La portada de mañana
Acceder
El rey emérito se blinda de pagar impuestos con su residencia fiscal en Abu Dabi
Investigación - Tres años sin noticias de la mitad oculta del archivo de Villarejo
Opinión - 'El machismo y sus burlas, herencia española', por Rosa María Artal

Biden y la UE exhiben su unidad ante Rusia

Andrés Gil

Corresponsal en Bruselas —

0

“Unidad”. Es la palabra más repetida en Bruselas, en Washington y en las capitales europeas. La Unión Europea no está en la habitación donde se reúnen Rusia y Estados Unidos. Pero la UE, los principales países europeos y Estados Unidos se esfuerzan por visibilizar la coordinación, colaboración y unidad frente a la acumulación de fuerzas militares rusas en la frontera con Ucrania.

Una unidad que está en cuestión por la diferente percepción del problema que tienen los países del Este en comparación con los del Oeste, o la propia Alemania, que tiene pendiente un gasoducto por el Báltico –Nord Stream 2– con Rusia en plena crisis energética. “Las medidas estarán listas si llega el momento”, ha dicho Borrell, “pero ahora es el momento de la diplomacia. EEUU y la OTAN están redactando la respuesta a Rusia, en colaboración con nosotros. En contra de lo que se dice, la UE está en todos los procesos [aunque Rusia la esté excluyendo de la mesa con EEUU]”.

Una señal de esa unidad de acción entre Washington y la UE ha sido la participación del secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, en la reunión de los ministros europeos. Pero, sobre todo, la conversación de este lunes por la noche entre el presidente de EEUU, Joe Biden, y los presidentes de la Comisión Europea y Consejo Europeo, Ursula von der Leyen y Charles Michel, además de líderes europeos, como el francés Emmanuel Macron, el alemán Olaf Scholz, el italiano Mario Draghi, el polaco Andrzej Duda, el británico Boris Johnson y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Una reunión a la que no ha sido convocado el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha justificado este martes en la Cadena SER la ausencia de Sánchez: “El presidente mantiene una coordinación permanente con Estados Unidos. España sigue evolución de los acontecimientos como un socio importante. La diplomacia se manifiesta en videoconferencias, pero mucho más en aquellas actuaciones que no tienen salida a la luz pública”.

“Esfuerzos conjuntos”

“He hablado con líderes europeos para responder a la presencia militar de Rusia en las fronteras de Ucrania”, ha dicho el presidente de EEUU: “Hemos hablado de nuestros esfuerzos conjuntos para disuadir una mayor agresión rusa: los preparativos para imponer severos costes económicos a Rusia y reforzar la seguridad en el flanco oriental”.

Según fuentes comunitarias, los líderes han “reafirmado la necesidad de apoyar la economía de Ucrania”, y han reiterado “la necesidad urgente de que Rusia reduzca las tensiones causadas por la acumulación de fuerzas militares en la frontera con Ucrania, así como la retórica agresiva”.

Las fuentes afirman que “los líderes acordaron continuar el diálogo con Rusia en diferentes vías (formato de OSCE, OTAN, Normandía…) y que los principios básicos de la seguridad europea no están sujetos a renegociación”. Al mismo tiempo, explican las fuentes, “los líderes continuarán coordinando con los aliados y socios transatlánticos, trabajando con y a través de la UE, la OTAN y la OSCE, y hablaron de los esfuerzos conjuntos para disuadir una agresión rusa contra Ucrania, como son los preparativos para imponer respuestas y costes económicos severos a Rusia por cualquier agresión militar adicional, en coordinación con los socios”.

“EEUU está redactando la respuesta a Rusia”, ha dicho el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, tras la reunión de ministros de Exteriores de la UE de este lunes en Bruselas: “Hemos debatido los términos de la respuesta. Estamos al tanto, nos consultan. Una vez se envía por escrito, los rusos estudiarán las respuestas, que no puedo anticipar. EEUU y la UE vamos a trabajar en estrecha cooperación con nuestros socios. No hemos estado ausentes en las reuniones con Rusia, porque antes y después nos hemos reunido con EEUU. Siempre nos hemos coordinado”.

Borrell también ha explicado que la UE tiene “avanzadas las medidas [fundamentalmente sanciones]” contra Rusia si ataca Ucrania. Y que esta respuesta será rápida y coordinada con el resto de socios, en referencia a EEUU, Canadá, Reino Unido y la OTAN, y fruto de la unidad interna.

El ministro de Exteriores español, José Manuel Albares, también ha querido insistir “en la unidad europea” en la respuesta a la crisis, además de afirmar que “los países de la UE están en la posición de no evacuar” al personal europeo de Ucrania.

“No se puede hacer disuasión dando detalles, pero sí le puedo informar de que las sanciones serán masivas” en el caso de un ataque ruso a Ucrania, ha explicado Albares: “Es el momento de la diplomacia, conocemos las sanciones, no vamos a ciegas, y hay un acuerdo total. Ahora tocan las cuatro D: diplomacia, distensión, desescalada y disuasión”.

Albares ha querido destacar “el hecho de que Tony [sic] Blinken se conecte durante más de una hora con nosotros es un síntoma de unidad”.

Soldados en alerta

En los últimos días, varios miembros de la OTAN, como España, han hecho anuncios sobre despliegues actuales o futuros. Así, “Dinamarca enviará una fragata al Mar Báltico y desplegará cuatro aviones de combate F-16 en Lituania en apoyo de la misión de vigilancia aérea de larga data de la OTAN en la región”, explica la OTAN, que añade: “España está enviando barcos para unirse a las fuerzas navales de la OTAN y está sopesando enviar aviones de combate a Bulgaria. Francia ha expresado su disposición a enviar tropas a Rumanía bajo el mando de la OTAN. Los Países Bajos enviarán dos aviones de combate F-35 a Bulgaria a partir de abril para apoyar las actividades de vigilancia aérea de la OTAN en la región, y pondrán un barco y unidades terrestres en espera para la Fuerza de Respuesta de la OTAN”.

“Estados Unidos también ha dejado claro que está considerando aumentar su presencia militar en la parte este de la Alianza”, concluye un comunicado de la OTAN.

El Pentágono ha dicho este lunes que el secretario de Defensa, Lloyd Austin, ha puesto hasta 8.500 soldados en alerta, listos para desplegarse.

“Sin dramatizar”

“No hay que dramatizar”. Así se ha manifestado el jefe de la diplomacia, Josep Borrell, sobre la retirada de personal de la UE de Ucrania, cosa que han comenzado a hacer Estados Unidos y Reino Unido, y si ésta anticipa un ataque inminente en Rusia: “El secretario [de Estado de EEUU, Antony] Blinken nos explicará las razones de este anuncio. No vamos a hacer lo mismo porque no tenemos ninguna razón específica. No creo que tengamos que dramatizar, en tanto que las negociaciones se están produciendo. No creo que tengamos que dejar Ucrania, pero tal vez el secretario tenga más información. Él la compartirá con nosotros”.

¿El personal de la UE y sus familias permanecerán en Ucrania? “Por ahora, sí”, ha respondido Borrell a su llegada al consejo de ministros de Exteriores de la UE en Bruselas, a la que asiste por videoconferencia el secretario de Estado Blinken: “No hay ninguna decisión al respecto. El secretario Blinken nos dará la información que justifica ese movimiento”.

Los ministros de Exteriores de los 27 Gobiernos de la UE han aprobado este lunes conclusiones sobre la situación de la seguridad en Europa, en el que condenan “las continuas acciones agresivas y amenazas de Rusia contra Ucrania”, y piden a Rusia que “reduzca la tensión, respete el derecho internacional y participe de manera constructiva en el diálogo a través de los mecanismos internacionales establecidos. Cualquier nueva agresión militar de Rusia contra Ucrania tendrá consecuencias graves y costes elevados”.

“Unidad”. Es la palabra más repetida en Bruselas, en Washington y en las capitales europeas. La Unión Europea no está en la habitación donde se reúnen Rusia y Estados Unidos. Pero la UE, los principales países europeos y Estados Unidos se esfuerzan por visibilizar la coordinación, colaboración y unidad frente a la acumulación de fuerzas militares rusas en la frontera con Ucrania.

Una unidad que está en cuestión por la diferente percepción del problema que tienen los países del Este en comparación con los del Oeste, o la propia Alemania, que tiene pendiente un gasoducto por el Báltico –Nord Stream 2– con Rusia en plena crisis energética. “Las medidas estarán listas si llega el momento”, ha dicho Borrell, “pero ahora es el momento de la diplomacia. EEUU y la OTAN están redactando la respuesta a Rusia, en colaboración con nosotros. En contra de lo que se dice, la UE está en todos los procesos [aunque Rusia la esté excluyendo de la mesa con EEUU]”.

Una señal de esa unidad de acción entre Washington y la UE ha sido la participación del secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, en la reunión de los ministros europeos. Pero, sobre todo, la conversación de este lunes por la noche entre el presidente de EEUU, Joe Biden, y los presidentes de la Comisión Europea y Consejo Europeo, Ursula von der Leyen y Charles Michel, además de líderes europeos, como el francés Emmanuel Macron, el alemán Olaf Scholz, el italiano Mario Draghi, el polaco Andrzej Duda, el británico Boris Johnson y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Una reunión a la que no ha sido convocado el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha justificado este martes en la Cadena SER la ausencia de Sánchez: “El presidente mantiene una coordinación permanente con Estados Unidos. España sigue evolución de los acontecimientos como un socio importante. La diplomacia se manifiesta en videoconferencias, pero mucho más en aquellas actuaciones que no tienen salida a la luz pública”.

“Esfuerzos conjuntos”

“He hablado con líderes europeos para responder a la presencia militar de Rusia en las fronteras de Ucrania”, ha dicho el presidente de EEUU: “Hemos hablado de nuestros esfuerzos conjuntos para disuadir una mayor agresión rusa: los preparativos para imponer severos costes económicos a Rusia y reforzar la seguridad en el flanco oriental”.

Según fuentes comunitarias, los líderes han “reafirmado la necesidad de apoyar la economía de Ucrania”, y han reiterado “la necesidad urgente de que Rusia reduzca las tensiones causadas por la acumulación de fuerzas militares en la frontera con Ucrania, así como la retórica agresiva”.

Las fuentes afirman que “los líderes acordaron continuar el diálogo con Rusia en diferentes vías (formato de OSCE, OTAN, Normandía…) y que los principios básicos de la seguridad europea no están sujetos a renegociación”. Al mismo tiempo, explican las fuentes, “los líderes continuarán coordinando con los aliados y socios transatlánticos, trabajando con y a través de la UE, la OTAN y la OSCE, y hablaron de los esfuerzos conjuntos para disuadir una agresión rusa contra Ucrania, como son los preparativos para imponer respuestas y costes económicos severos a Rusia por cualquier agresión militar adicional, en coordinación con los socios”.

“EEUU está redactando la respuesta a Rusia”, ha dicho el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, tras la reunión de ministros de Exteriores de la UE de este lunes en Bruselas: “Hemos debatido los términos de la respuesta. Estamos al tanto, nos consultan. Una vez se envía por escrito, los rusos estudiarán las respuestas, que no puedo anticipar. EEUU y la UE vamos a trabajar en estrecha cooperación con nuestros socios. No hemos estado ausentes en las reuniones con Rusia, porque antes y después nos hemos reunido con EEUU. Siempre nos hemos coordinado”.

Borrell también ha explicado que la UE tiene “avanzadas las medidas [fundamentalmente sanciones]” contra Rusia si ataca Ucrania. Y que esta respuesta será rápida y coordinada con el resto de socios, en referencia a EEUU, Canadá, Reino Unido y la OTAN, y fruto de la unidad interna.

El ministro de Exteriores español, José Manuel Albares, también ha querido insistir “en la unidad europea” en la respuesta a la crisis, además de afirmar que “los países de la UE están en la posición de no evacuar” al personal europeo de Ucrania.

“No se puede hacer disuasión dando detalles, pero sí le puedo informar de que las sanciones serán masivas” en el caso de un ataque ruso a Ucrania, ha explicado Albares: “Es el momento de la diplomacia, conocemos las sanciones, no vamos a ciegas, y hay un acuerdo total. Ahora tocan las cuatro D: diplomacia, distensión, desescalada y disuasión”.

Albares ha querido destacar “el hecho de que Tony [sic] Blinken se conecte durante más de una hora con nosotros es un síntoma de unidad”.

Soldados en alerta

En los últimos días, varios miembros de la OTAN, como España, han hecho anuncios sobre despliegues actuales o futuros. Así, “Dinamarca enviará una fragata al Mar Báltico y desplegará cuatro aviones de combate F-16 en Lituania en apoyo de la misión de vigilancia aérea de larga data de la OTAN en la región”, explica la OTAN, que añade: “España está enviando barcos para unirse a las fuerzas navales de la OTAN y está sopesando enviar aviones de combate a Bulgaria. Francia ha expresado su disposición a enviar tropas a Rumanía bajo el mando de la OTAN. Los Países Bajos enviarán dos aviones de combate F-35 a Bulgaria a partir de abril para apoyar las actividades de vigilancia aérea de la OTAN en la región, y pondrán un barco y unidades terrestres en espera para la Fuerza de Respuesta de la OTAN”.

“Estados Unidos también ha dejado claro que está considerando aumentar su presencia militar en la parte este de la Alianza”, concluye un comunicado de la OTAN.

El Pentágono ha dicho este lunes que el secretario de Defensa, Lloyd Austin, ha puesto hasta 8.500 soldados en alerta, listos para desplegarse.

“Sin dramatizar”

“No hay que dramatizar”. Así se ha manifestado el jefe de la diplomacia, Josep Borrell, sobre la retirada de personal de la UE de Ucrania, cosa que han comenzado a hacer Estados Unidos y Reino Unido, y si ésta anticipa un ataque inminente en Rusia: “El secretario [de Estado de EEUU, Antony] Blinken nos explicará las razones de este anuncio. No vamos a hacer lo mismo porque no tenemos ninguna razón específica. No creo que tengamos que dramatizar, en tanto que las negociaciones se están produciendo. No creo que tengamos que dejar Ucrania, pero tal vez el secretario tenga más información. Él la compartirá con nosotros”.

¿El personal de la UE y sus familias permanecerán en Ucrania? “Por ahora, sí”, ha respondido Borrell a su llegada al consejo de ministros de Exteriores de la UE en Bruselas, a la que asiste por videoconferencia el secretario de Estado Blinken: “No hay ninguna decisión al respecto. El secretario Blinken nos dará la información que justifica ese movimiento”.

Los ministros de Exteriores de los 27 Gobiernos de la UE han aprobado este lunes conclusiones sobre la situación de la seguridad en Europa, en el que condenan “las continuas acciones agresivas y amenazas de Rusia contra Ucrania”, y piden a Rusia que “reduzca la tensión, respete el derecho internacional y participe de manera constructiva en el diálogo a través de los mecanismos internacionales establecidos. Cualquier nueva agresión militar de Rusia contra Ucrania tendrá consecuencias graves y costes elevados”.

“Unidad”. Es la palabra más repetida en Bruselas, en Washington y en las capitales europeas. La Unión Europea no está en la habitación donde se reúnen Rusia y Estados Unidos. Pero la UE, los principales países europeos y Estados Unidos se esfuerzan por visibilizar la coordinación, colaboración y unidad frente a la acumulación de fuerzas militares rusas en la frontera con Ucrania.

Una unidad que está en cuestión por la diferente percepción del problema que tienen los países del Este en comparación con los del Oeste, o la propia Alemania, que tiene pendiente un gasoducto por el Báltico –Nord Stream 2– con Rusia en plena crisis energética. “Las medidas estarán listas si llega el momento”, ha dicho Borrell, “pero ahora es el momento de la diplomacia. EEUU y la OTAN están redactando la respuesta a Rusia, en colaboración con nosotros. En contra de lo que se dice, la UE está en todos los procesos [aunque Rusia la esté excluyendo de la mesa con EEUU]”.