eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Milicias afines al gobierno de unidad intentan recuperar la zona petrolera

- PUBLICIDAD -
Milicias afines al gobierno de unidad intentan recuperar la zona petrolera

Milicias afines al gobierno de unidad intentan recuperar la zona petrolera

La milicia "Protección de las instalaciones petroleras", afín al gobierno de unidad nacional apoyado por la ONU, lanzó hoy un contraataque para recuperar los puertos petroleros de Sidrá y Ras Lanuf, conquistados la semana pasada por las milicias leales al gobierno de Tobruk.

Fuentes petroleras informaron a EFE de que aviones de combate bajo el mando del mariscal Jalifa Hafter, jefe del Ejército leal al Parlamento de Tobruk -único gobierno reconocido por la comunidad internacional-, lograron al parecer repeler el primer embate del señor de la guerra y socio del gobierno de unidad, Ismail Jidhram.

"Se ha desatado un gran incendio en una de las terminales" de estos puertos, los más importantes de país, tras los combates que estallaron de madrugada, agregó la fuente sin informar de posibles víctimas u otros detalles.

"Las fuerzas de Hafter lograron retener (el control) de las instalaciones petroleras y obligaron a la fuerzas de Jidhram a retroceder", agregó.

Hasta el momento se desconoce la situación real sobre el terreno, ya que fuentes de la milicia de Jidhran aseguran haber conseguido recuperar parte del puerto de Sidrá mientras prosiguen los combates en los alrededores de Ras Lanuf.

La crudeza de estos enfrentamientos si ha logrado, no obstante, interrumpir los trabajos que se habían iniciado en esa zona para reanudar las exportaciones de crudo y gas, esenciales para la economía del país, advirtió la fuente petrolera.

De acuerdo con su información, las autoridades se han visto obligadas a suspender las labores de carga del petrolero que había arribado esta misma semana al puerto de Ras Lanuf para trasladar a China el equivalente a 600.000 barriles de petróleo.

Este buque se convirtió esta semana en el primero en atracar en esta zona de la costa libia desde que hace cerca de dos años las milicias dirigidas por Jidhram, acérrimo enemigo de Hafter, se hicieran con el control de esta bahía conocida como "Al Hilal al Nafti" (el creciente petrolero).

Jidhram, que en enero repelió un ataque similar por parte de la rama libia del grupo yihadista Estado Islámico -asentada en la vecina localidad de Sirte- se había mantenido autónomo hasta este mismo verano.

En junio, sin embargo, decidió sumarse a la alianza de milicias formada por el gobierno de unidad -y dirigida por la poderosa ciudad de Misrata- que desde entonces trata infructuosamente de liberar Sirte.

Esta coyuntura bélica fue aprovechada la semana pasada por Hafter para arrebatar a Jidhram el control de una zona de enorme valor estratégico y asestar un golpe mortal a su rival -el llamado gobierno de unidad- en su intento por asumir el control político y económico de un país a día de hoy dividido.

Nada más confirmarse la conquista de los puertos, el gobierno de unidad establecido en Trípoli instó a Tobruk a sentarse a negociar su gestión y explotación.

La ONU, por su parte, ha reconocido la necesidad de que Hafter, un exmiembro de la cúpula militar que aupó al poder a Muamar al Gadafi, tenga un papel trascendente en el futuro político y militar del país.

La ofensiva del mariscal ha socavado, igualmente, el futuro del Acuerdo interlibio de Reconciliación, firmado el pasado mes de diciembre bajo los auspicios de Naciones Unidas, que permitía la formación del gobierno de unidad y al que desde el principio Hafter se opuso.

Reclutado por la CIA a finales de la década de los ochenta y convertido en el principal opositor a Gadafi en el exilio, el ahora mariscal regresó al país en 2011, al inicio de la insurrección, y en apenas cinco años ha devenido en uno de los hombres más fuertes del este del país.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha