eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Mogherini defiende urgencia de estado palestino con capital en Jerusalén Este

- PUBLICIDAD -

La alta representante de Política Exterior y Seguridad de la Unión Europea, Federica Mogherini, hizo hoy una cerrada defensa de la solución de los dos estados al destacar en Gaza y en Ramala "la necesidad de tener un Estado palestino", cuya capital sea Jerusalén Este.

El viernes ya quedó en evidencia el divorcio político entre el actual gobierno israelí, dirigido por Benjamín Netanyahu, y la Unión Europea, y hoy se confirmó.

Tras exigir ante el propio Netanyahu el cese de las construcción de colonias -que definió como un obstáculo para la paz- y defender ante el titular de Exteriores israelí, Avigdor Lieberman, la necesidad de recuperar el diálogo pero desde una perspectiva que incluye el reconocimiento de Palestina, Mogherini atacó hoy la médula del problema: Jerusalén.

En una rueda de prensa en Ramala junto al primer ministro palestino, Rami Hamadala, la diplomática italiana insistió en que la ciudad santa debe ser la capital tanto de Israel como de Palestina.

"Yo creo que Jerusalén puede ser y debe ser la capital de los dos estados", aseguró Mogherini, quien volvió a denunciar la colonización, piedra angular de la política del gabinete Netanyahu, que calificó de "ilegal" y de "obstáculo" para la paz.

Las palabras de Mogherini en Ramala tienen un alto significado político, ya que se produce en un momento en el que el Gobierno israelí persiste en su no reconocida anexión de la zona Este y en medio de una creciente tensión en la ciudad santa, escenario casi a diario de enfrentamientos y protestas en los barrios árabes.

Esta tensión crece sin freno en la parte Este desde que a principios de verano tres extremistas de la derecha judía mataran a un menor palestino en venganza por el asesinato tres semanas antes de tres estudiantes israelíes a manos de exconvictos islamistas cuando hacían autostop cerca de una colonia, en la Cisjordania ocupada.

Y que se ha disparado en las últimas tres semanas con dos atropellos mortales intencionados de kamikazes palestinos en Jerusalén Este -en los que han muerto cuatro personas- y el intento de asesinato en Jerusalén Oeste de un rabino ultranacionalista judío, activista en favor del cambio del statu quo en la Explanada de las Mezquitas, que resultó herido grave al ser tiroteado por presunto pistolero palestino.

El viernes, durante su intervención conjunta, Netanyahu volvió a subrayar en su idea de que Jerusalén es la capital indivisible del Estado de Israel y que las construcciones en los barrios árabes no pueden, por tanto, considerarse colonias.

Una opinión que también expresó al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en su último y tenso encuentro en Washington, a cuya Administración recomendó incluso que "se informase bien" antes de criticar a Israel por construir en Jerusalén.

Sin embargo, ni Estados Unidos ni la UE ni gran parte de la comunidad internacional, reconocen la anexión militar de Jerusalén Este hecha por Israel en la guerra de 1967.

La explanada de las Mezquitas o Monte del Templo, situada en la parte árabe de la ciudad vieja, es la médula del conflicto sobre la ciudad santa.

En 1967, el general israelí Moshe Dayan entregó su gestión al ministerio jordano de Asuntos Religiosos (Awqaf) ante la prohibición de la ley judía de rezar sobre el monte del Templo hasta la llegada del mesías, pero retuvo el control de la seguridad externa para Israel, statu quo certificado con el tratado de paz de 1994 con Jordania.

Sin embargo, desde hace años grupos ultranacionalistas y mesiánicos judíos presionan para cambiar este estatus, y suben a la explanada para musitar plegarias escoltados por la policía y ante las protestas de los musulmanes.

Mogherini, que ayer sugirió a israelíes y palestinos calmar la situación en Jerusalén, también atacó hoy en Gaza otros dos asuntos: la urgencia de reconstruir la Franja, devastada tras la ofensiva militar israelí de este verano, y la necesidad de declarar el estado palestino, como factor para garantizar el éxito de la solución de los dos estados.

Algo que ya hizo Suecia hace dos semanas, ante el enfado de Israel que retiró a su embajador en Estocolmo, y que según la prensa israelí el gobierno teme ahora que tenga continuidad en otros estados de la UE, que ya ha puesto sanciones a Israel por la colonización.

"Necesitamos un Estado palestino; este es el objetivo final y esta es la posición de la Unión Europea", afirmó Mogherini, quien en apenas 48 horas en la región ha demostrado el axioma con el que comenzó este su primer viaje al exterior como jefa de la diplomacia europea: su intención de que la UE desempeñe un papel político más determinante para la resolución del conflicto palestino-israelí.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha