La portada de mañana
Acceder
Las comunidades del PP presionan a Sanidad para el certificado COVID en bares
Las sombras de Sotheby’s, la empresa que intervino en la venta del Goya de Aguirre
Opinión - Otra política y otra derecha, por Esther Palomera

Castilla y León descarta tomar más medidas restrictivas porque la tendencia es "descendente"

Castilla y León no tomará más medidas restrictivas por el momento porque, según ha explicado el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, la tendencia actual es "descendente". Siempre que la leve diminución de casos sea sostenida, no habrá más restricciones más allá de las impuestas desde este martes y que se revisarán en 14 días.

Según Igea, en este momento el ascenso de la curva de la quinta ola empieza a frenarse y los contagios también han bajado en uno de los rangos de edad más afectados, el de 12 a 29 años.

Pero, la situación no es tan tranquilizadora en los hospitales, donde los ingresos se han multiplicado por cinco en las últimas tres semanas. En este momento hay 473 personas hospitalizadas a consecuencia del COVID-19 en Castilla y León. De ellas, 73 están en cuidados intensivos. Según Igea, no se teme una saturación de ingresos, y el pico que se espera es de unas 600 hospitalizaciones, una cifra muy alejada del tope que se alcanzó en la tercera ola, con 2.196.

Por otro lado, el índice reproductor del virus está por debajo de uno en todas las provincias a excepción de Ávila, Segovia y Soria. El vicepresidente no ha sabido explicar por qué en todas las olas hay ciudades de Castilla y León a la cabeza de casos de toda España. En el caso de esta quinta ola, Burgos ocupa el primer puesto de los 25 municipios de España con más casos, mientras que Zamora y Palencia están en los puestos 12 y 13 respectivamente.

"Esto depende de cuando se haga el corte de estos datos, probablemente en unos días sean otras. No hemos descubierto nada nuevo, el virus se transmite por no mantener distancias, por fiestas, aglomeraciones. Tiene que ver con no fiestas como en Burgos y la celebración de eventos multitudinarios", ha comentado. Además ha añadido que en León ha predominado la variante sudafricana.

La cancelación de vacunaciones en Burgos, un error de cálculo

Por otro lado, Igea ha reconocido este jueves que la cancelación de vacunaciones el miércoles en Burgos no es fruto de la disminución del envío sino a "un error en la programación que va a ser solucionado", sin extenderse mucho más.

Castilla y León no tomará más medidas restrictivas por el momento porque, según ha explicado el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, la tendencia actual es "descendente". Siempre que la leve diminución de casos sea sostenida, no habrá más restricciones más allá de las impuestas desde este martes y que se revisarán en 14 días.

Según Igea, en este momento el ascenso de la curva de la quinta ola empieza a frenarse y los contagios también han bajado en uno de los rangos de edad más afectados, el de 12 a 29 años.

Pero, la situación no es tan tranquilizadora en los hospitales, donde los ingresos se han multiplicado por cinco en las últimas tres semanas. En este momento hay 473 personas hospitalizadas a consecuencia del COVID-19 en Castilla y León. De ellas, 73 están en cuidados intensivos. Según Igea, no se teme una saturación de ingresos, y el pico que se espera es de unas 600 hospitalizaciones, una cifra muy alejada del tope que se alcanzó en la tercera ola, con 2.196.

Por otro lado, el índice reproductor del virus está por debajo de uno en todas las provincias a excepción de Ávila, Segovia y Soria. El vicepresidente no ha sabido explicar por qué en todas las olas hay ciudades de Castilla y León a la cabeza de casos de toda España. En el caso de esta quinta ola, Burgos ocupa el primer puesto de los 25 municipios de España con más casos, mientras que Zamora y Palencia están en los puestos 12 y 13 respectivamente.

"Esto depende de cuando se haga el corte de estos datos, probablemente en unos días sean otras. No hemos descubierto nada nuevo, el virus se transmite por no mantener distancias, por fiestas, aglomeraciones. Tiene que ver con no fiestas como en Burgos y la celebración de eventos multitudinarios", ha comentado. Además ha añadido que en León ha predominado la variante sudafricana.

La cancelación de vacunaciones en Burgos, un error de cálculo

Por otro lado, Igea ha reconocido este jueves que la cancelación de vacunaciones el miércoles en Burgos no es fruto de la disminución del envío sino a "un error en la programación que va a ser solucionado", sin extenderse mucho más.

Castilla y León no tomará más medidas restrictivas por el momento porque, según ha explicado el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, la tendencia actual es "descendente". Siempre que la leve diminución de casos sea sostenida, no habrá más restricciones más allá de las impuestas desde este martes y que se revisarán en 14 días.

Según Igea, en este momento el ascenso de la curva de la quinta ola empieza a frenarse y los contagios también han bajado en uno de los rangos de edad más afectados, el de 12 a 29 años.

22 de julio de 2021 - 14:54 h