eldiario.es

Focos

Daniela Romero Waldhorn

El sufrimiento no nos puede dejar indiferentes, sea quien sea que lo padezca, y tenga piel, pelos, plumas o escamas. Dedico mi vida a defender a los demás animales. Soy psicóloga social y Máster en Ciudadanía y Derechos Humanos. Actualmente, dirijo la ONG AnimaNaturalis Internacional y estoy desarrollando mi investigación doctoral sobre especismo, prejuicio y formas de opresión.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 29

No más jaulas: activismo eficaz contra la explotación animal

Todas sus vidas en jaulas, tan pequeñas que casi no pueden voltearse. Jamás han podido estirar sus patas, extender sus largas orejas ni, menos aún, saltar. Agredidos por sus compañeros o automutilados, producto del hacinamiento y el estrés. Heridos y sangrantes, sin recibir ninguna ayuda. Apaleados, desnucados o arrojados vivos a contenedores de basura. Otros tiemblan de miedo al ver cómo matan a sus compañeros e intentan huir desesperadamente cuando llega su turno. Morir desangrado en un matadero. Ésa es la pesadilla de más de 320 millones de conejos en Europa.

A pesar de ser los segundos animales más explotados en todo el continente, no existe todavía una legislación específica respecto de los conejos criados para consumo. Este vacío normativo ha posibilitado que estos animales subsistan en condiciones de extremo sufrimiento, como han documentado organizaciones como  Compassion in World Farming o Igualdad Animal.

Seguir leyendo »

En pocas décadas nos preguntarán: ¿qué hicisteis cuando os enterasteis?

Han transcurrido 10 años desde que Naciones Unidas publicó su informe ' La larga sombra del ganado', material que expone, de manera contundente, cómo la ganadería es una de las actividades humanas que más contribuye a los problemas ambientales que afectan, ya de manera irreversible, a nuestro planeta.

Hace ya 10 años, la advertencia de las Naciones Unidas debía haberse tomado con suficiente seriedad. En cambio, la relación del consumo de animales con la grave crisis ecológica vigente ha sido una discusión ausente en las medidas gubernamentales vinculantes y en otras instancias intergubernamentales de calado. Justamente, el año pasado, el  Acuerdo de París prometía una juiciosa oportunidad al respecto. No obstante, la explotación de animales para alimentación humana fue completamente omitida de tales conversaciones.

Seguir leyendo »