La portada de mañana
Acceder
ENCUESTA | El 60% de los españoles no confía en los jueces
Así funciona el plan de Israel para anexionarse la Cisjordania ocupada
OPINIÓN | 'Carajal', por Antón Losada

El Ministerio de Defensa privatiza por 75 años el edificio del hospital militar de Chamberí y se lo entrega al Grupo Quirón

Diego Casado

Madrid —

0

Nueva privatización durante décadas en Madrid, esta vez proveniente del Ministerio de Defensa. El departamento que dirige la socialista Margarita Robles acaba de entregar por los próximos 75 años un edificio hospitalario de más de 24.000 metros cuadrados situado en el distrito de Chamberí, muy cerca del intercambiador de Moncloa.

El complejo fue construido en 1950 bajo el nombre de Hospital del Generalísimo Franco y tenía uso militar hasta su cierre en el año 2001. Desde entonces permanecía cerrado, con sus puertas y ventanas tapiadas. Así que Defensa decidió convocar un concurso el otoño pasado para la explotación de las instalaciones el pasado mes de noviembre, según los documentos a los que ha tenido acceso este periódico. El proceso se cerró el 24 de enero con la adjudicación de este lugar a la única licitadora, la Fundación Jiménez Díaz, dependiente del Grupo Quirón.

La cesión tiene lugar por 75 años, el máximo que permite la legislación, a cambio de un canon de 180 millones de euros, que será abonado de forma periódica por la Jiménez Díaz, repartido en cuotas anuales durante todo el periodo de concesión.

El edificio es una enorme construcción anexa a dependencias del Ministerio de Defensa, de ocho alturas, en forma de H y que lleva cerrada durante más de dos décadas. Actualmente su puerta principal, situada en la calle Joaquín María López, es de difícil acceso por la vegetación, que ha desbordado sus jardines y se ha expandido por toda la explanada de entrada al inmueble.

Entre las obligaciones que recoge la concesión, el Grupo Quirón deberá construir un aparcamiento de casi 10.000 metros cuadrados en la parcela. Los pliegos del concurso no fijan el número de plazas con las que deberá contar el parking pero sí que se distribuirán en tres sótanos. Cálculos municipales previos invitan a pensar que el número de estacionamientos rondará los 250. Un tercio de estas plazas, situadas en el tercer sótano, “quedarán a disposición del Ministerio de Defensa”, según la misma documentación. El aparcamiento deberá estar operativo, como muy tarde, al tercer año de la concesión. Es decir, a lo largo del año 2026.

El departamento de Robles no permitirá al concesionario hacer obras de modificación estructural en el complejo situado en el número 61 de la calle Joaquín María López sin la autorización previa del Ministerio de Defensa, por lo que de momento la cesión no implicará más obras que las propiamente operativas del edificio, para adaptarlo a las nuevas funciones que establezca la empresa explotadora.

Con esta concesión, la Fundación Jiménez Díaz amplía su radio de acción desde su hospital privado situado en la glorieta de Cristo Rey, a escasos 200 metros del edificio de Defensa y donde mantiene un hospital privado y otro concertado con la administración pública, que es el de referencia para los habitantes de esta zona de Madrid y también parte del distrito Centro. La Jiménez Díaz pertenece al Grupo Hospitalario Quirón, una empresa con 19 hospitales y centros médicos en toda la región.

Este periódico ha preguntado a Defensa por los motivos de esta decisión y si estudió otras alternativas, pero fuentes del Ministerio se han limitado a derivar las explicaciones a la empresa concesionaria.

Un plan especial fallido y abandono institucional

La cesión de Defensa es el segundo movimiento inmobiliario relevante en estos terrenos desde que en el año 2010 el Ayuntamiento de Madrid intentara llevar a cabo un plan especial para aumentar la superficie de este complejo y construir un parque del doble de tamaño que se prevé en la actualidad.

Entonces, Gallardón pactó con el Ministerio la cesión de una parcela de casi 2.000 metros cuadrados situada en Hilarión Eslava, con el objetivo de convertirla en una zona verde de uso público. Iba a hacerlo a cambio de un aumento de edificabilidad en los terrenos y un aparcamiento más grande, pero las denuncias vecinales contra la operación echaron al traste este incremento de superficie y la cesión del futuro parque.

El uso del antiguo hospital militar ya se trató en el Pleno de Chamberí del pasado mes de febrero. En él los grupos políticos pidieron negociar con Defensa para que fuera convertido en dotaciones para el distrito, pero el concejal presidente, González-Taboada, descartó hacerlo y explicó que el complejo se asienta sobre unos terrenos cedidos por una familia con la condición de que continuara teniendo un destino hospitalario. Entonces no había trascendido aún el resultado de la licitación, que estará a cargo de la Fundación Jiménez Díaz hasta el año 2099.

Otras privatizaciones en Madrid a 75 años

La operación del Ministerio de Defensa, dirigido por el PSOE, imita otras llevadas a cabo por administraciones del PP en la región, que privatizan terrenos o la gestión de diferentes servicios, edificios o terrenos hasta el máximo que permite la ley. Es lo que ha ocurrido, por ejemplo, con la Comunidad de Madrid, que entrega parcelas públicas a la educación privada también durante 75 años para la construcción de centros escolares, en algunos casos donde todavía no han llegado los centros públicos.

El Ayuntamiento de Madrid, dirigido por Almeida, es uno de los que más ha cultivado este modelo otorgando concesiones durante décadas a clubes de fútbol (al Real Madrid le cede unos aparcamientos municipales por 45 años, al Atlético varias parcelas por 75 años), parcelas gratis a la iglesia (van cuatro, de momento), y varios polideportivos públicos que serán explotados por privados en toda la ciudad. La mayoría de estas privatizaciones fueron criticadas por el PSOE local y regional.