eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Moody's mantiene la nota de Francia en "Aa1" con perspectiva "negativa"

- PUBLICIDAD -
Moody's mantiene la nota de Francia en "Aa1" con perspectiva "negativa"

Moody's mantiene la nota de Francia en "Aa1" con perspectiva "negativa"

La agencia de calificación de riesgos Moody's mantuvo hoy la nota de la deuda soberana de Francia en "Aa1", su segunda mejor graduación, pero sigue considerando que su perspectiva a medio plazo es "negativa".

Se trata de la primera de las grandes agencias de calificación que publica una nota sobre la deuda soberana de Francia desde que el pasado día 14 su presidente, el socialista François Hollande, anunciara medidas para ahorrar 50.000 millones de euros entre 2015 y 2017.

"Aunque el Gobierno haya introducido o anunciado un cierto número de medias (...), la realización y la eficacia de esas iniciativas se ve obstaculizada por la persistencia de rigideces", en especial en el mercado laboral, donde Moody's juzga que falta competitividad.

Y también por las "tensiones sociales y políticas", que pueden hacer que Francia "incumpla sus objetivos fiscales", o por el endeudamiento de Francia respecto a su Producto Interior Bruto (PIB), que esa agencia considera que pasará del 90,2 por ciento en 2012 al 93,6 % en 2013 y por encima del 95 % en 2014, indicó Moody's en un comunicado.

No obstante, la agencia avanzó que si Fracia implementa las medidas anunciadas y estas se demuestran efectivas para relanzar la economía y consolidar las cuentas del Gobierno, consideraría mejorar la perspectiva de "negativa" a "estable".

El ministro francés de Economía, Pierre Moscovici, declaró que recibe "con satisfacción" la decisión de Moody's y subrayó que "la elevada nota de las diferentes agencias de calificación refleja las muchas fortalezas de nuestra economía y el reconocimiento de la estrategia económica del gobierno".

Moscovici reafirmó en un comunicado la "determinación total del Gobierno de continuar recuperando el país, sus cuentas, su competitividad" y de "su crecimiento" para la "creación de empleo estable", agregó.

Standard & Poor's fue la primera de las tres grandes agencias en rebajar la nota de la deuda soberana de Francia, que perdió la "triple A" a inicios de 2012. Moody's lo hizo en noviembre de ese mismo año, preocupada por las débiles perspectivas económicas y los desafíos presupuestarios.

Año y medio después, el pasado mes de diciembre, Standard & Poor's volvió a degradar la nota de Francia, que cayó de "AA+" a "AA".

Y días más tarde, Moody's adelantó que en su próximo análisis valoraría la capacidad del Gobierno francés para enfrentare a "las presiones presupuestarias y a los problemas estructurales de la economía".

La tercera gran agencia, Fitch mantuvo entonces su "AA+" con perspectiva "estable" a Francia, es decir, el segundo de más de veinte escalones.

Ese era el escenario financiero que se encontró Hollande cuando anunció a finales de año un gran "pacto de responsabilidad" que pasa por rebajar a las empresas 30.000 millones de euros de cargas sociales a cambio de que estas se comprometan a crear empleo.

A ello se suman los 65.000 millones de euros que el Gobierno francés cuenta con ahorra de aquí a 2017, con 15.000 millones este año (ya presupuestados) y otros 50.000 entre el año que viene y 2017 a través de reformas estructurales y con la participación de las instituciones regionales.

Esas declaraciones de intenciones le han valido a Francia el aplauso de la prensa económica y de instituciones como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Pero esta semana, el Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó una décima las perspectivas de crecimiento de la economía global en 2014 y dos décimas para la vecina Alemania, mientras que dejó inalterada su estimación para Francia, a quien le augura un avance del 0,9 %.

A pesar de los veredictos negativos de las agencias de notación y de que su actividad económica está prácticamente estancada, Francia se financia a tasas históricamente bajas.

Esta mañana logró colocar sus bonos a diez años entorno al 2,4 %, frente al 3 % que pagaba a principios de 2012, cuando mantenía todos los "sobresalientes" financieros.

A ello hizo precisamente referencia el ministro francés de Economía en el comunicado que difundió al conocer la nota de Moody's, donde destacó que "la calidad de la firma de Francia se confirma, como lo demuestran las tasas históricamente bajas registradas en 2013 y las condiciones de financiación muy ventajosas desde el inicio del año" en curso.

En paralelo, Fitch mantuvo hoy su máxima calificación (AAA) a Alemania, que paga un interés del 1,6 % por sus bonos de deuda soberana a diez años.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha