eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Tras la segura valla de Rota

- PUBLICIDAD -
Lituania-Livorno-Rota

Lituania-Livorno-Rota / Eladio Garzón

El conductor del camión, un lituano que salió hace ya muchos días de su casa camino del trabajo no lo sabe, pero mientras él descansa en la que será su última parada antes de llegar a su destino, miles de personas se afanan en preparar los dulces navideños de los que vivirán buena parte del año. Está en Estepa (Sevilla) y lleva unos dos mil kilómetros conduciendo desde que salió de la base naval estadounidense de Livorno (Italia) camino de la base naval de Rota.

Su carga son coches de la marca Ford, preparados para que la policía militar estadounidense patrulle la base. El modelo es Mondeo, que Ford fabrica para Europa en su planta de Genk, Bélgica, aunque ya ha anunciado su cierre para el 2014 y el traslado de su producción a la planta que tiene en Almussafes (Valencia). Pero el conductor del camión sólo sabe que él los recogió en Italia, no de cuál de las docenas de fábricas que la multinacional estadounidense tiene repartidas por los cinco continentes proceden.

Que los nuevos Ford americanos lleguen a su destino español desde Italia en un camión lituano es, pues, un buen ejemplo del sistema económico que ampara el despliegue militar estadounidense a lo largo y ancho del mundo.

Un despliegue del que Rota, "La puerta del Mediterráneo", dice la marina estadounidense, es una de sus principales bases mundiales. A sus muelles llegan puntualmente buques logísticos, mientras que su enorme pista de aterrizaje sirve a diario a los gigantescos Lockheed C-5 Galaxy, el mayor avión militar de carga de EEUU. De hecho, con sus 2.500 hectáreas, su puerto de tres pantalanes, y sus 270 hectáreas de aeropuerto, Rota es la base con mayor capacidad de abastecimiento de combustible y armamento de toda la OTAN en Europa.

"Estratégicamente situada junto al Estrecho de Gibraltar, y a medio camino del sudeste asiático", explica la 'Navy', Rota es básica para "proyectar" su "poder militar en el Mediterráneo, Norte de África y Oriente Medio". Así, "protegidos por una única y segura valla", añaden, unos 3.000 estadounidenses trabajan a diario en sus más de 400 instalaciones. De ellos, 1.300 son militares en activo pertenecientes a todas las armas de su ejército, 1.700 son familiares de éstos, y 400 son personal civil estadounidense.

Pero fuera de esa segura valla los estadounidenses perciben más frío cada día que pasa. Así que van a aumentar su presencia en la base con cuatro nuevos destructores de la clase Aegis cargados con misiles de su nuevo programa de guerra de las galaxias. Ello implica que la población de la base militar se incrementará con otros 1.200 marineros más, junto a otros 1.600 "dependientes", para acercarse así a la cifra de 5.000 expatriados.

De ahí que la policía militar de la base también esté recibiendo refuerzos y nuevo material, que mantener el orden para que sus multinacionales comercien es costoso dentro y fuera de la segura valla estadounidense.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha