eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Empresas y empleados ahorrarían 5,5 millones si las rutas de transporte no cotizasen

- PUBLICIDAD -
Empresas y empleados ahorrarían 5,5 millones si las rutas de transporte no cotizasen

Empresas y empleados ahorrarían 5,5 millones si las rutas de transporte no cotizasen

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) ha pedido hoy que los planes de transporte colectivo de las empresas dejen de cotizar, lo que supondrá para éstas un ahorro anual de 4,5 millones de euros anuales y de 1 millón para los propios trabajadores.

Esta medida está incluida en el Plan de Movilidad, compuesto por siete medidas principales, que ha presentado esta mañana Anfac para contribuir al debate que en la materia se está dando en ciudades como Madrid o Barcelona.

Según el vicepresidente ejecutivo de Anfac, Mario Armero, la supresión de la cotización a la Seguridad Social de dichas rutas es "clave" para incentivar este tipo de transporte sostenible hacia las fábricas que están fuera de la ciudades y a las que, en algunas ocasiones, no llega el transporte público.

Tal y como ha recordado, la Seguridad Social ha incluido en el último año como retribución en especie las rutas, tanto para trabajadores como para las empresas.

Esto ha encarecido el coste lo que puede suponer su eliminación, lo que afectará a la fábrica y su competitividad y a la movilidad en general de trabajadores y sociedad, al tiempo que provocará mayores emisiones por el uso de vehículos privados.

El vicepresidente ha destacado que están trabajando para que un "próximo horizonte se vuelva a la normalidad".

Otra de las medidas que Anfac propone en su Plan, que califica de "propuesta inteligente, bien construida y humilde" para reducir las emisiones en las ciudades en un 70 %, es que, en materia fiscal, se elimine el impuesto de matriculación para evitar que en 2016 se siga tratando al vehículo como en el siglo pasado y que se aplique un nuevo de circulación que gire sobre la emisiones de NOx y las que provocan el efecto invernadero.

El cambio de fiscalidad que defiende la patronal de los fabricantes se basa en no incrementar los impuestos, porque el sector ya no admite más presión; en la neutralidad tecnológica (que no se potencie a una en detrimento de otra, como puede ser el diésel), que sea sencillo y que no penalice a la competitividad de la industria.

La primera de las medidas del Plan es la "categorización de los vehículos", que les clasifica en función de su potencial contaminador y que ha de tenerse en cuenta en los protocolos que los diferentes consistorios, como es el caso de Madrid o Barcelona, aplican ante episodios elevados de contaminación.

Se basa en cinco categorías, que coinciden con las que utilizan los parquímetros de Madrid. La primera es la "0" e incluye los eléctricos (BEV), eléctrico de autonomía extendida (REEV), eléctrico híbrido enchufable (PHEV) y de pila de combustible de hidrógeno (FCEV).

Le siguen la categoría 1 -para híbridos no enchufables (HEV), vehículos de gas natural (GNC, GNL) y de gas licuado del petróleo (GLP)-, la 2 -para los gasolina Euro 4,5 y 6 de entre 1 y 10 años de antigüedad y los diésel Euro 6 de menos de un año-.

En la categoría 3 están los de gasolina Euro 3 de entre 10 y 15 años y los diésel Euro 4 y 5; en la 4 los gasolina Euro 2 de más de 15 años y los diésel Euro 3 de entre 10 y 15; y en la 5 los gasolina Euro 0 y 1 de más de 19 años y los diésel Euro 0,1 y 2.

El directivo ha destacado que esta categorización es básica en las restricciones ante episodios de alta contaminación, porque lo que pide Anfac es que esos días circulen sin restricciones los vehículos de las categorías 0,1,2 y 3; y los de categoría 4 y 5 en los que vayan más de tres personas.

Junto a estas dos medidas la tercera es el coche compartido (car sharing en inglés). Con las tres la reducción de las emisiones que se conseguiría sería del 70 % frente al 50 % que se lograría con restringir la circulación por matrícula par/impar.

La renovación del parque automovilístico, cuya media de antigüedad en España es de 11,6 años (en Madrid es de 10), con la continuación de los Planes PIVE y PIMA, el impulso de las tecnologías alternativas con el MOVEA y la promoción del coche compartido completan las 7 medidas del Plan de Movilidad de Anfac.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha