eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Siria en segundo plano durante la visita a Pekín del primer ministro israelí

- PUBLICIDAD -
Siria en segundo plano durante la visita a Pekín del primer ministro israelí

Siria en segundo plano durante la visita a Pekín del primer ministro israelí

La situación en Siria, así como el contencioso con Irán o el conflicto con los palestinos, quedaron relegados a un segundo plano durante la visita hoy a Pekín del primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, quien firmó cinco acuerdos de cooperación económica con las autoridades chinas.

Pese a la relevante posición de China en relación a la situación en Siria, donde se niega a una intervención militar o a endurecer las sanciones contra su régimen en el Consejo de Seguridad de la ONU, el asunto, junto con Irán y la cuestión palestina, no ocupó un papel prioritario en la agenda de la visita de Netanyahu.

Así lo aseguraron a Efe fuentes diplomáticas que pidieron el anonimato y que añadieron que, no obstante, Israel "tiene esperanzas en que China avance en el mismo sentido que otros países y apoye más sanciones" contra Siria o Irán, este último uno de los principales proveedores de petróleo de la potencia asiática.

Ayer, los responsables de Exteriores de EEUU y Rusia, John Kerry y Serguéi Lavrov, respectivamente, propusieron en Moscú celebrar a finales de mayo una conferencia sobre Siria en la que participarían tanto miembros del gobierno como de la oposición armada del país árabe.

Si bien no ha trascendido aún la posición de Pekín al respecto, el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Lajdar Brahimi, afirmó hoy estar convencido de que China también trabajará en conjunto con los otros miembros para hacer avanzar el proceso.

La única mención hoy desde Pekín al conflicto israelí-palestino fue por parte de la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying, quien reiteró en su rueda de prensa diaria que China espera que ambos actores "superen sus obstáculos y retomen las negociaciones de paz en una fecha temprana".

Otra evidencia de la escasa importancia del contencioso israelo-palestino en la agenda china de Netayanhu es que ha aterrizado en la capital del país asiático apenas veinticuatro horas después de la marcha de Pekín del presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás.

El líder palestino, que estuvo en China tres días, recibió el compromiso del presidente chino, Xi Jinping, de apoyar la creación de un "estado independiente", además de firmar varios acuerdos de cooperación económica bilateral.

De forma similar, China e Israel sellaron hoy cinco tratados de cooperación financiera, entre los que destaca el del área tecnológica, tras un acto de bienvenida a Netanyahu en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín (sede del Legislativo), presidido por su homólogo chino, Li Keqiang.

"Israel es conocido por su innovación y China por su capacidad de producción, por lo que ambos pueden ser de gran ayuda mutua", destacó a Efe Raffi Shamir, portavoz del Gobierno israelí, antes de la firma de los acuerdos, relativos a las áreas de tecnología, agricultura, finanzas, ciencias y cultura.

Entre esos acuerdos, que se firmaron en presencia de Netanyahu, Li y sendas delegaciones de empresarios y diplomáticos, "el más destacable es el tecnológico", que "abarca proyectos tan variados como la potabilización de agua y las energías alternativas", apuntó Shamir.

La intención de Israel ya había sido sugerida previamente por Netanyahu, quien a su paso por Shanghái -desde donde llegó hoy a Pekín tras una visita de dos días- enfatizó que ambos países "pueden perfeccionar su cooperación en tecnología y manufactura".

Según recoge el diario oficial "People's Daily", Netanyahu hizo esas declaraciones durante su encuentro con el alcalde de Shanghái, Yang Xiong.

Yang, a su vez, explicó al primer ministro israelí algunos programas aéreos y aeroespaciales actuales y otras áreas en las que Shanghái apuesta firmemente, incluyendo biomedicina, tecnología de la información y nuevas fuentes de energía, cita el rotativo.

A la pregunta de si China e Israel también acordaron la compraventa de tecnología militar, área en la que comercian extensamente desde hace más de una década, el portavoz del Gobierno israelí se limitó a señalar a Efe que los tratados "se basan, sobre todo, en asuntos civiles".

Un informe relacionado con el Congreso de EEUU situó a Israel el pasado año como segundo proveedor, tras Rusia, de armas a China, entre otras radares, equipación de telecomunicaciones, aviones no tripulados (drones) y simuladores de vuelo.

El portavoz israelí insistió en que el objetivo del viaje de Netanyahu es "doblar, triplicar, o incluso cuadruplicar, el comercio bilateral", que actualmente supera los 9.000 millones de dólares anuales.

Se prevé que Netanyahu, quien estará en China hasta el viernes, sea recibido mañana también por Xi.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha