eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

El Gobierno afirma que no se justifica jurídica, social, ni económicamente el cambio en la ley del Vascuence

Ha aprobado un acuerdo en el que muestra su disconformidad a la toma en consideración de la propuesta planteada por PSN, I-E y GBai.

Pide al Parlamento que retrase el debate sobre esta ley a la próxima legislatura.

- PUBLICIDAD -

El Gobierno de Navarra ha acordado, en su sesión de este miércoles, mostrar su disconformidad con la toma en consideración de la proposición de Ley foral de modificación parcial de la Ley foral del Vascuence, que plantea implantar la enseñanza en euskera en centros públicos de la zona no vascófona en función de la demanda.

En opinión del Ejecutivo foral, la iniciativa presentada por los grupos parlamentarios PSN, Izquierda-Ezkerra y Geroa Bai "carece de motivación suficiente, ya que no cuenta con el respaldo de la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias, ni está justificada por cambios sociales".

Considera, además, que su aplicación incrementará los costes económicos y sociales del actual modelo de enseñanza de euskera en la zona no vascófona y, por último, agrega que se trata de una propuesta "extemporánea", que "reitera una iniciativa similar ya rechazada en 2012 y se presenta en un tiempo en el que ya no va a poder ser aplicada en la presente legislatura".

La ley del vacuence, "sensible" a la realidad

Por lo que se refiere a la motivación, el acuerdo del Gobierno niega que la extensión del euskera en la zona no vascófona esté exigido por la Carta Europea ya que, según indica, los derechos lingüísticos que protege ésta "no son derechos universales que deban aplicarse de manera idéntica a todos los ciudadanos de una Comunidad, sino que mantienen relación directa con la proporción de hablantes de la lengua en los diferentes territorios".

En este sentido, considera que la Ley foral del Vascuence fue "sensible" a las diferentes realidades sociolingüísticas de Navarra estableciendo las tres zonas.

Tampoco estima el Gobierno que los "cambios sociales" aludidos por los firmantes de la proposición justifiquen la modificación de la norma. A este respecto, señala que las últimas encuestas, tanto del Gobierno de Navarra (2008) como del Gobierno vasco (2012), cifran en 3,1 por ciento y 2,3 por ciento, respectivamente los porcentajes de bilingües en la zona no vascófona. Por su parte, los datos del censo de población de 2011 reflejan que menos del 0,6 por ciento de la población de esa zona declara que el euskera es su primera lengua.

El incremento de los costes económicos y sociales es otro de los argumentos expresados en el acuerdo de disconformidad. Concretamente, se rechaza que la propuesta proponga la implantación de líneas de euskera únicamente en los centros públicos, sin tener en cuenta las ikastolas ya existentes, cofinanciadas con fondos públicos mediante conciertos, y que, según se agrega, "tienen capacidad suficiente para absorber un mayor número de alumnos".

En opinión del Gobierno, este planteamiento restrictivo incrementará los costes económicos y sociales de la extensión de la enseñanza en euskera, "ya que provocará bien la duplicidad de recursos para dar un mismo servicio o bien la limitación de los conciertos en los centros ya existentes".

Finalmente, considera la propuesta "extemporánea" por tratarse de "una iniciativa similar a otra ya rechazada por el Parlamento en 2012 y presentarse al final de la legislatura, sin tiempo material para aplicarlo antes de que finalice ésta".

Por todo ello, el Ejecutivo foral considera más adecuado posponer este debate a la consideración del nuevo Parlamento que surja de las elecciones de mayo de 2015.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha