eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Eze Paez

Eze Paez es doctor en Filosofía Moral por la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, donde también obtuvo su licenciatura y máster en Derecho. Actualmente es Investigador FCT para el Grupo de Teoría Política del Centro de Estudos Humanísticos de la Universidade do Minho (CEHUM) y miembro del comité científico del UPF Centre for Animal Ethics. Además de su actividad académica, es activista en defensa de los otros animales, siendo miembro de la organización Ética Animal, como cuyo portavoz ha impartido diversas conferencias en países de Europa y América Latina. 

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 28

El bienestar es lo que importa

Quienes defendemos a los animales sabemos cómo la industria practica el humanewashing. Esto es, sabemos que finge un compromiso con el bienestar de los individuos que explota con el objetivo de ocultar los daños que les causa. Las vacas y las gallinas son felices. Los toros no sufren. Experimentar con animales es lamentable, pero trabajamos para que deje de ser necesario. Comprendemos también una de las consecuencias negativas de su estrategia: esta propaganda es el principal discurso sobre explotación animal que recibe la ciudadanía. Por supuesto, tenemos evidencias sobradas de que esto no es así. A vacas, gallinas, toros y el resto de animales bajo explotación se les causa  un sufrimiento terrible durante toda su vida para después matarles. Se invierte varias veces más en  la defensa de experimentos con animales de dudosa eficacia que en investigar métodos alternativos. Parte de nuestra tarea como activistas consiste en hacer públicas estas evidencias, mostrando la verdad sobre la situación de los animales.

Existe otra consecuencia negativa del humanewashing, posiblemente peor a largo plazo que la anterior. El reconocimiento de esta estrategia por parte de algunas activistas no las ha llevado solo a denunciar que la industria miente. Las ha llevado a sostener, además, que el sufrimiento no es lo importante. Quizá se piense que si la industria pretende ser aceptable sugiriendo que los animales no sufren o no sufren tanto, entonces quienes los defendemos tenemos que evitar apelar a su sufrimiento. Lo contrario sería aceptar los términos del debate fijados por quienes explotan a los animales.

Seguir leyendo »

No solo arde el lince: incendios y víctimas no humanas

Los animales que viven en la naturaleza son actualmente víctimas indefensas de los fenómenos naturales, tal y como lo fuimos también un día los seres humanos. Este es el caso de los animales que, de forma recurrente cada verano, son víctimas de los incendios forestales.

Durante toda su historia los seres humanos han investigado sobre cómo reducir su vulnerabilidad ante las amenazas naturales. Sin embargo, los animales en el medio salvaje sólo pueden enfrentarse a estos fenómenos con su equipamiento biológico de siempre. Como resultado, muchos de ellos no son capaces de sobrevivir y acaban muriendo de forma agónica.

Seguir leyendo »

Posición política: antiespecista

En todas las sociedades, en todas las épocas, los demás animales han sido discriminados por no pertenecer a la especie humana. Esta discriminación recibe el nombre de especismo. Al mismo tiempo, siempre  ha habido quienes han reconocido que los animales han sido injustamente desconsiderados y que, en la medida de lo posible, se han opuesto a ello.

Sin embargo, es sólo en los últimos cuarenta años que el especismo ha sido rechazado por un número significativo y organizado de individuos. Por primera vez en la historia un cambio social es posible. Estos individuos son quienes conforman el movimiento antiespecista. A diferencia de otras víctimas de injusticias, los animales no humanos no pueden librarse por sí mismos de la discriminación a que son sometidos.

Seguir leyendo »

¿Es justificable la experimentación animal?

Cada año más de 115 millones de animales, contando solo a vertebrados, son sometidos a experimentación con el supuesto fin de beneficiar a seres humanos. Ello incluye prácticas tales como obligarles a inhalar gases tóxicos, aplicarles sustancias corrosivas en piel y ojos, infectarles con VIH o extirparles parte del cerebro. Ciertamente, el número de animales no humanos que sufren y mueren por causa de estas prácticas es mucho menor que el de los que son víctimas de la industria alimentaria, o de los individuos en estado salvaje que sufren por eventos naturales. Ahora bien, puesto que los intereses básicos de estos animales en no sufrir y no morir importan, es de todos modos necesario reflexionar sobre si la experimentación con ellos está éticamente justificada.

Solemos asociar estrechamente la experimentación con animales a esfuerzos por aumentar la calidad y duración de vidas humanas. Sin embargo, como se verá, este no es el objetivo perseguido en la mayoría de los casos. Además, respecto de aquellos en que sí lo es, hay razones éticas fuertes para rechazar la actual práctica de experimentación animal, si consideramos que tampoco estaría justificada con seres humanos.

Seguir leyendo »