Los médicos especialistas desconvocan la huelga tras alcanzar un acuerdo con la Comunidad de Madrid

David Noriega

0

Tras una reunión de cuatro horas los médicos especialistas de la Comunidad de Madrid que habían secundado la huelga indefinida contra la temporalidad en el Servicio madrileño de salud (Sermas) han decidido que se desconvoque. La decisión ha llegado tras diez días de paro y después de dos reuniones entre los representantes de la Consejería de Sanidad y el Comité de Huelga, que se han celebrado este miércoles y este jueves. En esos encuentros, el sindicato Amyts ha arrancado el compromiso de que “a partir de ahora, la provisión de médicos y facultativos va a pasar a ser por concurso de méritos”. Además, según indican, la administración se ha comprometido a ofertar entre 2.500 y 3.120 plazas entre diversos procesos por concurso de méritos para facultativos de larga duración y otras 410 plazas para urgencias.

Según ha explicado la secretaria general de Amyts, Ángela Hernández en un comunicado, es “un hito” que llevan “pidiendo desde hace muchísimo tiempo”. Este compromiso “ha venido acompañado por un esfuerzo importante por parte de la consejería para aumentar el número de facultativos que van a un concurso de méritos, así como la reactivación de un grupo de trabajo orientado a que por fin vuelvan a tener traslados”, algo que no ocurría en la Comunidad desde 2001, ha explicado.

“Nos encontramos en el décimo día de una huelga indefinida a lo que no debería haberse llegado”, ha matizado Hernández, que ha considerado que los médicos y facultativos merecían “una respuesta adecuada a la situación de temporalidad que llevan arrastrando desde hace décadas”. “La falta de escucha de la Comunidad de Madrid llevó a una situación en la que la huelga era el único camino” pero ahora, estiman que “sabiendo que la Consejería va a hacer todo lo que esté en su mano por cumplir los acuerdos alcanzados y que todas esas plazas adicionales que se han logrado para urgencias hospitalarias” y la promesa de que “para todos los procesos de reposición del 2022, 2023 y en adelante se van a realizar por concurso de méritos”, creen que “lo razonable es llegar a este acuerdo”.

El sindicato Amyts, presente en la mesa sectorial se ha comprometido a estar “muy atentos” al cumplimiento de estos acuerdos con la Consejería.

Según datos de la propia consejería de Sanidad, en la región trabajan 11.970 médicos. De ellos, 6.215 lo hacen como interinos o con contratos temporales. Es decir, más del 50% sufren de temporalidad, una tasa que supera el 80% en el caso de los médicos de urgencias. Bruselas reclama que, como mucho, sean temporales el 8% de los profesionales. La Comunidad de Madrid se había comprometido en los últimos días a alcanzar un 83% de fijeza, con 32.000 plazas estabilizadas entre los procesos en curso y otras 9.577 plazas, que ha ofrecido en la última semana y de la que solo 1.200 corresponderían a los profesionales en huelga.

El problema está en cómo quiere la Comunidad estabilizar esas plazas. El sindicato mayoritario Amyts, que había convocado la huelga, la Plataforma de Médicos y Facultativos no fijos en Madrid-MUD, que agrupa a más de 1.500 médicos, y SomosUrgencias, reclamaba que se hiciese conforme a la ley 20/2021, aprobada en diciembre. Esta norma estatal contra la temporalidad permite a los médicos que llevan desde antes de 2016 con un contrato temporal en un puesto estructural acceder a un concurso de méritos. Para aquellos en esta situación desde 2016 y hasta 2020, contempla un concurso-oposición con un examen no eliminatorio.

De otra forma, estos profesionales que llevan años especializándose en áreas concretas deberían preparar un examen genérico eliminatorio y tipo test de 150 preguntas sobre temas que no aplican en su día a día.

El problema radicaba en las 4.726 plazas que la Consejería de Sanidad había convocado unos días antes de aprobarse la ley estatal, pero cuando ya se conocía el contenido. Desde la Comunidad se acogían a esta Oferta de Empleo Público para no cumplir con la nueva ley, asegurando que sería ilegal desconvocarlas. Pese a ellos, la semana pasada negociaron con la mesa sectorial, y no con el comité de huelga, convocar 1.200 plazas para facultativos por la vía que reclaman los profesionales sanitarios. Eran 200 más de las que les habían ofrecido una semana antes, cuando todavía no se había iniciado la huelga, y un número a su juicio “insuficiente”. Con la ampliación de este jueves, a entre 2.500 y 3.120 plazas, “pese a que la cifra concreta aún está por definir”, los médicos en asamblea han decidido parar la huelga.

Tras una reunión de cuatro horas los médicos especialistas de la Comunidad de Madrid que habían secundado la huelga indefinida contra la temporalidad en el Servicio madrileño de salud (Sermas) han decidido que se desconvoque. La decisión ha llegado tras diez días de paro y después de dos reuniones entre los representantes de la Consejería de Sanidad y el Comité de Huelga, que se han celebrado este miércoles y este jueves. En esos encuentros, el sindicato Amyts ha arrancado el compromiso de que “a partir de ahora, la provisión de médicos y facultativos va a pasar a ser por concurso de méritos”. Además, según indican, la administración se ha comprometido a ofertar entre 2.500 y 3.120 plazas entre diversos procesos por concurso de méritos para facultativos de larga duración y otras 410 plazas para urgencias.

Según ha explicado la secretaria general de Amyts, Ángela Hernández en un comunicado, es “un hito” que llevan “pidiendo desde hace muchísimo tiempo”. Este compromiso “ha venido acompañado por un esfuerzo importante por parte de la consejería para aumentar el número de facultativos que van a un concurso de méritos, así como la reactivación de un grupo de trabajo orientado a que por fin vuelvan a tener traslados”, algo que no ocurría en la Comunidad desde 2001, ha explicado.

“Nos encontramos en el décimo día de una huelga indefinida a lo que no debería haberse llegado”, ha matizado Hernández, que ha considerado que los médicos y facultativos merecían “una respuesta adecuada a la situación de temporalidad que llevan arrastrando desde hace décadas”. “La falta de escucha de la Comunidad de Madrid llevó a una situación en la que la huelga era el único camino” pero ahora, estiman que “sabiendo que la Consejería va a hacer todo lo que esté en su mano por cumplir los acuerdos alcanzados y que todas esas plazas adicionales que se han logrado para urgencias hospitalarias” y la promesa de que “para todos los procesos de reposición del 2022, 2023 y en adelante se van a realizar por concurso de méritos”, creen que “lo razonable es llegar a este acuerdo”.

El sindicato Amyts, presente en la mesa sectorial se ha comprometido a estar “muy atentos” al cumplimiento de estos acuerdos con la Consejería.

Según datos de la propia consejería de Sanidad, en la región trabajan 11.970 médicos. De ellos, 6.215 lo hacen como interinos o con contratos temporales. Es decir, más del 50% sufren de temporalidad, una tasa que supera el 80% en el caso de los médicos de urgencias. Bruselas reclama que, como mucho, sean temporales el 8% de los profesionales. La Comunidad de Madrid se había comprometido en los últimos días a alcanzar un 83% de fijeza, con 32.000 plazas estabilizadas entre los procesos en curso y otras 9.577 plazas, que ha ofrecido en la última semana y de la que solo 1.200 corresponderían a los profesionales en huelga.

El problema está en cómo quiere la Comunidad estabilizar esas plazas. El sindicato mayoritario Amyts, que había convocado la huelga, la Plataforma de Médicos y Facultativos no fijos en Madrid-MUD, que agrupa a más de 1.500 médicos, y SomosUrgencias, reclamaba que se hiciese conforme a la ley 20/2021, aprobada en diciembre. Esta norma estatal contra la temporalidad permite a los médicos que llevan desde antes de 2016 con un contrato temporal en un puesto estructural acceder a un concurso de méritos. Para aquellos en esta situación desde 2016 y hasta 2020, contempla un concurso-oposición con un examen no eliminatorio.

De otra forma, estos profesionales que llevan años especializándose en áreas concretas deberían preparar un examen genérico eliminatorio y tipo test de 150 preguntas sobre temas que no aplican en su día a día.

El problema radicaba en las 4.726 plazas que la Consejería de Sanidad había convocado unos días antes de aprobarse la ley estatal, pero cuando ya se conocía el contenido. Desde la Comunidad se acogían a esta Oferta de Empleo Público para no cumplir con la nueva ley, asegurando que sería ilegal desconvocarlas. Pese a ellos, la semana pasada negociaron con la mesa sectorial, y no con el comité de huelga, convocar 1.200 plazas para facultativos por la vía que reclaman los profesionales sanitarios. Eran 200 más de las que les habían ofrecido una semana antes, cuando todavía no se había iniciado la huelga, y un número a su juicio “insuficiente”. Con la ampliación de este jueves, a entre 2.500 y 3.120 plazas, “pese a que la cifra concreta aún está por definir”, los médicos en asamblea han decidido parar la huelga.

Tras una reunión de cuatro horas los médicos especialistas de la Comunidad de Madrid que habían secundado la huelga indefinida contra la temporalidad en el Servicio madrileño de salud (Sermas) han decidido que se desconvoque. La decisión ha llegado tras diez días de paro y después de dos reuniones entre los representantes de la Consejería de Sanidad y el Comité de Huelga, que se han celebrado este miércoles y este jueves. En esos encuentros, el sindicato Amyts ha arrancado el compromiso de que “a partir de ahora, la provisión de médicos y facultativos va a pasar a ser por concurso de méritos”. Además, según indican, la administración se ha comprometido a ofertar entre 2.500 y 3.120 plazas entre diversos procesos por concurso de méritos para facultativos de larga duración y otras 410 plazas para urgencias.

Según ha explicado la secretaria general de Amyts, Ángela Hernández en un comunicado, es “un hito” que llevan “pidiendo desde hace muchísimo tiempo”. Este compromiso “ha venido acompañado por un esfuerzo importante por parte de la consejería para aumentar el número de facultativos que van a un concurso de méritos, así como la reactivación de un grupo de trabajo orientado a que por fin vuelvan a tener traslados”, algo que no ocurría en la Comunidad desde 2001, ha explicado.