eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Miles de israelíes en el Día de Jerusalén con banderas y fervor patriótico

- PUBLICIDAD -
Diez palestinos detenidos por disturbios en protesta por una marcha en Jerusalén

Diez palestinos detenidos por disturbios en protesta por una marcha en Jerusalén

Decenas de miles de israelíes, en su mayoría jóvenes de la derecha nacionalista, marcharon hoy por las calles de Jerusalén en un desfile que conmemora el 46 aniversario de la "reunificación" de la ciudad bajo control de Israel en 1967.

Poco antes de que se iniciara la marcha, diez palestinos fueron detenidos por la Policía israelí tras protagonizar disturbios en protesta por la convocatoria de la Alcaldía de Jerusalén.

El portavoz de la Policía israelí, Miki Rosenfeld, explicó a Efe que los altercados se registraron en la Puerta de Damasco, junto a la ciudad vieja de Jerusalén, cuando un grupo de palestinos trató de alterar el orden en medio de los preparativos del desfile.

Israel conmemora con esta marcha y otros actos que se iniciaron ayer y continúan hasta la noche de hoy, el aniversario de la captura de la parte este de la ciudad en la Guerra de los Seis Días, de 1967.

Denominada "Marcha de las Banderas", la procesión se inició a media tarde y recorrió barrios judíos y palestinos con banderas de diferentes tamaños de Israel, en el último caso, precisamente donde son constantes las fricciones entre las dos comunidades.

Numerosos grupos y movimientos judíos vinculados con los sectores más radicales de la derecha tomaron parte en el acto conmemorativo, que es considerado como una provocación por los palestinos.

Varios grupos de jóvenes judíos se concentraron bailando y coreando consignas ultranacionalistas en la Puerta de Damasco, ante la atenta mirada de los lugareños palestinos, algunos de los cuales portaban banderas de Palestina para contrarrestar la provocación.

El alcalde de Jerusalén, Nir Barkat; el presidente del Estado de Israel, Simón Peres, y otras autoridades participaron por la tarde en uno de los actos de estado celebrados en la Colina de las Municiones, donde se libraron las principales batallas durante la guerra de 1967.

En una entrevista con el diario "The Times of Israel" y publicada en la víspera, Barkat rechazó cualquier posibilidad de que los palestinos puedan tener algún día soberanía sobre una parte de la ciudad santa y propuso que en su lugar renombren a Ramala como "Jerusalén Norte".

El regidor afirmó también que "es ridículo que los judíos no puedan rezar en el Monte del Templo" o Explanada de las Mezquitas.

Los palestinos reclaman que Jerusalén Este sea la capital de su futuro Estado mientras que la comunidad internacional no reconoce la anexión de la parte oriental de la ciudad por parte de Israel, que en 1980 aprobó la denominada Ley de Jerusalén, que la declara la capital "eterna e indivisible" de Israel.

El ministro para Asuntos de Jerusalén, Naftalí Bennett, enfatizó hoy en un acto en el Parlamento israelí (Kneset) que "Jerusalén quedará unida para siempre, no hay otra Jerusalén".

La jornada se ha visto marcada igualmente por el arresto e interrogatorio durante seis horas del gran mufti de Jerusalén, jeque Mohamed Husein, por la Policía israelí, que lo dejó posteriormente en libertad sin cargos.

Husein fue detenido por la mañana por los agentes israelíes en su domicilio del barrio de Yabel Mukaber, en Jerusalén Este, en relación a disturbios ocurridos el martes en la Explanada de las Mezquitas, donde varios palestinos arrojaron sillas contra un grupo de visitantes judíos.

El recinto alberga la mezquita de Al Aqsa y la dorada Cúpula de la Roca, terceras en la jerarquía del islam, lugar que los judíos veneran como el Monte del Templo.

El arresto del mufti de Jerusalén fue duramente condenado por el presidente palestino, Mahmud Abás, que lo calificó de "un osado reto a la libertad de culto".

Los disturbios en la Explanada de las Mezquitas y la detención del mufti también han llevado al Parlamento jordano a aprobar en votación la expulsión del embajador israelí de Ammán.

El presidente israelí pidió a Jordania que reconsiderara esa decisión en un discurso pronunciado hoy en Jerusalén.

"La paz con Jordania nos es muy querida, respetaremos todos los acuerdos entre nosotros para proteger los lugares santos para todas las religiones", se indica en un comunicado difundido por la Oficina de Peres.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha