Bruselas alerta de la alta deuda en España y confía en que la reforma laboral aborde “las vulnerabilidades pendientes”

Andrés Gil

Corresponsal en Bruselas —

0

“España está experimentando desequilibrios”, señala la Comisión Europea en su análisis por país correspondiente al Semestre Europeo –mecanismo de gobernanza económica de la UE–, que apunta a “las vulnerabilidades relacionadas con la alta deuda externa, pública y privada, en un contexto de alto desempleo”. El vicepresidente económico de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, ha señalado como principales elementos del análisis de la economía española “la deuda elevada” y “limitar el gasto financiero para mantenerse por debajo del crecimiento”. Así mismo, ha señalado las “reformas para recuperación en el contexto de los planes de recuperación y resiliencia” financiados con los fondos europeos. En relación con las pensiones, Dombrovskis ha señalado que su reforma “está reflejada en un plan que garantice la sostenibilidad fiscal, algo que se evaluará con el plan de recuperación”.

El comisario de Economía, Paolo Gentiloni, ha insistido en que Bruselas evaluará “bien los pasos relativos con las pensiones, durante el proceso de negociación con las autoridades españolas para asegurar la sostenibilidad fiscal a largo plazo, algo que sobre todo se aborda con la cuarta solicitud de desembolso, el próximo año”.

En su informe específico sobre España, el Ejecutivo comunitario señala que “la pandemia detuvo seis años de fuerte crecimiento económico y de empleo. Entre 2013 y 2019, el PIB de España creció un 17% y se crearon 2,7 millones de puestos de trabajo. Este ciclo llegó a un final abrupto en 2020, cuando España experimentó la mayor contracción del PIB (-10,8%) en la UE. El impacto económico de las medidas de confinamiento se vio amplificado por algunas características de la economía española, como su dependencia del turismo, un tejido empresarial con predominio de las pequeñas y medianas empresas (pymes) y un mercado de trabajo con debilidades estructurales. Como resultado, más de 1,1 millones de trabajadores (en su mayoría empleados temporales) perdieron sus empleos y la tasa de empleo disminuyó 4,5 puntos porcentuales en los primeros tres meses de la crisis”.

Resiliencia del mercado laboral. “Al mismo tiempo”, dice Bruselas, “tras el impacto inicial de la pandemia, la resiliencia del mercado laboral está sustentando la recuperación. Después de una expansión modesta en la primera mitad de 2021, la recuperación cobró impulso durante la segunda mitad debido a un mercado laboral sólido y la recuperación del turismo. El PIB real creció un 5,1% en 2021, aunque todavía estaba un 3,8% por debajo de los niveles previos a la pandemia en el cuarto trimestre de 2021. Por el contrario, el número de empleados casi igualó los niveles anteriores a la crisis en el cuarto trimestre de 2021, aunque a un nivel más bajo para las horas trabajadas. A pesar de disminuir durante 2021, la tasa de desempleo se mantiene muy por encima del promedio de la UE, especialmente entre los jóvenes”.

Eso sí, Bruselas señala que “la resiliencia del empleo sugiere un cambio de patrón en comparación con crisis anteriores, cuando la destrucción de empleo superó la caída del PIB. El despliegue efectivo de esquemas de trabajo a tiempo parcial [ERTE] desde las etapas iniciales de la pandemia, se benefició del apoyo del instrumento de la UE para el apoyo temporal de empleo (SURE) y se complementó con otros mecanismos internos de ajuste. Estos esquemas han amortiguado el impacto de la crisis de la COVID-19 en el mercado laboral y allanaron el camino para una rápida recuperación. En cambio, durante la crisis de 2008-2013 la caída del número de puestos de trabajo (-15,8%) casi duplicó la caída del PIB (-8,5%)”.

En cuanto al paro, el Ejecutivo comunitario señala que “el desempleo comenzó a disminuir nuevamente en 2021, pero la segmentación del mercado laboral y el desempleo juvenil siguen siendo altos, aunque las reformas del mercado laboral pasadas y recientes y la implementación continua del plan de recuperación y resiliencia ayudarán a abordar las vulnerabilidades pendientes”.

Inflación. “Los precios de la energía han sido el principal factor que ha impulsado el fuerte aumento de la tasa de inflación durante el último año (7,9% interanual en el primer trimestre de 2022), pero la transmisión a los precios de otros bienes y servicios se ha vuelto más evidente recientemente”, señala la Comisión Europea.

En este contexto, Bruselas espera “que la inflación se modere lentamente durante el resto del año, ayudada por las medidas gubernamentales recientes, como los descuentos en combustible y el tope en los precios mayoristas de gas, aunque seguirá siendo alta”.

“Por lo tanto”, prosigue, “se espera que la inflación interanual alcance el 6,3 % en 2022, frente al 3% de 2021. En 2023, se prevé que una mayor moderación de los precios de la energía reduzca la inflación anual al 1,8%. Se prevé que la inflación subyacente se mantenga relativamente alta durante el período de pronóstico [2022 y 2023], aunque se espera que la moderación salarial ayude a contener los efectos secundarios”.

Impacto de la guerra. “La proporción de las importaciones de energía de Rusia es relativamente baja en comparación con otros países de la UE, especialmente para el gas y el petróleo”, señala Bruselas: “Sin embargo, a pesar de tener una cesta muy diversificada de proveedores de petróleo y gas, la dependencia general del suministro energético extranjero es alta para España, lo que hace que la economía sea especialmente sensible a la evolución de los precios en los mercados globales”.

“La principal demanda de productos petrolíferos de importación en España procede de las actividades de transporte (principalmente por carretera) y usos industriales no energéticos (principalmente productos químicos y minerales no metálicos), mientras que el gas natural o bien se transforma para la generación de electricidad o se utiliza con fines energéticos por industrias, actividades comerciales y hogares”, dice el Ejecutivo comunitario: “Los desarrollos en el mercado del gas natural han tenido un impacto sustancial en los precios de la electricidad desde mediados de 2021 y aún más desde la invasión rusa de Ucrania. Esto ha afectado el poder adquisitivo de los consumidores (en particular, los hogares de bajos ingresos) y ha puesto a prueba la posición de las empresas, en particular las empresas en actividades intensivas en electricidad, como las industrias del hierro y el acero”.

Alta deuda. Bruselas explica que “en 2021, la relación deuda/PIB reanudó sus tendencias decrecientes observadas antes de la pandemia y se prevé que siga cayendo este año y el próximo”, y además afirma que “la cuenta corriente registra un pequeño superávit y la posición de inversión internacional neta ha alcanzado su mejor registro desde mediados de la década de 2000”.

“Sin embargo”, señala Bruselas, “la deuda privada sigue siendo más alta que antes de la crisis de la COVID-19, superando los niveles prudenciales, mientras que la elevada relación deuda pública/PIB sigue estando muy por encima de su nivel anterior a la pandemia”.

Por otro lado, la Comisión Europea explica que “los préstamos morosos continuaron disminuyendo, pero persisten algunos riesgos, especialmente en los sectores intensivos en energía y aquellos que anteriormente se vieron muy afectados por la crisis de la COVID-19”.

Progresos del plan de recuperación. “El mercado laboral se enfrenta a una serie de desafíos estructurales que dificultan el progreso en condiciones laborales justas”, señala la Comisión Europea: “Las reformas de los mercados laborales incluidas en el plan de recuperación buscan reducir la segmentación del mercado laboral al limitar el uso de contratos temporales y mejorar el funcionamiento de la negociación colectiva. Las reformas de las políticas activas del mercado laboral y de los servicios públicos de empleo buscan mejorar su eficacia y potenciar las capacidades de readiestramiento y empleabilidad de los trabajadores. Se espera que el refuerzo de los esquemas de trabajo a tiempo parcial mediante la creación de un mecanismo permanente para la flexibilidad y la estabilidad (Mecanismo RED) brinde más apoyo a los ingresos y oportunidades de capacitación para los trabajadores que enfrentan impactos económicos negativos y reduzca la volatilidad del desempleo y sus costos socioeconómicos asociados. La legislación que contribuye a cerrar la brecha salarial de género, proteger a los trabajadores en actividades de distribución por cuenta de terceros utilizando medios tecnológicos y brindar protección adecuada a quienes se encuentran en actividades subcontratadas, tiene como objetivo apoyar condiciones de trabajo justas”.

Bruselas también señala que la proporción de personas en riesgo de pobreza o exclusión social es alta, “con importantes disparidades regionales, y empeoró durante la pandemia. Cerca de uno de cada tres niños estaba en riesgo de pobreza o exclusión social en España en 2020 (muy por encima del 24% de la media de la UE). Es probable que la pandemia haya aumentado el riesgo de pobreza. En este sentido, la entrada en vigor de un régimen nacional de ingresos mínimos (parte de los primeros hitos del plan de recuperación) ha potenciado el apoyo a las familias pobres. El plan de recuperación también incluye una reforma para reorganizar y simplificar las prestaciones no contributivas en 2022. También se revisarán los beneficios fiscales para mejorar el apoyo a las familias de ingresos bajos y medios. Una nueva ley busca fomentar la disponibilidad de viviendas asequibles y sociales, que sigue siendo un desafío importante, especialmente para los jóvenes y los hogares de bajos ingresos”.

Pensiones. “Una reforma del sistema de pensiones busca mejorar su adecuación, limitando al mismo tiempo el impacto de la demografía en la sostenibilidad fiscal”, señala Bruselas: “Al vincular las pensiones a los precios, se espera que la reforma apoye el poder adquisitivo. Otras medidas están en proceso de implementación o adopción como parte de un paquete para apoyar la sostenibilidad fiscal general del sistema de pensiones: medidas para aumentar la edad efectiva de jubilación, vincular aún más las contribuciones y los derechos, reducir la brecha de género en las pensiones, cambiar los incentivos fiscales, modificar el sistema de cotización para los trabajadores por cuenta propia, la extensión del período de referencia para el cálculo de las pensiones y un mecanismo de equidad intergeneracional”.

El Ejecutivo comunitario señala que “la sostenibilidad fiscal en el medio y largo plazo se verá afectada por el alto nivel de deuda y una situación presupuestaria inicial desfavorable. Los costes derivados del envejecimiento de la población española tendrán un impacto en la sostenibilidad fiscal. En particular, se espera que la atención médica y, en menor medida, los costes de atención a largo plazo aumenten las brechas de sostenibilidad a medio y largo plazo. Esto tendrá lugar en un momento en el que también es necesario abordar los déficits en la atención primaria y las disparidades regionales en el acceso y la calidad de la atención médica. En el caso de las pensiones, se preveía una disminución del gasto con arreglo a la legislación anterior. En este sentido, las reformas de pensiones incluidas en el plan de recuperación deben diseñarse e implementarse cuidadosamente como un paquete consistente para garantizar que contribuyan positivamente a mitigar los riesgos a medio y largo plazo”.

“La revinculación de las pensiones a la inflación aumentará los gastos de pensiones, y es necesaria la introducción de medidas compensatorias que se adoptarán en 2022 en el marco del plan de recuperación para mitigar los riesgos para la sostenibilidad fiscal a largo plazo”, afirma Bruselas.

Sistema tributario. “Va a sufrir una amplia reforma. Como resultado, parece haber margen para mejorar al enfatizar los impuestos que se consideran más propicios para el crecimiento económico y que pueden reducir la gran proporción que los ingresos por impuestos laborales representan en los ingresos totales. Además, España ha estado realizando revisiones del gasto y tiene la intención de continuar haciéndolo en 2022 y más allá con el fin de mejorar la calidad del gasto público. Sin embargo, la asignación de gasto público para impulsar la productividad parece ser baja Esto limita la capacidad de generar efectos positivos en la inversión privada”.

Senda de recuperación. En todo caso, la Comisión Europea afirma que “la economía española sigue en la senda de la recuperación a pesar de las perturbaciones provocadas por la invasión rusa de Ucrania”. Así, “se espera que una actividad turística más dinámica y la implementación del plan de recuperación y resiliencia sostenga el crecimiento económico durante el horizonte de pronóstico, mientras que una respuesta presupuestaria específica podría ayudar a moderar los precios de la energía y mitigar el impacto de la invasión rusa de Ucrania en los hogares vulnerables y en los más sectores económicos expuestos”.

“El comportamiento muy dinámico por el lado de los ingresos está impulsando la recuperación del saldo público”, dice Bruselas: “No obstante, los riesgos son predominantes dado el contexto de gran inestabilidad e incertidumbre global”, si bien añade que “el sector bancario español se ha mantenido resistente durante la pandemia y el nivel de morosidad es moderado”.

La Comisión Europea espera que “la recuperación total de la crisis de la COVID-19 se retrase debido al impacto económico de la agresión militar rusa contra Ucrania. A pesar de la limitada exposición económica directa de la economía española, la actividad puede verse afectada a través de diferentes canales. Según las previsiones económicas de primavera de la Comisión, se prevé que el crecimiento del PIB se ralentice en el primer semestre de 2022 y recupere impulso en el segundo semestre del año, cuando aumente el precio de la energía y se produzcan cuellos de botella en el suministro. para empezar a aliviar. Sin embargo, ambos permanecerán altos durante el período de pronóstico. Por lo tanto, se espera que la recuperación total del nivel del PIB anterior a la pandemia se retrase hasta mediados de 2023”.

Déficit excesivo. La Comisión Europea ha preparado un informe en virtud del artículo 126, apartado 3, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea para 18 Estados miembros por déficit excesivo (Bélgica, Bulgaria, Chequia, Alemania, Estonia, Grecia, España, Francia, Italia, Letonia, Lituania, Hungría, Malta, Austria, Polonia, Eslovenia, Eslovaquia y Finlandia).

El informe concluye que Bélgica, Bulgaria, Chequia, Alemania, Estonia, Grecia, España, Francia, Italia, Letonia, Lituania, Hungría, Malta, Austria, Polonia, Eslovenia y Eslovaquia no cumplen el criterio de déficit –tienen más del 3% del PIB–.

En cuanto a los Estados miembros con un coeficiente de deuda superior al valor de referencia del 60% del PIB, la Comisión considera, “dentro de su evaluación de todos los factores pertinentes, que el cumplimiento del valor de referencia de reducción de la deuda implicaría un esfuerzo presupuestario anticipado demasiado exigente que podría poner en peligro el crecimiento. Por lo tanto, en opinión de la Comisión, el cumplimiento del valor de referencia para la reducción de la deuda no es exigible en las excepcionales condiciones económicas actuales”.

Por tanto, “la Comisión no propone abrir nuevos procedimientos de déficit excesivo en la primavera de 2022. La pandemia de la COVID-19 sigue teniendo un impacto macroeconómico y fiscal extraordinario que, junto con la situación geopolítica actual, crea una incertidumbre excepcional, incluso para diseñar una ruta presupuestaria detallada. Por estos motivos, la Comisión considera que no debe adoptarse una decisión sobre someter a los Estados miembros al procedimiento de déficit excesivo”.

En todo caso, la Comisión “volverá a evaluar la situación presupuestaria de los Estados miembros en otoño de 2022. El seguimiento de la evolución de la deuda y el déficit continuará sobre la base de las previsiones económicas de otoño de 2022 y los proyectos de planes presupuestarios de 2023, que presentarán los Estados miembros de la zona del euro antes del 15 de octubre de 2022. En otoño de 2022, la Comisión volverá a evaluar la pertinencia de proponer la apertura de procedimientos de déficit excesivo”.

Recomendaciones específicas para España. Bruselas pide para 2023 “garantizar una política fiscal prudente, en particular limitando el crecimiento del gasto corriente financiado a nivel nacional por debajo del crecimiento del producto potencial a medio plazo, teniendo en cuenta el apoyo temporal y específico continuado a los hogares y las empresas más vulnerables a las subidas de los precios de la energía y a personas que huyen de Ucrania”.

La Comisión pide “ajustar el gasto actual a la evolución de la situación; ampliar la inversión pública para la transición verde y digital y la seguridad energética haciendo uso de los fondos de recuperación, RePowerEU y otros fondos de la UE”.

Para el período posterior a 2023, el Ejecutivo comunitario pide “seguir una política fiscal destinada a lograr posiciones fiscales prudentes a medio plazo y garantizar una reducción de la deuda creíble y gradual y la sostenibilidad fiscal a medio plazo a través de la consolidación fiscal gradual, la inversión y las reformas”.

La Comisión Europea también pide “proceder a la implementación del plan de recuperación y resiliencia, en línea con los hitos y objetivos” pactados con Bruselas, así como “presentar los documentos de los planes de la política de cohesión 2021-2027 con vistas a finalizar las negociaciones con la Comisión y posteriormente iniciar su implementación”.

La tercera recomendación de Bruselas para por “aumentar las tasas de reciclaje para cumplir los objetivos de la UE y promover la economía circular mejorando la coordinación entre todos los niveles de gobierno y realizando más inversiones para cumplir con las obligaciones de reciclaje y recolección separada de residuos, así como para mejorar la reutilización del agua”.

Por último, Bruselas llama a “reducir la dependencia general de los combustibles fósiles. Acelerar el despliegue de energías renovables, centrándose en las instalaciones descentralizadas y el autoconsumo, simplificando aún más los procedimientos de obtención de permisos y mejorando el acceso a la red. Apoyar la inversión complementaria en almacenamiento, infraestructura de red, electrificación de edificios y transporte e hidrógeno renovable. Ampliar la capacidad de interconexión energética. Aumentar la disponibilidad de viviendas sociales y asequibles energéticamente eficientes mediante su renovación”.

“España está experimentando desequilibrios”, señala la Comisión Europea en su análisis por país correspondiente al Semestre Europeo –mecanismo de gobernanza económica de la UE–, que apunta a “las vulnerabilidades relacionadas con la alta deuda externa, pública y privada, en un contexto de alto desempleo”. El vicepresidente económico de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, ha señalado como principales elementos del análisis de la economía española “la deuda elevada” y “limitar el gasto financiero para mantenerse por debajo del crecimiento”. Así mismo, ha señalado las “reformas para recuperación en el contexto de los planes de recuperación y resiliencia” financiados con los fondos europeos. En relación con las pensiones, Dombrovskis ha señalado que su reforma “está reflejada en un plan que garantice la sostenibilidad fiscal, algo que se evaluará con el plan de recuperación”.

El comisario de Economía, Paolo Gentiloni, ha insistido en que Bruselas evaluará “bien los pasos relativos con las pensiones, durante el proceso de negociación con las autoridades españolas para asegurar la sostenibilidad fiscal a largo plazo, algo que sobre todo se aborda con la cuarta solicitud de desembolso, el próximo año”.

En su informe específico sobre España, el Ejecutivo comunitario señala que “la pandemia detuvo seis años de fuerte crecimiento económico y de empleo. Entre 2013 y 2019, el PIB de España creció un 17% y se crearon 2,7 millones de puestos de trabajo. Este ciclo llegó a un final abrupto en 2020, cuando España experimentó la mayor contracción del PIB (-10,8%) en la UE. El impacto económico de las medidas de confinamiento se vio amplificado por algunas características de la economía española, como su dependencia del turismo, un tejido empresarial con predominio de las pequeñas y medianas empresas (pymes) y un mercado de trabajo con debilidades estructurales. Como resultado, más de 1,1 millones de trabajadores (en su mayoría empleados temporales) perdieron sus empleos y la tasa de empleo disminuyó 4,5 puntos porcentuales en los primeros tres meses de la crisis”.

Resiliencia del mercado laboral. “Al mismo tiempo”, dice Bruselas, “tras el impacto inicial de la pandemia, la resiliencia del mercado laboral está sustentando la recuperación. Después de una expansión modesta en la primera mitad de 2021, la recuperación cobró impulso durante la segunda mitad debido a un mercado laboral sólido y la recuperación del turismo. El PIB real creció un 5,1% en 2021, aunque todavía estaba un 3,8% por debajo de los niveles previos a la pandemia en el cuarto trimestre de 2021. Por el contrario, el número de empleados casi igualó los niveles anteriores a la crisis en el cuarto trimestre de 2021, aunque a un nivel más bajo para las horas trabajadas. A pesar de disminuir durante 2021, la tasa de desempleo se mantiene muy por encima del promedio de la UE, especialmente entre los jóvenes”.

Eso sí, Bruselas señala que “la resiliencia del empleo sugiere un cambio de patrón en comparación con crisis anteriores, cuando la destrucción de empleo superó la caída del PIB. El despliegue efectivo de esquemas de trabajo a tiempo parcial [ERTE] desde las etapas iniciales de la pandemia, se benefició del apoyo del instrumento de la UE para el apoyo temporal de empleo (SURE) y se complementó con otros mecanismos internos de ajuste. Estos esquemas han amortiguado el impacto de la crisis de la COVID-19 en el mercado laboral y allanaron el camino para una rápida recuperación. En cambio, durante la crisis de 2008-2013 la caída del número de puestos de trabajo (-15,8%) casi duplicó la caída del PIB (-8,5%)”.

En cuanto al paro, el Ejecutivo comunitario señala que “el desempleo comenzó a disminuir nuevamente en 2021, pero la segmentación del mercado laboral y el desempleo juvenil siguen siendo altos, aunque las reformas del mercado laboral pasadas y recientes y la implementación continua del plan de recuperación y resiliencia ayudarán a abordar las vulnerabilidades pendientes”.

Inflación. “Los precios de la energía han sido el principal factor que ha impulsado el fuerte aumento de la tasa de inflación durante el último año (7,9% interanual en el primer trimestre de 2022), pero la transmisión a los precios de otros bienes y servicios se ha vuelto más evidente recientemente”, señala la Comisión Europea.

En este contexto, Bruselas espera “que la inflación se modere lentamente durante el resto del año, ayudada por las medidas gubernamentales recientes, como los descuentos en combustible y el tope en los precios mayoristas de gas, aunque seguirá siendo alta”.

“Por lo tanto”, prosigue, “se espera que la inflación interanual alcance el 6,3 % en 2022, frente al 3% de 2021. En 2023, se prevé que una mayor moderación de los precios de la energía reduzca la inflación anual al 1,8%. Se prevé que la inflación subyacente se mantenga relativamente alta durante el período de pronóstico [2022 y 2023], aunque se espera que la moderación salarial ayude a contener los efectos secundarios”.

Impacto de la guerra. “La proporción de las importaciones de energía de Rusia es relativamente baja en comparación con otros países de la UE, especialmente para el gas y el petróleo”, señala Bruselas: “Sin embargo, a pesar de tener una cesta muy diversificada de proveedores de petróleo y gas, la dependencia general del suministro energético extranjero es alta para España, lo que hace que la economía sea especialmente sensible a la evolución de los precios en los mercados globales”.

“La principal demanda de productos petrolíferos de importación en España procede de las actividades de transporte (principalmente por carretera) y usos industriales no energéticos (principalmente productos químicos y minerales no metálicos), mientras que el gas natural o bien se transforma para la generación de electricidad o se utiliza con fines energéticos por industrias, actividades comerciales y hogares”, dice el Ejecutivo comunitario: “Los desarrollos en el mercado del gas natural han tenido un impacto sustancial en los precios de la electricidad desde mediados de 2021 y aún más desde la invasión rusa de Ucrania. Esto ha afectado el poder adquisitivo de los consumidores (en particular, los hogares de bajos ingresos) y ha puesto a prueba la posición de las empresas, en particular las empresas en actividades intensivas en electricidad, como las industrias del hierro y el acero”.

Alta deuda. Bruselas explica que “en 2021, la relación deuda/PIB reanudó sus tendencias decrecientes observadas antes de la pandemia y se prevé que siga cayendo este año y el próximo”, y además afirma que “la cuenta corriente registra un pequeño superávit y la posición de inversión internacional neta ha alcanzado su mejor registro desde mediados de la década de 2000”.

“Sin embargo”, señala Bruselas, “la deuda privada sigue siendo más alta que antes de la crisis de la COVID-19, superando los niveles prudenciales, mientras que la elevada relación deuda pública/PIB sigue estando muy por encima de su nivel anterior a la pandemia”.

Por otro lado, la Comisión Europea explica que “los préstamos morosos continuaron disminuyendo, pero persisten algunos riesgos, especialmente en los sectores intensivos en energía y aquellos que anteriormente se vieron muy afectados por la crisis de la COVID-19”.

Progresos del plan de recuperación. “El mercado laboral se enfrenta a una serie de desafíos estructurales que dificultan el progreso en condiciones laborales justas”, señala la Comisión Europea: “Las reformas de los mercados laborales incluidas en el plan de recuperación buscan reducir la segmentación del mercado laboral al limitar el uso de contratos temporales y mejorar el funcionamiento de la negociación colectiva. Las reformas de las políticas activas del mercado laboral y de los servicios públicos de empleo buscan mejorar su eficacia y potenciar las capacidades de readiestramiento y empleabilidad de los trabajadores. Se espera que el refuerzo de los esquemas de trabajo a tiempo parcial mediante la creación de un mecanismo permanente para la flexibilidad y la estabilidad (Mecanismo RED) brinde más apoyo a los ingresos y oportunidades de capacitación para los trabajadores que enfrentan impactos económicos negativos y reduzca la volatilidad del desempleo y sus costos socioeconómicos asociados. La legislación que contribuye a cerrar la brecha salarial de género, proteger a los trabajadores en actividades de distribución por cuenta de terceros utilizando medios tecnológicos y brindar protección adecuada a quienes se encuentran en actividades subcontratadas, tiene como objetivo apoyar condiciones de trabajo justas”.

Bruselas también señala que la proporción de personas en riesgo de pobreza o exclusión social es alta, “con importantes disparidades regionales, y empeoró durante la pandemia. Cerca de uno de cada tres niños estaba en riesgo de pobreza o exclusión social en España en 2020 (muy por encima del 24% de la media de la UE). Es probable que la pandemia haya aumentado el riesgo de pobreza. En este sentido, la entrada en vigor de un régimen nacional de ingresos mínimos (parte de los primeros hitos del plan de recuperación) ha potenciado el apoyo a las familias pobres. El plan de recuperación también incluye una reforma para reorganizar y simplificar las prestaciones no contributivas en 2022. También se revisarán los beneficios fiscales para mejorar el apoyo a las familias de ingresos bajos y medios. Una nueva ley busca fomentar la disponibilidad de viviendas asequibles y sociales, que sigue siendo un desafío importante, especialmente para los jóvenes y los hogares de bajos ingresos”.

Pensiones. “Una reforma del sistema de pensiones busca mejorar su adecuación, limitando al mismo tiempo el impacto de la demografía en la sostenibilidad fiscal”, señala Bruselas: “Al vincular las pensiones a los precios, se espera que la reforma apoye el poder adquisitivo. Otras medidas están en proceso de implementación o adopción como parte de un paquete para apoyar la sostenibilidad fiscal general del sistema de pensiones: medidas para aumentar la edad efectiva de jubilación, vincular aún más las contribuciones y los derechos, reducir la brecha de género en las pensiones, cambiar los incentivos fiscales, modificar el sistema de cotización para los trabajadores por cuenta propia, la extensión del período de referencia para el cálculo de las pensiones y un mecanismo de equidad intergeneracional”.

El Ejecutivo comunitario señala que “la sostenibilidad fiscal en el medio y largo plazo se verá afectada por el alto nivel de deuda y una situación presupuestaria inicial desfavorable. Los costes derivados del envejecimiento de la población española tendrán un impacto en la sostenibilidad fiscal. En particular, se espera que la atención médica y, en menor medida, los costes de atención a largo plazo aumenten las brechas de sostenibilidad a medio y largo plazo. Esto tendrá lugar en un momento en el que también es necesario abordar los déficits en la atención primaria y las disparidades regionales en el acceso y la calidad de la atención médica. En el caso de las pensiones, se preveía una disminución del gasto con arreglo a la legislación anterior. En este sentido, las reformas de pensiones incluidas en el plan de recuperación deben diseñarse e implementarse cuidadosamente como un paquete consistente para garantizar que contribuyan positivamente a mitigar los riesgos a medio y largo plazo”.

“La revinculación de las pensiones a la inflación aumentará los gastos de pensiones, y es necesaria la introducción de medidas compensatorias que se adoptarán en 2022 en el marco del plan de recuperación para mitigar los riesgos para la sostenibilidad fiscal a largo plazo”, afirma Bruselas.

Sistema tributario. “Va a sufrir una amplia reforma. Como resultado, parece haber margen para mejorar al enfatizar los impuestos que se consideran más propicios para el crecimiento económico y que pueden reducir la gran proporción que los ingresos por impuestos laborales representan en los ingresos totales. Además, España ha estado realizando revisiones del gasto y tiene la intención de continuar haciéndolo en 2022 y más allá con el fin de mejorar la calidad del gasto público. Sin embargo, la asignación de gasto público para impulsar la productividad parece ser baja Esto limita la capacidad de generar efectos positivos en la inversión privada”.

Senda de recuperación. En todo caso, la Comisión Europea afirma que “la economía española sigue en la senda de la recuperación a pesar de las perturbaciones provocadas por la invasión rusa de Ucrania”. Así, “se espera que una actividad turística más dinámica y la implementación del plan de recuperación y resiliencia sostenga el crecimiento económico durante el horizonte de pronóstico, mientras que una respuesta presupuestaria específica podría ayudar a moderar los precios de la energía y mitigar el impacto de la invasión rusa de Ucrania en los hogares vulnerables y en los más sectores económicos expuestos”.

“El comportamiento muy dinámico por el lado de los ingresos está impulsando la recuperación del saldo público”, dice Bruselas: “No obstante, los riesgos son predominantes dado el contexto de gran inestabilidad e incertidumbre global”, si bien añade que “el sector bancario español se ha mantenido resistente durante la pandemia y el nivel de morosidad es moderado”.

La Comisión Europea espera que “la recuperación total de la crisis de la COVID-19 se retrase debido al impacto económico de la agresión militar rusa contra Ucrania. A pesar de la limitada exposición económica directa de la economía española, la actividad puede verse afectada a través de diferentes canales. Según las previsiones económicas de primavera de la Comisión, se prevé que el crecimiento del PIB se ralentice en el primer semestre de 2022 y recupere impulso en el segundo semestre del año, cuando aumente el precio de la energía y se produzcan cuellos de botella en el suministro. para empezar a aliviar. Sin embargo, ambos permanecerán altos durante el período de pronóstico. Por lo tanto, se espera que la recuperación total del nivel del PIB anterior a la pandemia se retrase hasta mediados de 2023”.

Déficit excesivo. La Comisión Europea ha preparado un informe en virtud del artículo 126, apartado 3, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea para 18 Estados miembros por déficit excesivo (Bélgica, Bulgaria, Chequia, Alemania, Estonia, Grecia, España, Francia, Italia, Letonia, Lituania, Hungría, Malta, Austria, Polonia, Eslovenia, Eslovaquia y Finlandia).

El informe concluye que Bélgica, Bulgaria, Chequia, Alemania, Estonia, Grecia, España, Francia, Italia, Letonia, Lituania, Hungría, Malta, Austria, Polonia, Eslovenia y Eslovaquia no cumplen el criterio de déficit –tienen más del 3% del PIB–.

En cuanto a los Estados miembros con un coeficiente de deuda superior al valor de referencia del 60% del PIB, la Comisión considera, “dentro de su evaluación de todos los factores pertinentes, que el cumplimiento del valor de referencia de reducción de la deuda implicaría un esfuerzo presupuestario anticipado demasiado exigente que podría poner en peligro el crecimiento. Por lo tanto, en opinión de la Comisión, el cumplimiento del valor de referencia para la reducción de la deuda no es exigible en las excepcionales condiciones económicas actuales”.

Por tanto, “la Comisión no propone abrir nuevos procedimientos de déficit excesivo en la primavera de 2022. La pandemia de la COVID-19 sigue teniendo un impacto macroeconómico y fiscal extraordinario que, junto con la situación geopolítica actual, crea una incertidumbre excepcional, incluso para diseñar una ruta presupuestaria detallada. Por estos motivos, la Comisión considera que no debe adoptarse una decisión sobre someter a los Estados miembros al procedimiento de déficit excesivo”.

En todo caso, la Comisión “volverá a evaluar la situación presupuestaria de los Estados miembros en otoño de 2022. El seguimiento de la evolución de la deuda y el déficit continuará sobre la base de las previsiones económicas de otoño de 2022 y los proyectos de planes presupuestarios de 2023, que presentarán los Estados miembros de la zona del euro antes del 15 de octubre de 2022. En otoño de 2022, la Comisión volverá a evaluar la pertinencia de proponer la apertura de procedimientos de déficit excesivo”.

Recomendaciones específicas para España. Bruselas pide para 2023 “garantizar una política fiscal prudente, en particular limitando el crecimiento del gasto corriente financiado a nivel nacional por debajo del crecimiento del producto potencial a medio plazo, teniendo en cuenta el apoyo temporal y específico continuado a los hogares y las empresas más vulnerables a las subidas de los precios de la energía y a personas que huyen de Ucrania”.

La Comisión pide “ajustar el gasto actual a la evolución de la situación; ampliar la inversión pública para la transición verde y digital y la seguridad energética haciendo uso de los fondos de recuperación, RePowerEU y otros fondos de la UE”.

Para el período posterior a 2023, el Ejecutivo comunitario pide “seguir una política fiscal destinada a lograr posiciones fiscales prudentes a medio plazo y garantizar una reducción de la deuda creíble y gradual y la sostenibilidad fiscal a medio plazo a través de la consolidación fiscal gradual, la inversión y las reformas”.

La Comisión Europea también pide “proceder a la implementación del plan de recuperación y resiliencia, en línea con los hitos y objetivos” pactados con Bruselas, así como “presentar los documentos de los planes de la política de cohesión 2021-2027 con vistas a finalizar las negociaciones con la Comisión y posteriormente iniciar su implementación”.

La tercera recomendación de Bruselas para por “aumentar las tasas de reciclaje para cumplir los objetivos de la UE y promover la economía circular mejorando la coordinación entre todos los niveles de gobierno y realizando más inversiones para cumplir con las obligaciones de reciclaje y recolección separada de residuos, así como para mejorar la reutilización del agua”.

Por último, Bruselas llama a “reducir la dependencia general de los combustibles fósiles. Acelerar el despliegue de energías renovables, centrándose en las instalaciones descentralizadas y el autoconsumo, simplificando aún más los procedimientos de obtención de permisos y mejorando el acceso a la red. Apoyar la inversión complementaria en almacenamiento, infraestructura de red, electrificación de edificios y transporte e hidrógeno renovable. Ampliar la capacidad de interconexión energética. Aumentar la disponibilidad de viviendas sociales y asequibles energéticamente eficientes mediante su renovación”.

“España está experimentando desequilibrios”, señala la Comisión Europea en su análisis por país correspondiente al Semestre Europeo –mecanismo de gobernanza económica de la UE–, que apunta a “las vulnerabilidades relacionadas con la alta deuda externa, pública y privada, en un contexto de alto desempleo”. El vicepresidente económico de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, ha señalado como principales elementos del análisis de la economía española “la deuda elevada” y “limitar el gasto financiero para mantenerse por debajo del crecimiento”. Así mismo, ha señalado las “reformas para recuperación en el contexto de los planes de recuperación y resiliencia” financiados con los fondos europeos. En relación con las pensiones, Dombrovskis ha señalado que su reforma “está reflejada en un plan que garantice la sostenibilidad fiscal, algo que se evaluará con el plan de recuperación”.

El comisario de Economía, Paolo Gentiloni, ha insistido en que Bruselas evaluará “bien los pasos relativos con las pensiones, durante el proceso de negociación con las autoridades españolas para asegurar la sostenibilidad fiscal a largo plazo, algo que sobre todo se aborda con la cuarta solicitud de desembolso, el próximo año”.

Suspensión de las reglas fiscales un año más

Fue una de las primeras decisiones que tomó Bruselas al principio de la pandemia. La activación de la cláusula de escape para suspender el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que no sólo unos topes de deuda (60% del PIB) y déficit (3% del PIB), sino una senda de cumplimiento muy severa.

Pero con la pandemia, la Comisión Europea decidió dar barra libre al gasto público en 2020, 2021 y 2022, al tiempo que abría el debate para la reforma de las reglas fiscales con vista a arrancar 2023 con un nuevo Pacto de Estabilidad. Pero se cruzó la invasión de Ucrania por parte de Vladímir Putin, el desborde de los precios energéticos, los cuellos de botella por la falta de materiales y el efecto bumerán de las sanciones, sobre todo en el ámbito de la energía, además del incremento de los gastos en defensa.

Todo este cóctel ha llevado a que la Comisión se haya decidido por prorrogar un año más la suspensión de las guerras fiscales, hasta 2024, como dejó entrever en marzo, cuando la guerra acababa de comenzar y ya empezaban a notarse sus efectos sobre las economías europeas. La decisión está previsto que sea ratificada por los 27.

“La activación de la cláusula general de escape del Pacto de Estabilidad y Crecimiento en marzo de 2020 permitió a los Estados miembros reaccionar con rapidez y adoptar medidas de emergencia para mitigar el impacto económico y social de la pandemia. La acción presupuestaria coordinada amortiguó el golpe económico y allanó el camino para una recuperación sólida en 2021”, explica la Comisión Europea.

Bruselas, además, afirma: “Las políticas para mitigar el impacto del aumento de los precios de la energía y apoyar a quienes huyen de la agresión militar de Rusia contra Ucrania contribuirán a una política fiscal expansiva en 2022 para la UE en su conjunto”.

“La naturaleza específica de la conmoción macroeconómica provocada por la invasión rusa de Ucrania, así como sus implicaciones a largo plazo para las necesidades de seguridad energética de la UE, exigen un diseño cuidadoso de la política fiscal en 2023”, prosigue: “La política fiscal debe expandir la inversión pública para las transiciones verde y digital, así como la seguridad energética. La implementación completa y oportuna de los planes de recuperación y resiliencia es clave para lograr mayores niveles de inversión. La política fiscal debe ser prudente en 2023, controlando el crecimiento del gasto corriente primario financiado a nivel nacional, permitiendo al mismo tiempo que funcionen los estabilizadores automáticos y brindando medidas temporales y específicas para mitigar el impacto de la crisis energética y brindar asistencia humanitaria a las personas que huyen de la invasión de Rusia sobre Ucrania”.

Bruselas insiste en que “los planes fiscales para el próximo año deben basarse en trayectorias prudentes de ajuste a medio plazo que reflejen los desafíos de sostenibilidad fiscal asociados con los altos niveles de deuda en relación con el PIB, que han aumentado aún más debido a la pandemia. Además, la política fiscal debe estar preparada para ajustar el gasto corriente a la evolución de la situación”.

De esta manera, “la Comisión considera que se cumplen las condiciones para mantener la cláusula general de escape del Pacto de Estabilidad y Crecimiento en 2023 y desactivarla a partir de 2024. El aumento de la incertidumbre y fuertes riesgos a la baja para las perspectivas económicas en el contexto de la guerra en Ucrania, precio de la energía sin precedentes, los aumentos y las continuas perturbaciones en la cadena de suministro justifican la extensión de la cláusula de escape general hasta 2023. La activación continua de la cláusula de escape general en 2023 proporcionará el espacio para que la política fiscal nacional reaccione con rapidez cuando sea necesario, al tiempo que garantiza una transición de la cláusula de escape general hacia un enfoque cada vez mayor en medidas temporales y específicas y la prudencia fiscal requerida para garantizar la sostenibilidad a mediano plazo”.

La Comisión anuncia que “proporcionará orientaciones sobre posibles cambios en el marco de gobernanza económica después de las vacaciones de verano y a tiempo para 2023”.

La propuesta llega después de que la Comisión Europea rebajase su previsión de crecimiento para la eurozona en más de un punto por el impacto de la guerra, dejándola en el 2,7% para 2022, y con una inflación del 6,1%. En los datos relativos a España, las previsiones de Bruselas pasan el 5,6% previsto el 10 de febrero, al 4% del PIB anunciado ahora por el impacto de la guerra desatada en Ucrania tras la invasión rusa del país. Bruselas también recorta un punto sus pronósticos para 2023 para España, y pasa del 4,4% al 3,4%, lo que hace que se retrase alcanzar los niveles previos a la pandemia hasta el tercer trimestre de 2023.