eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Merkel dice que no es íntima de Hollande, pero que su relación es sólida

- PUBLICIDAD -

La canciller alemana, Angela Merkel, reconoció hoy que no es una "íntima amiga" del presidente francés, François Hollande, pero recalcó que su relación de trabajo con el líder galo es fuerte y crucial para Europa.

Merkel defendió que ambos mantienen "una buena relación personal" y que los lazos bilaterales entre sus países, la primera y segunda economía de la eurozona, "se asientan sobre fundamentos muy sólidos".

"Parece que no hay cercanía entre los dos. Pero la realidad es diferente", aseguró la jefa del Gobierno alemán en un foro sobre Europa organizado por el canal de televisión público "WDR".

La canciller dijo también que una relación de este tipo no excluye la posibilidad de "diferencias" en "una u otra cuestión".

Con respecto a la situación económica, Merkel agregó que tanto ella como su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, son "muy optimistas" con respecto a la determinación del Ejecutivo francés para atajar el déficit fiscal.

No obstante, la canciller consideró que el hecho de que París haya obtenido dos años más para reducir su endeudamiento hasta los niveles exigidos por la Comisión Europea (CE) se encuentra dentro del marco contemplado por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

Asimismo, añadió que el éxito de las reformas económicas que el Gobierno francés se ha propuesto acelerar tras la difusión de sus últimos datos macroeconómicos es de "significado existencial" para la Unión Europea (UE) y la eurozona.

Las diferencias larvadas durante un año entre los gobiernos de ambos países quedaron patentes hace tres semanas, con la difusión de un documento de trabajo del Partido Socialista (PS) francés muy crítico con la jefa del Ejecutivo alemán.

El texto tachaba a Merkel de "canciller de la austeridad" y abogaba por reorientar la política europea y poner el fin de los ajustes impuestos por la líder alemana, que sólo piensa en los ahorradores alemanes, la balanza comercial de su país y "su futuro electoral".

Por parte alemana, fue el Partido Liberal (FDP), socio minoritario de la coalición de gobierno, quien azuzó la polémica, primero a través de un informe del Ministerio de Economía que calificaba a Francia de "hombre enfermo" de Europa y luego mediante las declaraciones de su candidato a la cancillería en las próximas elecciones.

Rainer Brüderle, actualmente jefe del grupo parlamentario liberal, aseguró en una entrevista de marcado carácter electoral que Francia "ya no es ejemplo" para su país y que el PS la ha hundido tanto económicamente "que Francia ya no está al nivel de Alemania".

El pasado 7 de mayo Berlín y París escenificaron su reconciliación, con un encuentro de sus ministros de Finanzas que sirvió para modular de forma más armónica sus respectivas apuestas por el crecimiento y la austeridad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha