eldiario.es

Menú

ARAGÓN

Interferencias y cacofonías. PP, PSOE y Cs VS Radios Libres

- PUBLICIDAD -

¿Sabían que PP, PSOE y Ciudadanos pusieron en la última Gerencia de Urbanismo un palo en la rueda de las radios libres? Unas radios que garantizan la libre expresión de las personas que, de manera voluntaria, comunitaria y sin ánimo de lucro, crean medios de comunicación alternativos y pegados a los barrios. Un medio de expresión que no juega en la división del “mercado”, y que nunca debiera ser juzgada con la misma vara de medir. Pero, tristemente, estos tres grupos municipales no lo entendieron y forzaron la retirada de este expediente, aún con todos los informes a favor y cuando su votación era un acto reglado.

El pasado miércoles, entre las decenas de expedientes de urbanismo que se debatían y resolvían  en Consejo de Gerencia y Comisión de Pleno de Urbanismo uno descolló como la estrella de la sesión: la concesión de una licencia de obra para colocar una caseta prefabricada y vallar el perímetro a instancia de la Federación Aragonesa de Radios Libres.

Administrativamente suponía lo siguiente: licencia urbanística de carácter provisional para ampliación de caseta de Equipos de Telecomunicaciones. Lugar: paseo Duque de Alba, es decir en el Parque de Atracciones, llevar fuera de la ciudad emisoras de ondas, cómo debe ser. Nada indicaba que iba a generar problemas hasta que, antes del debate, el Heraldo de Aragón anunciaba lo que iba a pasar en el debate de esa mañana. El PP afirmaba que la decisión es un “dedazo”. Pedro Navarro pidió “retirar el expediente” y recordó “que el solar se otorga a una “asociación de radios ilegales”. “Que lo saquen a concurso y con garantías”, dijo. Además, indicó que un miembro de la Federación milita en Podemos: “Se lo dan a ellos mismos. Es un dedazo”. Pues con la polémica asegurada de una manera interesada y mezclando dos cuestiones diferentes se llegaba al debate.

En el debate se mezclaron de manera indebida dos temas diferentes. Por un lado, la adjudicación del espacio de 29,25 m2 a la Federación de Radios Libres, una decisión competencia de Gobierno que fue acordada en septiembre de 2016 y que en su día no generó mayor controversia, decisión firme y que genera derechos y obligaciones a la Federación que ya está pagando un canon de 369,86 euros anuales por ese espacio. Por otro lado,  la licencia tramitada por la misma entidad con su proyecto de ejecución redactado por un profesional y que única y exclusivamente autoriza la obra civil: solera armada, vallado y caseta de telecomunicaciones prefabricada. ¡Total: 6,28 m2 de suelo ocupa la caseta! Sin embargo, en el debate se pretendía en un totum revolutum mezclar todo la adjudicación del suelo a la entidad (decisión firme y no discutida en su día, competencia de Gobierno, no de Gerencia de Urbanismo), los permisos de otras administraciones en lo que respecta a la emisión y la posible afección a las emisiones que los tranvías de Zaragoza realizan desde la caseta que es objeto de ampliación con esta licencia. Si lo que se pretendía era crear ruido e interferencias, la cacofonía en el discurso estaba asegurada, sobre todo para la opinión pública que no iba a entender el porqué de tanto lío para la instalación de una caseta. 

Qué es lo que pretende la Federación según la memoria del proyecto: la caseta contendrá a futuro los equipos de emisión con que operan en la actualidad las emisoras que lo hacen desde ubicaciones situadas en edificios habitados en el casco urbano de Zaragoza. Ni más ni menos. Alojar unos equipos que, ahora, están en edificios habitados trasladándolos a una zona alejada del caso urbano y junto a otra instalación que ya opera para este fin. La ampliación mediante una nueva caseta de las instalaciones que ya se usan por parte de los tranvías de Zaragoza para sus comunicaciones.

Previamente a la propuesta positiva de la concesión de la licencia que se iba a votar se habían emitido los preceptivos informes. El de Redes y Sistemas dio su conformidad “siempre y cunado no se produzcan interferencias con los dispositivos que dan servicio a la red de comunicaciones de los Tranvías de Zaragoza” y que se avisara con antelación para “coordinar la misma y evitar cualquier daño a los elementos existentes”. El Servicio de Movilidad Urbana  entiende que “no existen inconvenientes técnicos respecto a las emisiones de señal para la instalación de emisoras de radio FM y el uso compartido de Torre Antena arriostrada”.

Una licencia que, además, como se otorga sobre terreno público municipal, se concede con carácter temporal y a precario y, para más inri, con las habituales y consabidas condiciones de “dejando a salvo el derecho de propiedad y sin perjuicio de tercero”. Por si fuera poco y como se señala en el expediente “el interesado deberá obtener los permisos, licencias y autorizaciones necesarias para la puesta en servicio de las instalaciones que se pretenden. Así como el cumplimiento de las ordenanzas y normativa que sean de aplicación”.

Con todo esto PP, PSOE y C’s votaron a favor de retirar el expediente. En la prensa se dice que “ante la falta de informes y la carencia de licencia de emisión”. La realidad es bien otra. Lola Ranera sabía perfectamente que se debe otorgar la licencia ya que durante el debate dijo “que sí, que ya sabemos que la licencia de la caseta no es un problema en estos momentos, si lo tenemos clarísimo” y pesar de ello se escudó en pedir un inconcreto informe jurídico para justificar su voto afirmativo a la retirada del expediente que “no es un problema en estos momentos”. El PP, azote de todo lo que huela a la palabra podemos, comunitaria o libre, pidió un informe del Ministerio de Energía y C’s otro que asegure que no generará interferencias.

Cuestiones todas ajenas a la cuestión urbanística sobre la que había que pronunciarse: una pequeña obra. La petición de Ciudadanos (interferencias) ya quedó esclarecida en el expediente de autorización de uso del suelo que autorizó el Gobierno en la que movilidad y redes aseguraron que no interfiere con las comunicaciones del tranvía. Y los permisos para emitir o si las entidades solicitantes tienen autorización de uso del espacio radioeléctrico son competencia de otras administraciones e igualmente ajenas a la cuestión urbanística que se debatía.

Conclusión: un expediente completo con todos los informes positivos favorables y a pesar de que el otorgamiento de la licencia es un acto administrativo reglado que no se puede denegar en base a informes de otras administraciones carentes de competencias sobre esta materia fue retirado indebidamente.

La concesión de la licencia es un acto declarativo de derechos, solo se comprueba que tiene derecho a realizar la obra que se pide, en este caso, una mera caseta prefabricada, no se prejuzga que pueda emitir radio, lo que corresponde a otras instancias.

Lo que vimos el pasado miércoles fue una práctica dilatoria y obstruccionista de pedir informes innecesarios. La Federación de Radios Libres agrupa a una serie de radios carentes de ánimo de lucro que desarrollan una importante labor comunicativa y social, ejercen el derecho de información, reconocido constitucionalmente. Por eso, paralizar esa licencia es recortar ese derecho de información y constituye un abuso. El Sr. Navarro afirmó que uno de los integrantes de la Federación es de un partido (Podemos). Poner en el centro del debate de una cuestión administrativa la filiación política de un miembro de la entidad que solicita una autorización administrativa se acerca mucho a la persecución política, a la censura, a negar el derecho de asociarse porque las entidades a las que pertenecen van a sufrir consecuencias y a comunicarse libremente, así por la vía de rechazar, actos previos como el de la instalación de una caseta, acogiéndose a le petición de informes no relacionados con la solicitud objeto de licencia, parece que nos encontramos en otra época, que volvemos al pasado y a la censura previa, en este caso en sede urbanística pervirtiendo el fin de los expedientes administrativos y el de los procedimientos legales. A eso se refería el desafortunado tuit de Zaragoza en Común y no a otra cosa con la mención vuelta al pasado.

Hace meses se acusaba a Zaragoza en Común de paralizar expedientes administrativos de urbanismo. Aquellos expedientes no tenían nada que ver con este. Una licencia reglada no es lo mismo que un expediente de planeamiento. En los de planeamiento hay mas discreccionalidad, la posibilidad de adoptar diferentes soluciones conformes a derecho entre las que elegir. En licencias es todo mas tasado y reglado. ¿Porque los grupos de la oposición, excepto CHA, la toman con una entidad carente de ánimo de lucro? El PSOE lo ha dejado claro en su intervención: “sí, que ya sabemos que la licencia de la caseta no es un problema en estos momentos, si lo tenemos clarísimo”. ¿Cual es el problema?

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha