eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Gogeaskoetxea, acusado de atentar en Guggenheim y Barajas, niega ser de ETA

- PUBLICIDAD -

Eneko Gogeaskoetxea Arronategi, acusado del asesinato de un ertzaina junto al Museo Guggenheim de Bilbao y que ha sido juzgado hoy por participar supuestamente en el lanzamiento de granadas en 1997 contra el aeropuerto de Barajas, alcanzando a un camión, ha negado su pertenencia a la banda.

El presunto etarra no ha querido contestar a las preguntas del Ministerio Fiscal, que le ha solicitado quince años de prisión por un delito de terrorismo y otro de estragos, pero sí ha respondido a su abogada, Jone Goirizelaia, a quien ha manifestado: "no he formado parte de ETA".

El procesado, que es hermano del presunto jefe militar de ETA Ibon Gogeaskoetxea y fundador del comando etarra "Katu", ha negado haber viajado a Madrid el 5 de enero de 1997, fecha en la que se lanzaron cinco granadas desde un descampado cercano al aeropuerto de Barajas, impactando una de ellas en un camión situado en la calle de Escorpión y causando daños materiales por valor de 1.087 euros.

Eneko Gogeaskoetxea, que fue detenido el 7 de julio de 2011 en Cambridge (Reino Unido) y llegó a España el pasado mes de julio, ha comentado que en la ciudad británica "no estaba escondido" y que llevaba "una vida normal" con su mujer y sus hijos.

Por el atentado en Barajas, que fue reivindicado por ETA, ya fue condenado en el año 2000 a quince años de cárcel Kepa Arronategi, primo de Eneko, y que hoy ha declarado como testigo que si en su día le acusó de participar fue porque habló "bajo chantaje" al decirle los agentes que si no meterían en la cárcel a su mujer, y para "ayudar a otros por encima" de él.

"Tenía que salvar a otros compañeros del comando" y "antes de mi familia y de todas las cosas soy militante de ETA", ha destacado Arronategi durante la vista celebrada esta mañana en la sede de San Fernando de Henares de la Audiencia Nacional.

Kepa Arronategui ha añadido que él tampoco participó en el atentado de Barajas y, sobre su condena por dicha acción ha manifestado: "me lo comí porque se lo inventaron".

Uno de los ertzainas que ha declarado en la vista ha asegurado que Kepa afirmó el 16 de octubre de 1997, tras ser detenido días antes en Bilbao, que Eneko fue el que ideó el atentado contra Barajas y que el objetivo era alcanzar a los aviones aparcados en una pista.

Un miembro de los tédax ha ratificado que el material utilizado en la atentado estaba compuesto por cinco lanzagranadas de acción consecutiva y cinco granadas de 40 mm, belgas y de uso militar.

En sus conclusiones, el fiscal Pedro Rubira ha resaltado que existe jurisprudencia del Tribunal Supremo por la que se considera prueba de cargo la declaración de un coimputado.

El fiscal ha acusado al procesado, que tiene una condena de 2006 en Francia por asociación con malhechores, de "desaparecer" cada vez que se le ha abierto un procedimiento judicial, y ha solicitado al tribunal que se le imponga la misma condena que a Arronategi.

La abogada defensora ha pedido la absolución y ha criticado que el Ministerio Público base su acusación en las declaraciones policiales de Arronategi cuando se hicieron después de que él pidiera por dos veces hacerlo solo ante un juez.

Asimismo, la letrada ha solicitado que se tengan en cuenta como pruebas los informes forenses que no han sido impugnados por el fiscal y que dicen que desde el 14 de octubre de 1997, cuando fue detenido Arronategi, hasta que declaró tres días después, aseguró a los médicos que sufría presiones, amenazas y no le dejaban dormir en ningún momento.

Eneko Gogeaskoetxea, nacido en 1967 en Guernica (Bilbao), fue supuestamente dirigente del aparato logístico de ETA y miembro de "Katu" comando de ETA al que se atribuye, entre otros atentados, el sucedido el 13 de octubre de 1997 cuando supuestamente él junto a su hermano y Arronategi intentaron introducir tres maceteros con granadas anticarro en el museo Guggenheim de Bilbao, que iba a ser inaugurado cinco días después por el rey Juan Carlos.

Los ertzainas que efectuaban labores de vigilancia solicitaron la documentación a los terroristas y uno de ellos, al parecer el propio Eneko, disparó contra uno de los agentes, José María Aguirre, y le causó la muerte.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha