eldiario.es

Menú

¡A tierra! La taquilla del cine español se nos dispara

- PUBLICIDAD -

¡Qué bien! Estamos de enhorabuena los que nos dedicamos al cine en España, la taquilla se nos está disparando como nunca o eso nos quieren vender. Desgraciadamente las películas que se ven masivamente en este país son muy pocas, están concentradas principalmente en estrategias comerciales de las televisiones privadas que se quieren hacer dueños de un sector cada vez más debilitado y menos independiente. Como excelentes Burgerkings nos venden una pequeña oferta de contenidos que no dejamos de devorar compulsivamente sin preguntarnos porque lo hacemos o si realmente es comestible.

El pim pam pum que ha vivido el sector de la cultura y en lo que me toca del cine nos está llevando a una situación de supervivencia. Medidas como la falta de dotación pública y no solo eso sino los impuestos, gravan la exhibición de las películas como si fuese un producto de lujo, tenemos el IVA cultural más alto de toda Europa, ahí si somos los más grandes. La entrega de la televisión pública en manos del ámbito privado por los recortes y quitarle la publicidad haciéndola no competitiva, ha hecho que las televisiones privadas se hagan todavía más fuertes.

El cine en el España lo quieren concentrar en muy pocas manos y los periféricos donde tenemos gobiernos autonómicos que todavía luchan por su cultura y su cine, se convierten en una isla cada vez más difícil de soportar. Películas como Loreak son una flor de un día si no hay un respaldo global suficiente. En esta legislatura quitaron el fondo para la producción de cine en las lenguas cooficiales.

Parece que los gestores que llevan cultura no han leído los estudios que se han hecho sobre la economía de los rodajes y como 1€ que invertimos en incentivos en la producción de cine, se multiplica por 4 en el efecto que se genera en la economía. Tampoco han visto como los países punteros como Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Alemania, etc., cuidan su cine como carta de prestación para ser motor de sus exportaciones y sin entrar en lo que significa para el turismo la exhibición de nuestras obras por el mundo.

Estamos despreciando lo que significa para España la figura de Almodovar, Antonio Banderas, Javier Barden, etc. Hoy con la falta de interés del sector del cine estas personalidades mundiales no habrían surgido, por lo que estos embajadores no existirían.

Parece que los gestores que llevan cultura no han leído los estudios que se han hecho sobre la economía de los rodajes y como 1€ que invertimos en incentivos en la producción de cine, se multiplica por 4 en el efecto que se genera en la economía.

Ahora parece que los del cine somos estafadores, esta noticia filtrada interesadamente es lo último que llega al ciudadano y curiosamente sale cuando el gobierno quiere sacar un cambio normativo al final de su legislatura. Dicen que se ha hecho mal uso de la ayudas públicas y que se ha aprobado un cambio de modelo de financiación de nuestro cine en el Estado, para que así produzcamos mejor ya que el problema somos los productores. Para atajar todo esto el gobierno plantea dotarnos para el próximo ejercicio de unos fondos aun más reducidos para que en este negocio compitamos con las majors americanas de tú a tú sin complejos.

Tanto ministerio, con sus políticos, asesores, funcionarios y en la calle estamos supuestamente los que hacemos las películas esperando que tomen medidas lógicas que fortalezcan este sector económico y su respuesta es una subida de impuesto injustificada y un recorte del incentivo público. Con lo sencillo que es copiar modelos que ya funcionan en otras partes del mundo, no pedimos más. Buscando un sentido lógico a la inversión en cine donde fuéramos como cualquier negocio que genera riqueza y empleo, se podría establecer un principio de incentivar la inversión, tanto gasto tanto me ayudas a incentivar la economía.

Ahora el gran negocio son las tele operadoras que se están quedando con los ingresos que les generan las conexiones a la red, con la ayuda de la piratería, con el todo gratis. Estas son incapaces de invertir en la generación de un compromiso de repartición mínima de esa riqueza que haga perdurar a las empresas de contenidos, como somos las empresas que producimos cine. Los gobiernos no han conseguido regular una legislación que evite la piratería, no quieren abrir el melón y dejan que sigan ganando dinero sin imponerles una regulación que mantenga el ecosistema canal-contenido.

Hay mucho por hacer, espero encontrarme con políticos que entiendan nuestro sector y que les guste el cine o por lo menos que no lo odien.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha