Discapacidad: ¿Cuál es el impuesto por comprar una vivienda?

La compra de una nueva vivienda conlleva el pago de un determinado impuesto establecido por ley. Sin embargo, las personas que acrediten un grado de discapacidad igual o superior al 33% pueden acceder a diferentes ayudas en el ámbito de la adquisición de una nueva propiedad. Además, también tendrán derecho a una serie de beneficios para la adaptación de la vivienda a sus necesidades.

Singapur defiende la ejecución de un preso con discapacidad intelectual

Saber más

Las personas que cuenta con un grado de discapacidad reconocido del 33% pueden acceder a una serie de beneficios y ventajas fiscales, tal y como recoge la normativa actual. Con una discapacidad inferior no será posible acceder a este tipo de beneficios. Además, hay que tener en cuenta que el grado mínimo de discapacidad para acceder a la jubilación anticipada por discapacidad es del 45%.

En este sentido, una de las ayudas contempladas por el Gobierno de España está destinada a la adquisición de viviendas de protección civil, que consiste en una ayuda económica para el pago de la entrada del inmueble; así como la subvención de los intereses del préstamo solicitado para su adquisición. Igualmente, también es posible acceder a diferentes ayudas para la adaptación de la vivienda.

Impuesto por la compra de vivienda de personas con discapacidad

En la operación compraventa de una vivienda es necesario tener en cuenta los impuestos a pagar. En este sentido, el impuesto más importante es el IV, que en este año 2022 asciende al 10%. En el caso de una vivienda con un precio de 100.000 euros, dicho impuesto es de 10.000 euros. Además, en el caso de una vivienda pública el IVA puede ser del 4%, aunque varía en base a la Comunidad Autónoma (CCAA) y el tipo de vivienda social en cuestión.

Además del IVA, también se debe añadir un segundo impuesto, conocido como Actos Jurídicos Documentados (IAJD). Este impuesto lo sigue comprando el comprador y su importe depende de cada comunidad autónoma en cuestión.

Sin embargo, en caso de viviendas usadas, el tributo más relevante es el Impuesto sobre las Transmisiones Patrimoniales (ITP). Para esta situación, la cuantía se basa en el porcentaje que se aplica respecto al precio escriturado y la comunidad autónomo en la que se encuentre la vivienda. Normalmente, se aplica un porcentaje entre el 6% y el 10%.

Desde 'Idealista' explican que para las familias numerosas, VPO, personas con discapacidad y jóvenes se suelen aplicar unos impuestos más reducidos. Dependiendo de cada comunidad autónoma, pueden variar los impuestos a pagar y las ayudas a recibir en la compra de una vivienda, especialmente en el caso de las personas con discapacidad.

La compra de una nueva vivienda conlleva el pago de un determinado impuesto establecido por ley. Sin embargo, las personas que acrediten un grado de discapacidad igual o superior al 33% pueden acceder a diferentes ayudas en el ámbito de la adquisición de una nueva propiedad. Además, también tendrán derecho a una serie de beneficios para la adaptación de la vivienda a sus necesidades.

Singapur defiende la ejecución de un preso con discapacidad intelectual

Saber más

Las personas que cuenta con un grado de discapacidad reconocido del 33% pueden acceder a una serie de beneficios y ventajas fiscales, tal y como recoge la normativa actual. Con una discapacidad inferior no será posible acceder a este tipo de beneficios. Además, hay que tener en cuenta que el grado mínimo de discapacidad para acceder a la jubilación anticipada por discapacidad es del 45%.

En este sentido, una de las ayudas contempladas por el Gobierno de España está destinada a la adquisición de viviendas de protección civil, que consiste en una ayuda económica para el pago de la entrada del inmueble; así como la subvención de los intereses del préstamo solicitado para su adquisición. Igualmente, también es posible acceder a diferentes ayudas para la adaptación de la vivienda.

Impuesto por la compra de vivienda de personas con discapacidad

En la operación compraventa de una vivienda es necesario tener en cuenta los impuestos a pagar. En este sentido, el impuesto más importante es el IV, que en este año 2022 asciende al 10%. En el caso de una vivienda con un precio de 100.000 euros, dicho impuesto es de 10.000 euros. Además, en el caso de una vivienda pública el IVA puede ser del 4%, aunque varía en base a la Comunidad Autónoma (CCAA) y el tipo de vivienda social en cuestión.

Además del IVA, también se debe añadir un segundo impuesto, conocido como Actos Jurídicos Documentados (IAJD). Este impuesto lo sigue comprando el comprador y su importe depende de cada comunidad autónoma en cuestión.

Sin embargo, en caso de viviendas usadas, el tributo más relevante es el Impuesto sobre las Transmisiones Patrimoniales (ITP). Para esta situación, la cuantía se basa en el porcentaje que se aplica respecto al precio escriturado y la comunidad autónomo en la que se encuentre la vivienda. Normalmente, se aplica un porcentaje entre el 6% y el 10%.

Desde 'Idealista' explican que para las familias numerosas, VPO, personas con discapacidad y jóvenes se suelen aplicar unos impuestos más reducidos. Dependiendo de cada comunidad autónoma, pueden variar los impuestos a pagar y las ayudas a recibir en la compra de una vivienda, especialmente en el caso de las personas con discapacidad.

La compra de una nueva vivienda conlleva el pago de un determinado impuesto establecido por ley. Sin embargo, las personas que acrediten un grado de discapacidad igual o superior al 33% pueden acceder a diferentes ayudas en el ámbito de la adquisición de una nueva propiedad. Además, también tendrán derecho a una serie de beneficios para la adaptación de la vivienda a sus necesidades.

Singapur defiende la ejecución de un preso con discapacidad intelectual

Saber más

Las personas que cuenta con un grado de discapacidad reconocido del 33% pueden acceder a una serie de beneficios y ventajas fiscales, tal y como recoge la normativa actual. Con una discapacidad inferior no será posible acceder a este tipo de beneficios. Además, hay que tener en cuenta que el grado mínimo de discapacidad para acceder a la jubilación anticipada por discapacidad es del 45%.