eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Hagan juego

La disputa publicada, desde el género epistolar hasta besos provocados, pasando por la tuitmedia entre Iglesias y Errejón me tiene arrebatado de curiosidad científica

31 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Iglesias y Errejón se reúnen a solas casi dos horas durante el Consejo Ciudadano de Podemos que prepara Vistalegre II

Tenía dudas si titular "Falsos debates", pero me he contenido. El juego es un campo mayor y me ayudó a decidir la etimología latina del verbo jugar: iocus, es decir, broma. La disputa publicada, desde el género epistolar hasta besos provocados, pasando por la tuitmedia entre Iglesias y Errejón me tiene arrebatado de curiosidad científica. Nunca un debate interno fue tan externo, nunca enrolaron en su interés a tanto incauto, en la fe de que airear sus desavenencias les perjudica fatalmente.

Adoban mi estado de ánimo, Iglesias, cada vez más en líder y tribuno de la plebe: "Nos pasamos de intensos"; y otros amigos en los que confío, que, por contra,  aseguran que, de verdad, están a hostias. Yo no me creo tanto, ma non troppo, diría.

Más bien creo que tanto el uno como el otro, controlan el juego, conocen sus reglas, saben qué es un conflicto racional, y, desde luego, saben que hay tipos de interacción que aunque, aparentemente, parece que representan intereses opuestos, en realidad, tienen incentivos similares y objetivos compartidos. En román paladino, ir al copo. Parecer que se enfrentan cuando en realidad escenifican una performance que les hace abarcar desde lo que representa Iglesias hasta lo que representa Errejón. Tiene riesgos, claro, pero va en el juego. De camino, le dan jarilla, vidilla, a los que en toda organización necesitan sus minutos de gloria.

Se han preguntado: ¿de qué hablaríamos de Podemos si no fuera ahora de sus cuitas orgánicas? Hablaríamos del rutilante Mariano Rajoy y del fake de la oposición. No es verdad  que el PP tiemble por la oposición feroz, no, por mucho que algunos medios, destacando ese deseo, mucho más que una realidad, justifiquen su apoyo inquebrantable a la operación investidura. Rajoy sigue a lo suyo, permite la estimulación precoz en los bancos de la oposición para que se seden, pero el programa de la derecha sigue, apoyado por el FMI y otros poderes visibles e invisibles.

Rajoy desarrolla e implementa, además, entre las penumbras de los bastidores, no a la luz parlamentaria, cada uno de sus pasos en la seguridad de que tiene a sus socios de investidura atrapados. Y si no es así, ya lo sabemos: elecciones. Las encuestas no pueden ser mejores para don Mariano. En la última, La Sexta los situaba, con más fuerza, como líderes de la derecha, mientras que a Podemos les correspondía el liderazgo de la izquierda.

Eso de ir al copo es un clásico. Ya se experimentó con éxito. Recuerden el dúo González-Guerra. Hay dos ejemplos en el mundo de la comunicación. El primero es el Grupo Planeta, controlan desde La Sexta a La Razón, ejemplo de éxito; el otro es de fracaso, el Grupo Prisa, por querer avanzar hacia la derecha, descuidan su flanco izquierda y así les va. A Podemos les va bien así, y la prensa les sigue, en una especie de seducción fatal. Algunos, ya veteranos periodistas, reconocen que aún no conocen sus códigos. Otros no tienen inconveniente en sentarse en el suelo, en una comparecencia en sede parlamentaria, estilo fuego de campamento pero con moqueta de postín. 

Decía antes que todo juego, más si es político, tiene sus riesgos. Pero estos jóvenes politólogos saben mucho. No caerán en el dilema del prisionero, es decir, ante la posibilidad de que pierdan los dos, Iglesias y Errejón, elegirán ganar los dos; llegarán a su particular Equilibrio de Nash, léase, si quieren, de Vista Alegre. Y de camino habrán llevado a su formación a la centralidad del debate, predicarán  y presumirán de transparencia, de más besos, esponsales y de que en su copo caben desde los institucionalistas a los callejeros, y, por qué no, también los anticapitalistas y los gramscianos. Y mientras, todos los medios, seguirán ilusos pensando que se debilitan.

Quizá sea todo verdad o, tal vez, un juego de maestros, pero, a veces me pregunto: ¿no estaremos inmersos en un monumental caso práctico de la Facultad de Ciencias Políticas?

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha