eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El avance del antieuropeo UKIP presagia un revés para Cameron en el R.Unido

- PUBLICIDAD -
El avance del antieuropeo UKIP presagia un revés para Cameron en el R.Unido

El avance del antieuropeo UKIP presagia un revés para Cameron en el R.Unido

El avance del partido antieuropeo UKIP amenaza con asestar un duro golpe a los conservadores británicos de David Cameron en los comicios municipales que se celebran hoy en Inglaterra y Gales, que medirán el nivel de apoyo a los partidos.

En Inglaterra, 34 municipios están en juego, sobre todo en zonas rurales donde los "tories" son fuertes, y se vota en Anglesey, en Gales, mientras que en la circunscripción de South Shields (noreste inglés) se elegirá al nuevo diputado al Parlamento de Westminster tras la reciente dimisión del laborista David Miliband.

Con la mirada puesta en las generales de 2015, el resultado de estas locales ayudará a evaluar el nivel de aprobación o descontento de que disfruta la coalición de conservadores y liberaldemócratas, formada tras las últimas elecciones de 2010.

En una jornada soleada en gran parte del país, los municipios esperan hoy una buena participación electoral en los colegios, que abrieron a las 06.00 GMT y cerrarán a las 21.00 GMT, si bien los resultados se conocerán mañana.

Los dos partidos en el poder han admitido que pueden perder terreno en estos comicios, en los que están en juego 2.300 concejales, de los que 1.531 están actualmente en manos de la formación de Cameron, que controla 30 de los 35 condados en juego.

El Partido Laborista, primero de la oposición, tiene 255 concejales en Inglaterra, y el Liberal Demócrata 480, de acuerdo con los resultados obtenidos en las elecciones de 2009.

Las dos principales formaciones, conservadores y laboristas, presentan la mayor cantidad de candidatos: 2.263 y 2.168, respectivamente, y los liberaldemócratas cuentan con 1.763.

El UKIP se presenta con 1.745 aspirantes, tres veces más de los que tenía cuando estos mismos escaños estuvieron en disputa.

Con su campaña nacionalista y en contra de la inmigración, el Partido Independencia del Reino Unido, más conocido por sus siglas UKIP, que lidera Nigel Farage, atrae a los conservadores más tradicionales, opuestos a una mayor integración europea.

Ante el posible varapalo de hoy, Cameron comentó en su cuenta de Twitter que un apoyo al Partido Conservador será "un voto para mantener baja su factura del impuesto municipal".

El mismo líder liberaldemócrata ha admitido los fuertes avances del UKIP, pero recordó que los comicios municipales suelen favorecer a las formaciones que no están en el poder.

El viceprimer ministro británico y líder liberaldemócrata, Nick Clegg, en unas declaraciones que publica hoy "The Guardian", ha advertido de que el surgimiento del UKIP está empujando a Cameron a abandonar el centro político para inclinarse más hacia la derecha, y citó como ejemplos sus medidas sobre Europa -al comprometerse a convocar un referéndum sobre la permanencia en la UE si gana las elecciones- y los recortes en el sistema del Estado del bienestar.

"El énfasis de los conservadores antes de las elecciones de 2010 era centrista, solidario, un partido verde, pero está volviendo a los tonos conservadores tradicionales" como manera de "fortalecer las defensas" frente al UKIP, agregó Clegg.

La formación de Farage, que no tiene ningún diputado en Westminster, obtuvo solo siete concejales en las elecciones municipales celebradas en Inglaterra en 2009, pero las casas de apuestas estiman que puede llevarse ahora hasta cien escaños, lo que la situaría como una fuerza política peligrosa para los "tories" en 2015.

Este progreso del UKIP puede dividir al votante conservador en las próximas generales, lo que favorecería a los laboristas de Ed Miliband, según los analistas.

La historia muestra que los británicos utilizan los comicios de la mitad de la legislatura para castigar a los partidos en el poder, pero vuelven a apoyarlos en las generales debido a que el sistema electoral es de mayoría simple a una sola vuelta.

En medio de la peor crisis económica en más de sesenta años, con un crecimiento económico de apenas el 0,3 por ciento en el primer trimestre de 2013, hoy está a prueba la política de austeridad del Gobierno de coalición. Viviana García

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha