eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Dublín advierte a los partidos norirlandeses de que se acaba el tiempo

- PUBLICIDAD -
Dublín advierte a los partidos norirlandeses de que se acaba el tiempo

Dublín advierte a los partidos norirlandeses de que se acaba el tiempo

El Gobierno irlandés aseguró hoy que los partidos norirlandeses deben efectuar avances tan pronto como sea posible para lograr, antes del receso estival, la restauración del Ejecutivo autónomo de poder compartido entre protestantes y católicos.

El ministro irlandés de Asuntos Exteriores, Simon Coveney, recalcó que las formaciones deben "hoy mismo" acercar sus posiciones para acabar con la parálisis que afecta a la provincia británica desde hace seis meses.

"De camino pronto a Belfast. Los partidos deben lograr avances políticos hoy mismo", escribió el jefe de la diplomacia irlandesa en Twitter, antes de participar, junto al ministro británico para Irlanda del Norte, James Brokeshire, en una nueva ronda de conversaciones.

Aunque la Asamblea autónoma de la región permanece suspendida desde las elecciones del pasado marzo, su actividad oficial concluye este viernes con el comienzo del descanso veraniego.

Además, recordó hoy Coveney, la próxima semana arranca la temporada de marchas orangistas, con la que los protestantes celebran su identidad, pero que, a menudo, está marcada por los enfrentamientos violentos que mantienen con la comunidad católica y las fuerzas de seguridad.

En ese clima de tensión, sostienen Londres y Dublín, será más difícil que los partidos cedan terreno ante las cuestiones que aún impiden la formación de un gobierno en la región.

Los formaciones ya superaron el pasado jueves la fecha límite impuesta por Londres -la cuarta en seis meses- y, a pesar de que apuraron también sin éxito otra prórroga durante el fin de semana, Brokenshire les concedió ayer más tiempo para que sigan negociando.

El ministro descartó así medidas más duras, como convocar otras elecciones autonómicas o suspender indefinidamente la autonomía para gobernarla directamente desde Londres, a pesar de que estas opciones continúan estando sobre la mesa si no hay acuerdo pronto.

El probritánico Partido Democrático Unionista (DUP), mayoritario entre la comunidad protestante, acusa al nacionalista Sinn Féin, principal formación de la católica, de efectuar demasiadas demandas para regresar al Gobierno.

El Sinn Féin, por su parte, sostiene que los unionistas siguen sin ceder terreno ante las propuestas relacionadas con los derechos de las minorías de la provincia británica.

En concreto, el partido nacionalista, antiguo brazo político del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), cita la negativa del DUP a redactar una ley específica que oficialice el uso de la lengua gaélica y a legalizar el matrimonio entre homosexuales.

Las dos formaciones también discrepan respecto al legado del pasado conflicto y los mecanismos para asistir a las víctimas e investigar los crímenes cometidos tanto por los paramilitares como por las fuerzas de seguridad durante ese periodo.

El Ejecutivo de Belfast cayó el pasado enero cuando el histórico dirigente del Sinn Féin Martin McGuinness, ya fallecido, dimitió de su puesto de adjunto de la exministra principal y líder del DUP, Arlene Foster, por un caso de corrupción en la política de energías renovables detectado en la anterior legislatura.

El Gobierno británico se vio obligado a convocar comicios en marzo, pero los partidos no han sido capaces de acercar sus posiciones desde entonces.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha