eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Gómez de Liaño pide una sentencia de Gürtel justa, "no para atemorizar"

- PUBLICIDAD -
Gómez de Liaño pide una sentencia de Gürtel justa, "no para atemorizar"

Gómez de Liaño pide una sentencia de Gürtel justa, "no para atemorizar"

El abogado y exjuez de la Audiencia Nacional Javier Gómez de Liaño ha pedido hoy en el juicio a la Sala de este tribunal encargada del caso de corrupción política Gürtel que dicte una sentencia "justa" y no una resolución "contundente y ejemplar para atemorizar".

La Audiencia Nacional ha reanudado la fase de informes de los defensores de los 37 acusados en este caso, correspondiente a la denominada primera época de Gürtel (1999-2005), entre ellos el presunto cabecilla del entramado, Francisco Correa, el extesorero del PP Luis Bárcenas y el exconsejero de la Comunidad de Madrid Alberto López Viejo.

En concreto Javier Gómez de Liaño ha pedido la absolución por falta de pruebas para el exconcejal del PP de Estepona (Málaga) Ricardo Galeote para quien la Fiscalía pide once años y ocho meses de prisión por adjudicar supuestamente contratos municipales a empresas de la trama a cambio de viajes organizados por una agencia del entramado.

El letrado ha comenzado su informe diciendo: "Salgo al paso de cosas que he oído en esta sala que me han estremecido sobre todo al salir de la boca de juristas como el abogado del Estado y en algún lance de la fiscal y me refiero a las peticiones de una sentencia contundente y ejemplar".

"No, nada de sentencias ejemplares para atemorizar a unos y dar gusto a otros, no y mil veces no. Lo que hay que pedir y suplicar al tribunal es que dicte una sentencia justa", ha proclamado.

Por otra parte Javier Gómez de Liaño ha advertido de que el Tribunal Supremo podría anular en su día una eventual sentencia condenatoria en este caso por haberse producido en la causa la violación de derechos fundamentales como el de la tutela judicial efectiva con un juez imparcial, un proceso con todas las garantías y la nulidad de pruebas obtenidas ilícitamente.

Al respecto Javier Gómez de Liaño ha hecho suyos algunos argumentos expuestos en la vista por Miguel Durán, abogado del presunto número dos de la trama, el exsecretario de Organización del PP gallego Pablo Crespo, en relación con la recusación planteada por este -que no prosperó- de uno de los tres magistrados del tribunal, José Ricardo de Prada.

Miguel Durán manifestó que el caso Gürtel debió cerrarse cuando fue apartado de la carrera judicial Baltasar Garzón, uno de los primeros instructores de la causa, por autorizar unas grabaciones a acusados en la cárcel vulnerando el derecho de defensa.

Durán recordó que recusó a José Ricardo de Prada para que no formara parte del tribunal de este juicio por su amistad con Baltasar Garzón que a su juicio "corta de raíz su imparcialidad" en este juicio.

Javier Gómez de Liaño ha abundado en que en el caso Gürtel "hay una metástasis procesal al inocularse en la causa el virus de la arbitrariedad con claro potencial contaminante".

"En lo que se refiere a mi defendido la fiscal en algún pasaje ha prescindido de la razón quizás por una pasión por acusar que jamás he entendido en el Ministerio Público que cuando hablaba de pruebas abrumadoras lo que quiso decir es que la prueba resultó pura bruma", ha comentado.

Hoy también han pedido la absolución de sus representados los abogados de Javier Nombela y de Alicia Mínguez, para cada uno de los cuales la Fiscalía pide 19 años de prisión, al primero al estimar que se encargaba de la facturación y de la gestión contable y financiera de sociedades del grupo de Correa y a la segunda como presunta administradora de sociedades de la trama.

El letrado de Javier Nombela ha alegado que la también acusada Isabel Jordán, para quien la fiscal pide 39 años de prisión como presunta exadministradora de empresas de la trama, ha implicado a su cliente para exculparse ella, cuando en dichas sociedades "no se hacía nada sin la firma de ella".

Por su parte la defensa de Alicia Mínguez ha alegado que su defendida era una mera auxiliar administrativa en las empresas de Correa y que empezó a trabajar en las mismas con 20 años y se limitó a cumplir órdenes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha