eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El accidente de tren evidencia la urgencia de renovar las infraestructuras en EE.UU.

- PUBLICIDAD -
El accidente de tren evidencia la urgencia de renovar las infraestructuras en EE.UU.

El accidente de tren evidencia la urgencia de renovar las infraestructuras en EE.UU.

El descarrilamiento de un tren esta semana en Filadelfia, que causó ocho muertos, ha dejado en evidencia las deficiencias y antigüedad del sistema ferroviario estadounidense, problemas que se repiten en otras infraestructuras necesitadas de inversiones que no llegan.

El accidente, que causó heridas a más de 200 personas, ocurrió en el corredor ferroviario con mayor volumen de pasajeros del país y ha servido para subrayar un mensaje en el que el presidente de EEUU, Barack Obama, y la Casa Blanca llevan meses insistiendo: hay que invertir más y de forma urgente en infraestructura.

"Tenemos que invertir en infraestructura" que mantenga a EEUU como un país con una economía en crecimiento "no solamente cuando algo malo sucede, como el colapso de un puente o el descarrilamiento de un tren", subrayó Obama el jueves desde la residencia de descanso de Camp David (Maryland) tras una cumbre con líderes del Golfo Pérsico.

"Eso es lo que hacen las grandes naciones", añadió el mandatario, quien ha citado varias veces que países como China o Alemania están gastando mucho más que EEUU en infraestructuras, medido en porcentajes del producto interior bruto (PIB).

Pese a que el corredor ferroviario del noreste es el que más pasajeros transporta diariamente, el tramo en que ocurrió el accidente del martes, muy cerca de la ciudad de Filadelfia, no cuenta con un sistema automático de frenado.

Y eso es solamente un ejemplo, ya que el sistema eléctrico "necesita mejoras" y hay túneles "con más de un siglo de antigüedad", recordó Robert Puentes, experto en transporte del Instituto Brookings.

En ese corredor el tren más rápido tarda unas seis horas y media en llegar de Boston a Washington, mientras que a su equivalente en Francia le cuesta cubrir la misma distancia, entre París y Marsella, unas tres horas, según comparaba el diario "The New York Times".

El año pasado, la Casa Blanca indicó en un informe que el 65 % de las principales carreteras del país se encuentra en un estado por debajo del considerado correcto, el 25 % de los puentes necesita una reparación significativa y el 45 % de los estadounidenses carece de buen acceso a un sistema de tránsito.

De acuerdo con otro informe, en este caso de la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles, costaría unos 3,6 billones de dólares reparar y equipar adecuadamente las carreteras, vías de ferrocarril y aeropuertos para dejarlas en un estado "seguro y duradero".

Un día antes del accidente de Filadelfia, el vicepresidente de EEUU, Joseph Biden, advertía al Congreso de los "peligros" que supone no reparar las maltrechas infraestructuras del país.

"Es alucinante que haya un debate en Washington, en el Capitolio, para decidir si tenemos que invertir o no en infraestructura", dijo Biden en una conferencia sobre el tema.

El fondo fiduciario que reúne los recursos para obras públicas de carreteras y tránsito se quedará insolvente a partir del 31 de mayo, cuando expira su base legal, aunque el Departamento de Transporte puede tomar medidas para aportar financiación hasta finales de julio.

En febrero pasado, Obama presentó al Congreso su plan presupuestario, que prevé desembolsar 478.000 millones de dólares en seis años para modernizar la infraestructura y el sistema de transporte del país.

Ese plan se financiaría mediante una reforma tributaria para cerrar las "lagunas fiscales" que benefician al 1 % de los estadounidenses más ricos y que propone un impuesto obligatorio del 14 % sobre los beneficios que las compañías del país obtienen en el extranjero, que se elevaría al 19 % para ganancias futuras.

El desacuerdo de la oposición republicana con esas tasas impositivas ha paralizado hasta ahora el debate en el Congreso en torno a los fondos para proyectos de transporte.

En paralelo, el Congreso, de mayoría republicana en ambas cámaras desde que comenzó el año, busca recortar los fondos públicos que se destinan a la compañía ferroviaria Amtrak, encargada de operar el tren que descarriló en Filadelfia.

La inversión en infraestructura "no solía ser un asunto partidista", afirmó Obama el jueves.

Si Estados Unidos "se convirtió en una superpotencia económica fue invirtiendo en nuestra gente, invirtiendo en infraestructura, haciéndolo mejor, más rápido y más grande que cualquier otro. Deberíamos hacer lo mismo ahora", urgió el presidente.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha