eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Camino a 2019

"Si los ecologistas nos uniéramos cambiaríamos el rumbo de nuestras sociedades y nuestras futuras generaciones nos agradecerían vivir en un mundo con una lógica ecofeminista, lejos de la dominación patriarcal y en armonía con nuestro entorno"

- PUBLICIDAD -
Asamblea de EQUO Andalucía.

Asamblea de EQUO Andalucía. ARCHIVO

"Caminante, no hay camino, se hace camino al andar". Así rezan los dos versos más famosos de Antonio Machado. Y con el ánimo de hacer camino EQUO Andalucía celebrará, el próximo 7 de octubre en Sevilla, su conferencia política con un objetivo muy claro: que los verdes, EQUO, seamos una herramienta útil para la ciudadanía en Andalucía desde ya y con la mirada puesta en las autonómicas de 2019. Pero antes pongámonos en antecedentes para comprender porqué hemos llegado hasta aquí.

En 2015, decidimos no presentarnos a las elecciones andaluzas como EQUO. En lugar de ir con nuestra marca, decidimos integrar a nuestros candidatos y candidatas en las listas de Podemos. La ilusión tras la irrupción de un nuevo partido que pudiera desbancar a los partidos tradicionales, inundados por la corrupción, nos embaucó y en consecuencia tomamos una mala decisión que solo se tornó positiva desde un punto de vista maquiavélico, cuando Carmen Molina logró entrar en el Parlamento andaluz, en 2016, tras un golpe de (mala) fortuna y no sin pocas reticencias desde Podemos. En aquel momento parecía que todo iba a cambiar, que el acuerdo de 2015 era un acierto. EQUO Andalucía iba a tener un cargo electo autonómico en la segunda cita electoral tras su nacimiento.

El tiempo y la imposibilidad de llevar la ecología política y el ecofeminismo al Parlamento andaluz nos lleva a que desde hace unos meses se haya producido un interesante debate en el seno de nuestra organización y que culminará en la conferencia política del 7 de octubre. Para quién no lo sepa, la conferencia política es un mecanismo que tenemos en EQUO para decidir temas de calado, entre todas las personas del partido, en el período entre asambleas y que son un ejemplo de participación, transparencia y democracia interna. Para nosotras es tan importante el voto de nuestra gente como que puedan expresar sus ideas sin intermediarios.

Sea cual sea el resultado final de esta conferencia política, a EQUO Andalucía no se le podrá criticar por no querer cooperar. De hecho, fuimos los primeros en plantear la confluencia de partidos a través de lo que llamamos ' La Syryza Andaluza'. Antes, en las elecciones europeas, mientras podemos iba en solitario luciendo la cara de Pablo Iglesias en sus papeletas, EQUO fue dentro de Primavera Europea con diversos partidos.

Pero creo que el principal problema se encuentra en que nuestra idea de cooperación política dista mucho de la de otros partidos. Para nosotros, lo principal son las ideas y en 2017, comunicativamente, se agradece mucho ponerse la chapita verde para autoproclamarse ecologista. Hasta el PSOE ha empezado a hacerlo a nivel federal, eso sí luego no tiene reparos en seguir apostando por el crecimiento económico, posicionarse junto PP y C’s para la represión en Cataluña o para seguir vendiendo armas a Arabia Saudí. Igual que 'Kichi' en Cádiz con la fabricación de barcos de guerra, con lo fácil que resultaba mirar para la vecina Puerto Real y ver que hay otros modelos de empleo.

Para mí, en la receta de la política hay tres ingredientes fundamentales que no pueden faltar en ningún plato: la humildad, la coherencia y la honestidad. Sin ellas, cualquier proyecto político sabe a rancio. Y si en 2012, en Andalucía decidimos vestirnos de verde para abanderar la nueva política y así transformar nuestra sociedad y la forma en que la ciudadanía se relaciona con las administraciones públicas, debemos tener muy en cuenta que tenemos un contrato con la ciudadanía y éste se llama programa electoral.

Ya no valen excusas de dinámicas parlamentarias, porque este ha sido el argumentario de la vieja política (desde el PP hasta IU, pasando por el PSOE y, desgraciadamente, también Podemos en alguna ocasión) para hacer lo que le da la gana una vez que han ocupado los sillones.

Todo esto nos lleva al principal argumento para que el 9 de octubre ya no seamos parte del Grupo Parlamentario de Podemos Andalucía y empecemos a dibujar un camino verde hacia 2019. La coherencia con nuestras ideas, con nuestro proyecto, debe ser el ánimo principal que nos haga llegar a las instituciones. Y si en 2019 no lo conseguimos, será porque aún seamos pocas las que luchemos contra la infamia, parafraseando a Bertolt Brecht. Y es que, hasta el mismo círculo de Ecología de Podemos ha señalado la necesidad de un partido verde, ecologista, autónomo. Y, la verdad, es una gran idea. Si los ecologistas nos uniéramos cambiaríamos el rumbo de nuestras sociedades y nuestras futuras generaciones nos agradecerían vivir en un mundo con una lógica ecofeminista, lejos de la dominación patriarcal y en armonía con nuestro entorno.

Decidamos lo que decidamos el día 7 de octubre mi mayor deseo es que sea una jornada de debate político intenso, sano y que a partir del 8 de octubre empecemos a trabajar conforme a lo decidido. Aunque suponga que al volver la vista atrás, veamos la senda que no se ha de volver a pisar.

Francisco Sánchez Molina, coportavoz EQUO Andalucía
 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha