eldiario.es

Focos

Blanca Blay

Tarragona, 1990. Periodista y Master de Política Internacional. Ha pasado por las redacciones de El Punt Avui (Barcelona) y la ACN (corresponsalía en Bruselas). Sobre todo escribe sobre sanidad.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 763

“El suport psicològic va ser la meva salvació per tornar a la normalitat després del càncer”

Seguir leyendo »

Barnaclínic o cómo ofrecer sanidad privada desde la séptima planta de un hospital público

Las mismas puertas del Hospital Clínic de Barcelona sirven tanto para los pacientes atendidos por el sistema público como para los pacientes privados. Estos últimos se dirigen a la séptima planta, donde está ubicada la planta de hospitalización de Barnaclínic, la clínica privada que ocupa con 16 habitaciones individuales 525 m² del hospital público, además de los 412 m² del edificio de consultas externas.

Creada en el año 2000 y participada en un 100% por capital público, Barnaclínic S.A es una sociedad mercantil que utiliza recursos del Hospital Clínic, como camas de UCI, aparatos de diagnóstico o recursos humanos a cambio de un alquiler. Su actividad es exclusivamente privada. La línea que diferencia si un recurso se está utilizando para la sanidad pública o la privada es fina, y motivo de polémica en los últimos años. Sobre todo después de que un reciente informe de la Sindicatura de Cuentas sobre la actividad de Barnaclínic documentara que un 7,4% de las intervenciones realizadas durante el año 2012 se hicieron en horario de atención a los pacientes públicos.

Seguir leyendo »

Barnaclínic o com s’ofereix sanitat privada a la setena planta d’un hospital públic

Seguir leyendo »

La meitat dels llocs de treball creats a la sanitat pública des del 2015 són eventuals i suplències

Seguir leyendo »

Colau i Comín acorden dissoldre l’antiga mútua municipal i eixugar-ne el dèficit de 22,8 milions

Seguir leyendo »

Quirónsalud s'obre per primer cop a vendre l'Hospital General al Govern

Seguir leyendo »

La Generalitat entra a l’Hospital de Reus per resoldre la situació financera del centre

Seguir leyendo »

El Govern aprova convocar 2.500 places públiques per a personal sanitari

Seguir leyendo »

Trencar el silenci per cicatritzar les ferides del franquisme

“Molts volien parlar, donar el seu testimoni i fins i tot plorar”. L’Anna Miñarro, psicoanalista que ha estudiat els efectes que la guerra civil espanyola, la postguerra, la dictadura i la transició han tingut en diferents generacions,  recorda com si fos ahir aquell dia de tardor del 2005. Era de les primeres vegades que Barcelona acollia una jornada sobre memòria, silenci i salut mental i la sala era plena a vessar. “És molt difícil treballar un trauma que perdura tant de temps si no t’has demanat on eren els teus pares o els teus avis en aquella època, si no has fet un treball terapèutic”, diu Miñarro des de la seva consulta.

El silenci, la impunitat i la falta de reparació de les víctimes del franquisme expliquen que encara avui, quaranta anys després de la mort del dictador hi hagi persones que tinguin preguntes. És el cas de la Maite Blázquez o l’Araceli Pena, totes dues pendents de la confirmació d’ADN que els dirà si els cossos exhumats -a Porreres (Mallorca) en el cas de la Maite, i a Adamuz (Córdoba) en el cas de l’Araceli- són els dels seus avis, assassinats durant el franquisme.

Seguir leyendo »

Romper el silencio para cicatrizar las heridas del franquismo

"Muchos querían hablar, dar su testimonio e incluso llorar". Anna Miñarro, psicoanalista que ha estudiado los efectos que la guerra civil española, la posguerra, la dictadura y la transición han tenido en diferentes generaciones, recuerda como si fuera ayer ese día de otoño de 2005. Era de las primeras veces que Barcelona acogía una jornada sobre memoria, silencio y salud mental y la sala estaba llena a rebosar. "Es muy difícil trabajar un trauma que perdura tanto tiempo si no te has preguntado dónde estaban tus padres o tus abuelos en aquella época, si no has hecho un trabajo terapéutico", dice Miñarro desde su consulta.

El silencio, la impunidad y la falta de reparación de las víctimas del franquismo explican que todavía hoy, cuarenta años después de la muerte del dictador haya personas que tengan preguntas. Es el caso de Maite Blázquez o Araceli Pena, ambas pendientes de la confirmación de ADN que les dirá si los cuerpos exhumados -a Porreres (Mallorca) en el caso de Maite, y en Adamuz (Córdoba) en el caso del Araceli- son los de sus abuelos, asesinados durante el franquismo.

Seguir leyendo »