eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Costa: "No ha crecido la presión de Bruselas ni de los socios de izquierda"

- PUBLICIDAD -
Costa: "No ha crecido la presión de Bruselas ni de los socios de izquierda"

Costa: "No ha crecido la presión de Bruselas ni de los socios de izquierda"

El primer ministro luso, António Costa, aseguró que no siente que haya crecido la presión de Bruselas ni de los socios de izquierda que apoyaron su Gobierno tras las dificultades para elaborar un Presupuesto que obtuviera el visto bueno de la Comisión Europea (CE).

"No tengo esa sensación de que haya crecido la presión, ni de Bruselas ni de los socios del Gobierno. La vida es un juego de presiones", señaló el también líder socialista en una entrevista publicada hoy por el semanario luso "Expresso".

Costa defendió que su Ejecutivo demostró que es posible adoptar "medidas alternativas y políticas diferentes dentro de las restricciones de la moneda única", aunque reconoció que prefería la versión inicial de los Presupuestos del Estado de 2016 a la resultante de las negociaciones con Bruselas.

El líder del Ejecutivo no cree que la polémica sobre los Presupuestos vaya a provocar que la agencia de calificación DBRS deje a la deuda portuguesa en nivel de "bono basura", lo que impediría a Portugal beneficiarse del programa de compra de deuda del Banco Central Europeo (BCE).

"No hay ninguna razón de la economía o de las finanzas públicas portuguesas que inviten a cualquier alteración negativa", consideró.

Costa, que gobierna tras alcanzar un inédito acuerdo con el marxista Bloque de Izquierda y con el Partido Comunista Portugués, negó que haya un riesgo de que el Gobierno o el Partido Socialista (PS) queden dominados por las fuerzas de la izquierda.

"Por primera vez los partidos de izquierda se entendieron no sólo para oponerse a los gobiernos de derecha sino para construir una política alternativa. Es muy saludable dar a los portugueses un abanico de oportunidades y soluciones de gobierno más variado", sostuvo.

El primer ministro destacó la importancia del diálogo en una democracia y aseguró que en ese proceso no pretenden excluir a los partidos conservadores, aunque consideró que primero tienen que "liberarse del pasado y regresar al presente".

"Es necesario respetar cierto luto de la derecha portuguesa para que se convierta en un socio más activo para el futuro del país y no continúe agarrada al debate sobre los cuatro años que pasaron. Es una obsesión que mantienen, como si el mundo hubiera acabado el día que terminó su Gobierno", dijo.

El socialista confía en que su Gobierno pueda mantener "un buen nivel de relaciones institucionales" con el próximo presidente de Portugal, el conservador Marcelo Rebelo de Sousa, con quien asegura tener una relación personal "excelente".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha