de los caprichos geológicos de la zona. Aquí podrás ver dos enormes agujeros excavados en la montaña justo dónde el cerro se despeña para dejar pasar al Río Júcar. De verdad que es uno de los paisajes más bonitos de la zona. Baja hasta Villalba de la Sierra para hacer el bonito Sendero Botánico de la Noria del Júcar (acceso desde Hotel El Tablazo) donde podrás dar un paseo entre vegetación de ribera hasta una bonita noria con bastantes años encima. Desde aquí tienes dos opciones a elegir (o no si vas con ganas y horas de luz). La más larga supone subir hasta un poco más allá de Las Majadas (un poco más de 16 kilómetros sólo ida) para asomarse al abismo en el Mirador del Tío Cogote. ¿Merece la pena? Creemos que sí. El entorno de Las Majadas parece, literalmente, otro mundo (una especie de altiplano) y para llegar al mirador primero tienes que pasar por Los Callejones de Las Majadas (acceso desde Las Majadas), una curiosa formación rocosa en forma de laberinto. Para amantes de la historia.- Ya de vuelta hacia Cuenca puedes dar un pequeño rodeo para visitar la Villa Romana de Noheda una de las joyas arqueológicas de la provincia (es famosa por sus pinturas murales, de las mejor conservadas de la época romana en toda Europa, y sus mosaicos).

El corazón de la sierra.- Para adentrarse en lo más recóndito de la Serranía de Cuenca hay que andarse hasta Tragacete (63,4 kilómetros desde Cuenca y 31,8 desde Uña). Este pequeño pueblo ejerce de capital de la sierra gracias a su rol de centralidad geográfica y demográfica. Y por eso aquí está el Centro de Interpretación de la Serranía de Cuenca (Travesía de San Felipe, 1). Pero también hay un coqueto casco urbano con su iglesia, sus casas de piedra, sus tapiales, sus huertos, su cacho de Júcar y un par de bosques dónde perderse y alucinar en colores. Pero también es el punto de partida para visitar lo más recóndito y espectacular de esta porción salvaje y auténtico de Península. Aquí, por ejemplo, nacen hasta cinco caudales de importancia: el Río Cuervo, el Río Guadiela, el Turia, el Júcar y el mismísimo Tajo, que ve aquí las primeras luces antes de iniciar su camino hacia el Atlántico atravesando Castilla y Portugal. Agua, agua, agua. Agua por todos lados. Por eso la mejor época para visitar este lugar es en la primavera, cuando las nieves se funden y los acuíferos están cargados. Es la época en la que lugares como la Cascada del Molino de la Chorrera (acceso por CM-2106 desde Tragacete) está en todo su esplendor y estalla de vida.

Esta comarca es enorme. Y hay muchísimo que ver. Si estás varios días puedes ir y venir para descubrir todos los lugares que ofrece la sierra. Si tienes apenas un fin de semana nosotros creemos que los mejores parajes de la comarca son el camino que une la Cascada del Molino de la Chorrera con el nacimiento del Júcar y el Estrecho del Infierno; el Nacimiento del Río Cuervo (CM-2106) y el Monumento Natural de la Hoz de Beteta (CM-210) que esconde el tramo más bonito del tramo alto del Guadiela. Un poco más lejos quedan Las Torcas de Lagunaseca (un paraje cuajado de pequeñas lagunas que es una pasada) y la Laguna del Tobar. Es increíble que toda esta parte de España no sea Parque Nacional porque es un lugar sublime. El Parque Natural del Alto Tajo merece un artículo por sí solo.

Un espacio que también es humano.- La presencia humana en la Serranía viene de lejos. Hay lugares de gran belleza natural que permanecen casi intactos, pero también podemos ver una sierra altamente antropizada en lugares dónde el bosque ha dejado paso a grandes prados y cañadas. Hay pueblos muy bonitos de ver (Beteta, Cañizares, Lagunaseca…) y también importantes lugares de interés histórico que remontan la actividad de las mujeres y hombres muchos siglos atrás: los más notables son el Poblado Íbero de La Ermita (Vega del Codorno); el Castillo de Rochafría (Beteta) o la Mina Romana de Cueva del Hierro (acceso por CM-210) que cuenta con un pequeño museo de sitio y es súper interesante.

Fotos bajo Licencia CC: hermenpaca; Fernando; Igor Romero; Roberto GR; Miguel Escobar Gómez

Etiquetas
stats