eldiario.es

Menú

Viajar Ahora Viajar Ahora

¿Qué necesitas saber para preparar tu viaje al Kilimanjaro?

Cuándo hacer el viaje; de qué manera hay que afrontar la subida; cuáles son las rutas más fáciles y las más espectaculares. Cómo viajar hasta la base de la montaña. Con esta serie de consejos puedes empezar a planificar tu aventura africana.

- PUBLICIDAD -
El Monte Kilimanjaro desde la sabana.

El Monte Kilimanjaro desde la sabana.

El ascenso al Kilimanjaro es una de las aventuras más auténticas que aún pueden vivirse en suelo africano. La cumbre más alta del continente (con 5.895 metros de altitud sobre el nivel del mar) es uno de las rutas de alta montaña más duras del mundo aunque la ausencia de dificultades técnicas, más allá de las impuestas por la altitud y la dureza de las pendientes, la convierten en la más accesible de las grandes cimas del planeta. Cada año, miles de viajeros y viajeras planean su viaje hasta la montaña de las nieves perpetuas. Aquí tienes todo lo que necesitas para planificar el viaje y empezar a poner fecha al sueño de ascender al techo de África.

¿Cuál es la mejor época para ir?

La posición geográfica del Kilimanjaro en zona ecuatorial provoca, en las zonas bajas, pocas variaciones de temperatura a lo largo del año y la existencia de temporada seca y temporada húmeda. Hay dos temporadas de lluvias al año. La primera empieza a mediados del mes de marzo y se prolonga hasta las primeras semanas del mes de junio con picos de pluviosidad importante en abril y mayo. Hay una segunda época húmeda entre los meses de noviembre y principios de diciembre pero los niveles de precipitaciones son mucho menores que en los meses anteriores. Esta división en dos de la época de lluvias también tiene su correspondencia con los meses secos. La primera temporada seca se extiende entre la segunda quincena de diciembre y los comienzos de marzo, mientras que la segunda abarca el periodo comprendido entre julio y octubre. Eso sí, estos son los meses más fríos. Otro aspecto a tener en cuenta es la afluencia de escaladores. Las mayores avalanchas se producen en torno a las vacaciones de Navidad y Año Nuevo donde, a veces, se producen verdaderas aglomeraciones.

En cuanto a la temperatura, en la localidad de Moshi, la más próxima a la base de la montaña, las temperaturas medias se aproximan a los 25 grados en los meses cálidos (enero – marzo y octubre – diciembre) y a los 20 en los más fríos (mayo septiembre). Pero en altura la cosa cambia. Las temperaturas, en las zonas de cumbre pueden llegar a los 20 grados bajo cero. Las temperaturas medias a una altitud de 900 metros rondan los 20 grados; a 4.000 metros, ésta desciende a 5 grados y en la cumbre el termómetro registra una media anual de 7,1 grados bajo cero. Esto supone un descenso de 0,6 grados cada 100 metros de altitud. Entre los 4.000 y los 5.000 metros, la amplitud térmica diaria puede acercarse a los 40 grados centígrados.

¿Cómo hay que prepararse?

Uno de los atractivos de la ascensión al Kilimanjaro es que no precisa de conocimientos técnicos en montañismo para hacer cumbre. Pero esto no significa que sea sencillo. La principal aguja montañosa de África es la cuarta montaña más exigente del mundo, desde el punto de vista de su desnivel, sólo superada por el Everest, Aconcagua y Monte McKinley. El desnivel desde la base se acerca a los 5.000 metros y requiere de una gran preparación física y mental; por ello se divide el ascenso en cuatro o cinco días para subir una media de 1.000 metros cada jornada. La primera dificultad es la adaptación a la altitud para evitar que el ‘mal de altura’ frustre el objetivo. Muchas agencias ofrecen la posibilidad de añadir algún día de aclimatación a la ruta. Esto supone un incremento considerable en el precio final, pero incrementan de manera notables las probabilidades de éxito a la hora de encarar la cumbre.

Para encarar con posibilidades de éxito este viaje hay que entrenar durante, al menos, los seis meses previos (si uno no está demasiado acostumbrado al esfuerzo físico intenso) e ir adaptando poco a poco el trabajo. Si se tiene la posibilidad de ir a la montaña, mejor que mejor. En el gimnasio, las máquinas de subir escalones son ideales para ir preparando las piernas y la natación nos ayudará a ganar en fondo físico.

¿Qué ruta elegimos?

La mayoría de los escaladores utiliza cuatro vías para acceder a la cumbre del Kilimanjaro. La más sencilla y popular (aunque tiene un grado de dificultad media) es la Ruta Marangu (Cara este), que requiere de entre cinco o seis días de caminata (64 kilómetros). La gran cantidad de caminantes que la utilizan le han valido el apelativo despectivo de ´ruta Cocacola’. El sendero está perfectamente marcado y hay abundancia de refugios de alta montaña, lo que facilita mucho la ascensión. La otra ruta de rango medio es la Ruta Rongai (cara norte), que se cubre en una caminata que dura entre 6 y 7 días (70 kilómetros). Las ventajas de esta vía es que la pendiente es menor y permite una mayor aclimatación a los cambios de altura y las vistas sobre la Sabana tanzana son impresionantes. Los campamentos base están hechos con tiendas de campaña.

Las otras dos vías de ascenso están catalogadas como de alta resistencia y requieren de un alto grado de preparación física; al igual que la Ruta Rongai, estos dos senderos no cuentan con refugios y los campamentos están formados por tiendas de campaña (carpas). A la Ruta Machame la llaman ‘el sendero de fin de año’ ya que es la más utilizada por los viajeros que llegan hasta la montaña en las vacaciones de Navidad. Esta ruta circular requiere de seis o siete días de caminata para salvar los poco más de 100 kilómetros de recorrido. A su favor hay que señalar que la propia topografía del sendero, con varios tramos en bajada, facilitan la aclimatación a la altura y las probabilidades de éxito. La última de las rutas populares es la de Lemosho/Shira (98 kilómetros), que asciende por la cara oeste del cerro y se cubre en unos ocho días. Es la más dificultosa pero a su favor tiene la visita a la espectacular Meseta de Shira y que es la menos transitada de todas las vías de acceso a la cumbre.

Sólo con agencias autorizadas

Al igual que sucede en otros parques nacionales de Tanzania, los viajeros que acceden al Kilimanjaro deben contar con la asistencia de guías autorizados y los servicios de una agencia. La mayor parte de estas agencias se pueden contratar en las ciudades de Arusha y Moshi. La página web de la asociación de turoperadores de Tanzania ofrece una  lista de los operadores autorizados para organizar viajes en las principales áreas naturales del país. Hay que contratar, siempre, una agencia autorizada para evitar problemas. Hay dos formas de solucionar estos problemas. Muchos se arriesgan a contratar los servicios en destino; la ventaja es que se pueden conseguir mejores precios. Más seguro es buscar ofertas a través de internet. Ojo a las condiciones. Lo normal es que se ofrezca el servicio de un guía y dos/tres porteadores por viajero o viajera y los precios deben incluir transporte, alimentación y, algo muy importante, las entradas a los parques nacionales. Una ascensión al Kilimanjaro puede rondar los 700 euros por persona.

Otra opción es contratar todos los servicios desde la ciudad de origen. Los paquetes de viaje rondan los 2.000 euros y suelen incluir visitas a otros parques nacionales del país y alguna escapada a la espectacular Isla de Zanzíbar. Algunas empresas turísticas especializadas en turismo de aventura como Marco Polo Tuareg Viatjes Mundo Explora ofrecen sus servicios para que el viajero o viajera no tengan que preocuparse de absolutamente nada.

¿Cómo llegamos hasta el Kilimanjaro?

Hay un vuelo diario entre los aeropuertos de Amsterdam y el de  Kilimanjaro (Arusha) operado por KLM, varios vuelos semanales desde Frankfurt ( Condor),  Turkish Airlines también conecta a la ‘puerta de entrada a las maravillas naturales de Tanzania’ con Estambul y Qatar hace lo propio desde Doha. Este aeropuerto también cuenta con conexiones con otros destinos africanos como Mombasa, Addis Abeba, Nairobi, Dar Es Saalam, Kigali o Zanzíbar.

En muchas ocasiones las expediciones de ascensión tienen su punto de partida en la ciudad de Moshi, la más cercana a la base de la montaña. Desde Arusha hay varias opciones. Las compañías Dar Express (Dirección: C/ Wachaga) y Kilimanjaro Express (Dirección: C/ Kaloleni) ofrecen varias salidas al día hacia Moshi. El precio ronda los 18 euros. La empresa  River Side hace escala en Arusha en su ruta entre Nairobi y Moshi (Dirección: Sokoine Road; Tel. (+255) 75 709 1120). También hay varios servicios de combis locales que ofrecen el servicio de conexión con Mushi por precios mucho más económicos. La opción más cara es ir en taxi (unos 40 euros).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha