eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Una campaña a doble partido

Albert Rivera vio que no había nada urgente que hacer y decidió que lo mejor era solucionar los problemas de los venezolanos, inaugurando de paso una nueva modalidad de campaña electoral, la que se realiza en campo visitante.

- PUBLICIDAD -
Rivera se reunió con Capriles, de quien percibió mucha "fuerza y ganas"

Albert Rivera durante su visita a Venezuela. | EFE

España siempre está descubriendo cosas, como un faro a la vanguardia de las naciones alumbrando la noche en estos tiempos de oscuridad. El lunes por la mañana Albert Rivera echó un ojo a su alrededor, vio que no había nada urgente que hacer y decidió que lo mejor era cruzar el Atlántico para solucionar los problemas de los venezolanos, inaugurando de paso una nueva modalidad de campaña electoral, la que se realiza en campo visitante. Bien por Rivera y bien por España, que hace una semana envió a Zapatero y todos los veranos carga en el avión a Felipe González.

A Rivera se le critica por barlovento que haga hincapié en el eje Maduro-Podemos y se le aplauden por sotavento sus reuniones con la oposición del país sudamericano. El resultado es que Venezuela ocupa tanto espacio informativo que más de uno ha tenido que frotarse los ojos al mirar la portada del periódico en el bar. Cuando un país decide situar el foco de la actualidad en el exterior hay dos opciones: o bien se trata de uno de esos países, generalmente pequeños, generalmente aburridos, en los que nunca ocurre nada porque la gente tiene la vida resuelta hace ya mucho tiempo, o bien se trata de todo lo contrario, de un país en el que ocurren demasiadas cosas y hay muy poco interés en hablar de ello.

Cuando un país decide situar el foco de la actualidad en el exterior hay dos opciones: o bien se trata de uno de esos países, generalmente pequeños, generalmente aburridos, en los que nunca ocurre nada, o bien se trata de un país en el que ocurren demasiadas cosas y hay muy poco interés en hablar de ello.

Hace tiempo que los poderes fácticos españoles decidieron que había que redoblar la presión colonial sobre Venezuela que arrancó hace ya unos cuantos años con aquel por qué no te callas que el rey emérito le gruñó a Hugo Chávez por encima de la mesa. La expedición se ha redoblado desde que Podemos, ahora con Izquierda Unida de la mano, amenaza con tragarse al PSOE y convertirse en la primera fuerza de la oposición. No importa cuántas veces archiven los tribunales españoles las denuncias de financiación ilegal contra el partido de Iglesias, Rivera sigue repitiendo el mensaje desde Caracas, donde confía en marcar un par de goles que le den ventaja para la vuelta en casa.

Es de suponer que, para entonces, cuando empiecen los debates y los zarandeos previos al 26-J, Venezuela dejará de ser el tema central de la agenda política y quizás, y solo quizás, se empiece a hablar de los temas de andar por casa. Aunque tampoco hay que suponer demasiado. Como en los números circenses, siempre hay un más difícil todavía y nunca hay que subestimar la capacidad de I+D+i del país. El parte médico asusta: el tejido industrial desaparece, los sueldos ya no dan para vivir, las arcas de la Seguridad Social están cada vez más vacías y Jordi Sevilla, uno de los principales ideólogos del PSOE, afirma que todo se solucionará cuando la construcción empiece a remontar de nuevo. En pocas palabras: no hay manera de subir al enfermo a planta.

En vista de una eventual maniobra de reanimación extrema el presidente en funciones, Mariano Rajoy, ya ha prometido a Bruselas que si consigue renovar hasta 2020 no le temblará la mano con los recortes. Todo bien por ahí. Después, cuando haya que ponerse el traje de faena y salir a la calle en las semanas previas al 26-J Rajoy no tendrá ningún reparo en desmentir sus propias promesas a las instituciones europeas. La campaña es así, pura innovación. Con un matiz importante: se dirige a los ciudadanos. Las mentiras, por lo tanto, entran dentro del abanico de opciones.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha