eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Encamisá y Escobazos, platos fuertes del Puente de Diciembre en Extremadura

Ambas se celebran el 7, la primera fiesta en Torrejoncillo con más de 200 jinetes que disparan al aire y la segunda en Jarandilla, que se llena de escobas de fuego y hogueras

- PUBLICIDAD -
Los 'Escobazos' de Jarandilla de la Vera / Flickr JMFontecha

Los 'Escobazos' de Jarandilla de la Vera / Flickr JMFontecha

La Encamisá en Torrejoncillo, Fiesta de Interés Turístico Nacional, y Los Escobazos de Jarandilla, de Interés Regional, son los dos platos fuertes del Puente de Diciembre en Extremadura, celebraciones que atraen cada año a miles de visitantes para vivir en primera línea dos festejos en los que se unen tradición y devoción. Ambas se celebran el 7 de diciembre en honor de La Inmaculada Concepción, tienen sus horarios y reglas y conocerlos es esencial para llevarse un buen recuerdo.

La Encamisá se celebra en Torrejoncillo que se encuentra a medio camino entre Plasencia y Cáceres, a poco más de 50 kilómetros desde cualquiera de las dos poblaciones. Desde uno y otro punto se alcanza a través de la EX - A1 tomando el desvío de la EX – 109 y desde el sur también se puede llegar alcanzando Casar de Cáceres desde la EX – A1 para continuar hasta el destino por la E-803.

Tapones para los oídos más sensibles en La Encamisá

La celebración propiamente dicha comienza a las diez de la noche en la iglesia de San Andrés con la procesión del estandarte de La Inmaculada por las calles del pueblo en un recorrido largo, de dos horas y media de duración, acompañado por más de 200 jinetes a caballo que hacen sonar sus escopetas continuamente. Se forma un estruendo de pólvora y salvas para el que hay que estar preparado, de manera que para los tímpanos más sensibles no está de más cubrirse con tapones y gorros que amortigüen el festival de disparos al aire. Merece la pena fijarse en los detalles de las sábanas bordadas con los que se cubren quienes van sobre los caballos y evitar colocarse muy cerca de las monturas, distanciándose de las inevitables aglomeraciones.

En este recorrido no sale la Inmaculada, sino su estandarte celeste porque la primera vez que la imagen de la Virgen sale en procesión es al día siguiente, el 8 de diciembre tras la misa de 12.00 y vuelven a acompañarla los escopeteros a caballo.

El día 9 se celebra la Pura Chica, una jornada que pone punto final a la fiesta con actividades para los niños. Antes de todo esto, el 6 de diciembre, hay una ofrenda floral de las mujeres y niñas de Torrejoncillo muy vistosa, aunque no tan popular de cara al público.

Ropa vieja y no inflamable en Los Escobazos

Los Escobazos se celebran también el 7 de diciembre en Jarandilla de La Vera hasta donde se llega por la A-5 hasta enlazar desde Navalmoral de La Mata con la EX – 203 que recorre la comarca de La Vera. En esta celebración la fiesta se vive desde la mañana con la colocación de escobones y hogueras en las plazas de La Constitución, Sopetrán, Nueva, La Soledad, Cuesta de los Carros y sus adyacentes. A las 16.00 horas suena el tamboril que anuncia que el mayordomo y sus allegados empiezan a recorrer el pueblo con la petición de la rosca, un sonido al que se van sumando a lo largo de la tarde el del choque de calderos, tapaderas y sartenes con los que los jarandillanos convocan una fiesta en la que empiezan a encenderse escobas y hogueras al caer la tarde, en torno a las 19.00.

Es ahí cuando hay que estar preparado para entrar en el juego de los escobazos, que no es otra cosa que azuzar o ser azuzado con las escobas prendidas. Las recomendaciones que se hacen desde el Ayuntamiento de Jarandilla a este respecto son utilizar ropa vieja de tejidos no inflamables como vaquero y lana, cubrirse cabeza, cara, cuello y manos, no golpear de cintura para arriba y bajo ningún concepto hacerlo más tarde con los caballos que acompañarán durante un par de horas la procesión del estandarte de La Inmaculada que sale a las 21.00 horas  de Santa María de la Torre, en la Plaza de la Constitución.

Una velada en la que se azuza con las escobas encendidas a locales y foráneos, emulando a los cabreros que las utilizaban para alumbrarse en su bajada de la sierra y para despedirse con esta especie de juego. La fiesta sigue hasta tarde con garajes y bodegas abiertas por los vecinos que invitan a vino de pitarra, migas, dulces y otros productos típicos.

La novedad de Los Escobazos de este 2015 es que el viernes 4 de diciembre a las 16.00 horas queda inaugurado el Museo de los Escobazos en la Plaza de La Constitución. Ese día y a esa hora, las 16.00, y también el sábado pero a las 12.00 hay talleres para que los niños aprendan a hacer escobas, una iniciativa con la que se pretende incorporar a las nuevas generaciones en la pervivencia de la tradición.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha