eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Merkel reivindica su legado de cara a las elecciones, pero pide no confiarse

- PUBLICIDAD -
Merkel reivindica su legado de cara a las elecciones, pero pide no confiarse

Merkel reivindica su legado de cara a las elecciones, pero pide no confiarse

La canciller alemana, Angela Merkel, se mostró hoy satisfecha por lo alcanzado por su Gobierno en esta legislatura, que concluye con las elecciones del 24 de septiembre, pero instó al país a no confiarse.

En la última sesión del Bundestag (Cámara baja), estructurada como un debate general sobre la situación del país en medio de la campaña electoral, Merkel hizo un balance positivo de su gestión, centrándose en las crecientes diferencias con Turquía, el escándalo de los motores diésel y la amenaza nuclear norcoreana.

"En los últimos cuatro años hemos alcanzado muchas cosas. Es indiscutible que a Alemania le va bien en muchos campos. Pero no hay que dormirse en los laureles", afirmó la canciller.

Debido a los importantes cambios que se están produciendo a nivel tecnológico, agregó, en la próxima legislatura se deben "sentar las bases" para que "en 10 ó 15 años" se mantenga el éxito económico en Alemania y el país sea "socialmente más justo".

Con respecto a Ankara, la canciller abogó por que la UE estudie si "suspende o termina" las negociaciones de adhesión de Turquía al bloque debido al "preocupante" deterioro de los fundamentos democráticos en ese país y a la detención de ciudadanos alemanes por motivos "políticos".

La canciller anunció este paso, que propondrá para la cumbre de líderes de otoño, después de que el candidato socialdemócrata, Martin Schulz, afirmase el domingo que de ser canciller defendería en Bruselas la cancelación de las negociaciones.

En una entrevista paralela a un debate en Youtube, Schulz aseguró hoy que daría por terminadas las negociaciones si el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, sigue "actuando de forma tan arbitraria como hasta ahora".

La jefa del Gobierno alemán pidió que este paso se medite profundamente, ya que la relación con Ankara es "estratégica" y de "gran significado", y que no se aireen en público las diferencias entre socios, algo que sólo beneficiaría al presidente turco.

Sobre Corea del Norte, subrayó la importancia de que la UE haga oír su voz en la búsqueda de una solución diplomática a la crisis nuclear y condenó la "flagrante violación" de todas los acuerdos internacionales por parte del régimen de Kim Jong-un.

"Europa tiene una voz importante en este mundo y en esta situación debe emplearla", dijo la canciller, quien recalcó que está a favor de "una solución pacífica y diplomática" y de incrementar las sanciones contra Pyongyang.

Schulz, por su parte, mantuvo una postura muy similar en este aspecto y abogó por emplear "todos los canales diplomáticos disponibles", con China como país clave, además de reivindicar también el papel que puede tener la UE, como sucedió con el programa nuclear iraní.

Junto a las crisis internacionales, la canciller dedicó una parte de su discurso al escándalo de los motores diésel y al fraude sobre sus emisiones reales de gases contaminantes y consideró que en el sector del automóvil se perciben los "retos" de futuro de la economía alemana.

Merkel afirmó que hará "todo lo posible" para evitar una prohibición de los motores diésel -como las propuestas en Francia y el Reino Unido para 2040-, pero subrayó que hace falta "una transición limpia hacia una nueva forma de movilidad".

La canciller reiteró además su intención de elevar progresivamente el gasto en defensa hasta alcanzar el 2 % del producto interior bruto para 2024 -como se acordó en la OTAN en 2014-, algo a lo que se oponen los socialdemócratas.

A nivel económico, la canciller echó la vista atrás para celebrar que Alemania sea "motor de crecimiento" europeo y que el Gobierno federal haya logrado el déficit cero en los últimos cuatro años, pero advirtió de que en la próxima legislatura el país debe acelerar el paso en materia digital.

El bloque conservador de Merkel obtiene en las últimas encuestas entre un 36,5 % y un 39 % de los votos, lo que les otorga una victoria holgada pero no una mayoría suficiente en el Parlamento, mientras que los socialdemócratas logran entre un 22 % y un 24 %.

Las otras cuatro fuerzas políticas con opciones a acceder al Bundestag -La Izquierda, el Partido Liberal (FDP), Los Verdes y el ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD)- obtienen entre un 10 % y un 7 % de los votos en los sondeos.

"No quiero ganar las encuestas, quiero ganar las elecciones", aseguró Schulz, quien recordó que "hasta las elecciones quedan tres semanas".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha