eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Constitucional alemán detiene en el último momento la expulsión de un afgano

- PUBLICIDAD -

El Tribunal Constitucional (TC) alemán detuvo hoy en el último momento la expulsión de un refugiado afgano que iba a ser deportado junto a otros 50 peticionarios de asilo, operación que derivó en protestas de centenares de activistas pro derechos humanos en el aeropuerto de Fráncfort.

La decisión de la Corte se remitía a cuestiones formales en un caso concreto, un hombre de 29 años, cuya solicitud había sido rechazada y que previsiblemente será expulsado en otro momento.

En el comunicado emitido por el TC se deja claro que esa decisión se ha adoptado con independencia de la situación de seguridad en Afganistán.

Centenares de activistas pro derechos humanos se habían concentrado en el aeropuerto de Fráncfort para protestar contra la prevista expulsión de un primer grupo de peticionarios de asilo a Afganistán.

Los manifestantes portaban pancartas y repartían octavillas con frases como "Stop-No a las expulsiones hacia Afganistán", al tiempo que advertían de que la situación en ese país no está estabilizada.

La concentración de protesta había sido convocada por organizaciones como Pro Asyl después de que el semanario Der Spiegel avanzara que para esta noche se preveía la repatriación en un vuelo chárter de un grupo de 50 afganos desde Fráncfort a Kabul.

Estas informaciones no fueron confirmadas ni por las autoridades alemanas ni por la Policía de fronteras de ese aeropuerto.

Un portavoz del ministerio alemán del Interior declinó hacer comentarios al respecto, en una comparecencia de rutina ante los medios, con el argumento de que no ofrece información sobre este tipo de operaciones.

De acuerdo con la ley vigente, los peticionarios de asilo que ven rechazada su solicitud pueden ser expulsados de Alemania en el plazo de siete a 30 días tras recibir la notificación correspondiente y de no existir razones humanitarias o de seguridad que impidan su repatriación.

Poco antes de procederse a la expulsión se les ofrece la posibilidad de acceder al llamado "retorno voluntario", en cuyo caso las autoridades alemanas asumen el coste del viaje.

Ocasionalmente el refugiado percibe una ayuda financiera para facilitarle el regreso que se sitúa, según las circunstancias, entre los 200 y los 500 euros (de 212,5 a 531 dólares).

Según las cifras del departamento federal de Migración, correspondientes al pasado noviembre, en Alemania hay actualmente 125.000 peticionarios de asilo afganos, cuyas solicitudes están en proceso de evaluación.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha