eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Condenado a 15 años de internamiento psiquiátrico por disparar a su esposa en diciembre de 2011 en Burlada

El procesado, de 66 años, hirió a su mujer en las dos piernas con la intención "de dejarla postrada de por vida en una silla de ruedas"

- PUBLICIDAD -

La Sección Segunda de la Audiencia de Navarra ha condenado a 15 años y 9 meses de internamiento en un centro psiquiátrico a un acusado que "con la firme y determinante decisión de dejarla postrada de por vida en una silla de ruedas" disparó contra su esposa en las dos piernas el 14 de diciembre de 2011 en Burlada.

El procesado, de 66 años, deberá indemnizar a su exmujer _el matrimonio se divorció en abril de 2013_ con 200.000 euros por las lesiones y secuelas y no podrá comunicarse ni acercarse a ella ni a su hija durante 41 años, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN).

En la sentencia, que es firme al haberse dictado de conformidad, el encausado, M.V.S.G., ha sido condenado a 5 meses y 29 días por un delito de amenazas, otros 5 meses y 29 días por un delito de coacciones leves, 18 meses _9 por cada uno_ por dos delitos de amenazas, 9 meses por un delito de maltrato no habitual y 6 años de prisión por un delito de lesiones con inutilidad de órgano o miembro principal.

En todos los delitos concurren la circunstancia agravante de parentesco _en el de lesiones también la alevosía_ y la eximente incompleta de trastorno de ideas delirantes. Por esta última circunstancia, en lugar de la condena de 9 años y 3 meses de prisión, el encausado deberá cumplir la medida de seguridad de internamiento en un centro psiquiátrico por un tiempo total de 15 años.

En agosto de 2011, según consta en la sentencia, el procesado discutió con su esposa, que entonces tenía 56 años, y, en un momento dado, le puso "un cuchillo en el cuello y le dijo que le iba a matar". Asimismo, en septiembre, en el transcurso de una discusión, el inculpado le asestó "un puñetazo" en el brazo izquierdo, que le originó un hematoma.

Entre septiembre y octubre, en presencia de su hija, el acusado amenazó a su esposa con dispararle "a las rodillas" para que ella supiera lo que era "sufrir" y le dijo que luego se iba "a pegar un tiro en la cabeza".

Finalmente, el 14 de diciembre, en torno a las 12 horas, la víctima llegó al domicilio conyugal tras realizar unos recados. Se encontró con que su marido estaba preparando unos huevos con tocino y se ofreció a terminárselos. Cuando estaba concluyendo, el procesado se dirigió al dormitorio donde guardaba una escopeta de caza y, tras cargarla con al menos dos cartuchos, le espetó: "Ahora te hago lo que tenía que hacerte". Y, a continuación, efectuó dos disparos que impactaron en ambas piernas.

El procesado, "con absoluto desprecio hacia la vida y el estado en que se encontraba su mujer, hizo caso omiso a los gritos de auxilio y socorro y la dejó malherida en la cocina", señala la sentencia. Acto seguido, el inculpado se disparó en el rostro.

A consecuencia de los disparos en ambas piernas, la víctima sufre perjuicios irreversibles. Necesitó 737 días para alcanzar la estabilidad de las lesiones y, según la sentencia, le han quedado importantes secuelas limitativas.

Entre otras, padece una grave deformidad de la extremidad inferior derecha, con lesión de nervio ciático y pérdida de sustancia ósea con una importante limitación funcional. Asimismo, en la pierna izquierda presenta como secuela una importante deformidad por cicatrices extensas y pérdida funcional.

Según el informe de los médicos forenses, la esposa sufre limitaciones en su vida cotidiana ya que padece una cojera por acortamiento de la extremidad derecha. Precisa de ayuda para la deambulación mediante apoyo en una muleta o andador. Además, requiere de tratamiento psicológico.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha