eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

África crecerá un 4,5 % gracias al incremento del consumo interno

- PUBLICIDAD -
África crecerá un 4,5 % gracias al incremento del consumo interno

África crecerá un 4,5 % gracias al incremento del consumo interno

El Producto Interior Bruto (PIB) del conjunto de África crecerá un 4,5 % en 2015 y un 5 % en 2016 gracias a la mejora del consumo interno, ya que las exportaciones siguen en niveles bajos por la crisis económica global, según avanza la última edición del informe "Perspectivas Económicas de Africa".

El año pasado, la demanda interna de los países africanos creció gracias al aumento del consumo de los particulares, con una clase media en auge, y por la fuerte inversión del sector público en infraestructuras, con un incremento considerable de la emisión de bonos soberanos para financiar dichos proyectos.

El informe, elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), entre otros, y presentado hoy en Abiyán, señala a la agricultura, las industrias extractivas, la construcción y los servicios como principales motores económicos de África, mientras que las manufacturas todavía tienen un peso limitado.

Muchos países africanos han mejorado el marco legal para facilitar la implantación de empresas extranjeras, lo que ha resultado en la inclusión de Benín, Costa de Marfil, República Democrática del Congo, Senegal y Togo entre los diez primeros países que más reformas han realizado para estimular la iniciativa privada.

A pesar de las buenas perspectivas para el conjunto del continente en 2015, el crecimiento variará de forma sustancial según la región, con África oriental (5,6 %), central (5,5 %) y occidental (5 %) a la cabeza, mientras que el Sahel (4,5 %) y África meridional (3,1 %) registrarán una subida menor.

La OCDE, junto al Banco Africano de Desarollo (BAD) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), prevén un fortalecimiento gradual de las economías africanas, aunque el crecimiento será más moderado, si la economía global y los precios de las materias primas se mantienen en los niveles actuales.

Asimismo, y a diferencia de otros continentes que se industrializaron antes, África es vulnerable al cambio climático, que tiene especial incidencia en la producción agrícola y, por lo tanto, podría afectar a gran parte de su población, que depende de los cultivos para producir comida y proporcionar trabajo.

Una de las lecciones más importantes del estudio es que el crecimiento económico de África no solo depende de la estabilidad política y social, sino que también hay que prestar especial importancia en cómo se redistribuyen los frutos de este enriquecimiento.

Las protestas de índole social, que han crecido de forma significativa desde 2010, no han supuesto un aumento proporcional de actos violentos por parte de actores no estatales, lo que, siempre según el estudio, puede querer decir que hay más tolerancia para la libertad de expresión y reunión.

En 2014 la mayor parte de las manifestaciones estuvo relacionada con cuestiones laborales -aumento del salario mínimo y unas mejores condiciones laborales- y una mejor prestación de servicios públicos.

La pobreza en África tiene una dimensión territorial importante, ya que en la mayoría de países se margina a las áreas remotas y sus habitantes tienen más dificultades para acceder a los servicios públicos y a los polos de crecimiento económico, que normalmente se sitúan en las grandes ciudades y sus alrededores.

Las estimaciones del Banco Mundial señalan que en 2030, y a pesar de los esfuerzos realizados por muchos gobiernos, el 19 % de la población africana vivirá por debajo del umbral de la pobreza, lo que supone que 300 millones de personas -el 80 % del total mundial- vivirán con menos de 1,25 dólares diarios.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha