eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

España contada por sus grandes fotógrafos

- PUBLICIDAD -
España contada por sus grandes fotógrafos

España contada por sus grandes fotógrafos

Los grandes nombres de la fotografía española se dan cita desde hoy en una exposición en Miami que, sin pretenderlo, supone un repaso a la evolución social del país en su historia reciente, desde la empobrecida posguerra en blanco y negro hasta el colorido surrealismo de la movida madrileña.

"La Mirada en el Otro: Confrontaciones/Conexiones" ya se ha mostrado en otras ciudades del mundo y llega ahora a Miami para mostrar al multicultural público de esta ciudad la creatividad, ingenio y atrevimiento de la fotografía en España.

El denominador común de sus protagonistas es que todos son fotógrafos que han sido merecedores del Premio Nacional de Fotografía.

Sin quererlo, las 54 obras que se exponen en el Centro Cultural Español de Miami hasta final de febrero se convierten en un repaso a la rica transformación vivida por la sociedad española en las últimas décadas, como explica a Efe el apasionado periodista Javier Díez Ballesteros, uno de sus comisarios.

Inician ese recorrido imágenes de grandes nombres como Gabriel Cualladó, clave en la renovación de la fotografía en la segunda mitad del siglo XX, o Joam Colom, "uno de los fotógrafos esenciales en la historia de España", según el que fuera director de Radio 3.

Colom trabajaba en una aseguradora y era un aficionado a la fotografía. En sus ratos libres, relata Díez, iba al barrio chino de Barcelona y retrataba con disimulo la vida de sus calles, incluidas prostitutas como la protagonista de "La calle", una casi taurina secuencia que se puede ver en esta exposición.

"Es como una vuelta al ruedo: La mujer sale del portal casi embistiendo como un toro, da una vuelta al ruedo, despierta una expectación impresionante entre los hombres y se vuelve a los toriles con enorme poderío torero", describe Díez, que destaca cómo han llamado la atención internacional los singulares ángulos con que Colom tomaba sus fotos.

Esos ángulos no responden más que al "desarrollo de su propia técnica como voyeur de disparar la cámara desde abajo, con el brazo extendido, para que la gente no se sintiera traicionada en su intimidad por ser fotografiada", comenta.

Este pionero autodidacta dejó por dos décadas la fotografía después de que Camilo José Cela utilizara sus fotos para ilustrar su "Izas, rabizas y colipoterras" y se viera amenazado por la demanda de una de las mujeres retratadas, según relata el entusiasta comisario de la muestra.

Como esta, la exposición oculta entrañables anécdotas de las fotografías que retratan en blanco y negro esa España humilde y atrasada y, unos años más tarde, ya en color, la llegada del lema "Spain is different" de los años de las décadas de los 70 y 80.

Los europeos atraídos por aquella campaña y dispuestos a enrojecer sus pieles bajo el sol español son retratados con desconcertantes encuadres y llamativos colores pop por Carlos Pérez Siquier en "El color del sur". Tampoco falta la elocuente visión de "Madrid" de Ramón Masats.

A ellos les sigue otra oleada de artistas como el balear Toni Catany y su mezcla magistral de técnicas fotográficas antiguas y modernas, el argentino Humberto Luis Rivas Ribeiro, "mago de los retratos y las soledades", o la manchega Cristina García Rodero, cuyos archivos fueron adquiridos en parte por el Centro Paul Getty para su estudio etnográfico.

Tampoco falta el gran agitador cultural madrileño Pablo Pérez-Mínguez, fallecido el pasado noviembre, ni emblemáticas figuras de la movida madrileña como Alberto García-Alix, con "Los malheridos" y su inquietante "gata".

"Todo el mundo se queda hechizado con 'La Gata'. El ministro de Cultura esloveno, que estuvo en la inauguración cuando la llevamos allí, me preguntaba insistentemente; quería saber si era un montaje, pero no: ese equilibrio desequilibrado tan felino e intenso es real", explica Díez.

Llama la atención la obra de la intuitiva Ouka Leele (Bárbara Allende Gil de Biedma), desde su temprano "¿A dónde irán?", que muestra el preámbulo de una boda de postín en El Escorial, hasta "Un baile flamenco", una bella polaroid transportada a color realizada para Cartier a partir de dos guantes.

"Es una de las artistas más 'españolas' -según Díez-, porque su obra pivota en dos esencias del arte español: el surrealismo buñuelesco y dalineano del que es una clara heredera" -no hay más que ver "Peluquería" pintada a mano o su divertido retrato de Chus Lampreave "Mi amiga Chuslan"- y "el clasicismo que tanto ha cultivado en blanco y negro".

En este gran fresco de la fotografía española no faltan artistas conceptuales como Joan Fontcuberta, "uno de nuestros pensadores y teóricos de la comunicación más importantes", Chema Madoz y sus metáforas con objetos imposibles, o Manuel Vilariño y su telúrico trabajo.

Mar Gonzalo

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha