eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Foix y Cremades rememoran su historia de amor después de 30 años sin verse

- PUBLICIDAD -
Foix y Cremades rememoran su historia de amor después de 30 años sin verse

Foix y Cremades rememoran su historia de amor después de 30 años sin verse

Vicente Molina Foix y Luis Cremades rememoran su historia de amor después de 30 años con "El invitado amargo", una novela escrita a dos voces que, por separado y a través de la palabra, reencuentra ese pasado común, convirtiendo al lector en un confidente de su íntima relación.

Los dos escritores y antiguos amantes han revisitado y explorado con honestidad y sin censura su historia de amor por separado, capítulo a capítulo, convirtiendo la novela en un doble autorretrato que, según han comentado a Molina expertos en literatura, "no tiene precedentes" en el mundo literario.

Ora uno ora el otro, Molina Foix y Cremades han reconstruido su pasado de forma alterna y sin ninguna planificación clara de la estructura, algo nuevo para el escritor de "El abrecartas", quien sostiene que la novela está escrita con "dispositivos narrativos" a partir de "sucesos vividos" a lo largo de tres años de relación.

"Yo mandaba un capítulo a Luis y esperaba a ver su capítulo respuesta", ha señalado Molina, que ha comparado la intriga con que vivía la espera con la excitación de quien esperaba las entregas de los capítulos de Dickens en los folletines del siglo XIX.

"¡Yo me enteraba de los acontecimientos como lo hace el actual lector de la novela!", ha destacado Molina Foix.

Fruto de este ejercicio, ambos descubrían poco a poco lo que querían contar y se convertían en narradores autobiográficos de sus propios capítulos mientras desempeñaban el papel de personajes en los escritos del otro, por lo que a veces se pueden leer distintas versiones de un mismo hecho.

"La memoria tiene mucho de imaginación", ha subrayado Molina Foix en alusión a la célebre frase de Joyce.

Además de la relación entre el ya entonces escritor Molina Foix, que en ese momento tenía 35 años, y el jovencísimo poeta Cremades, de 19, la novela también cuenta la historia de la España de principios de los ochenta, una época, según Molina Foix, de "libertades" e "incertidumbres" marcada por una ilusión generalizada por tirar adelante un país.

Entre ese universo de jóvenes golfantes e irreverentes, el libro retrata a un círculo de amistades, muchos de los cuales convertidos hoy en día en voces sobresalientes de la cultura y literatura del país, cuyos nombres han quedado plasmados sobre el papel, al descubierto.

El proyecto de la novela se originó por casualidad, cuando, ahora hace justo un año, Molina Foix encontró 20 cartas escritas por Cremades durante ese período que el escritor había olvidado.

Entre esas letras "hermosas" se reencontró con su pasado, su relación amorosa y, durante un mes, caviló sobre la posibilidad de escribir un libro a dos voces, algo que Cremades aceptó enseguida.

"Me atrajo la idea de ver los procesos de transformación de las voces narradoras", asegura Cremades, algo que, a su parecer, es un ejercicio de "responsabilidad" por el hecho de reescribir la propia vida, pero también de "honestidad" por la necesidad de ponerse en juego como personaje y narrador al mismo tiempo.

Para ambos escritores, que se vieron por primera vez ayer después de 30 años de la relación rememorada en la novela, la mayor incógnita está por venir, cuando los lectores, convertidos ahora en confidentes de su relación, compartan sus sensaciones y tomen partido del experimento que ha marcado a sus creadores y protagonistas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha